-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
-- > Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Oct]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
-- Num Especial [Jun]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 16 > Num 8 > Articulo 655    
     
cartas al director  

 

Manejo de dolor crónico no oncológico en un caso de angina intestinal.

Autores:

Codigo de referencia de este contenido:
:Manejo de dolor crónico no oncológico en un caso de angina intestinal. Rev Soc Esp Dolor 16 (2009);8 :482 - 483
 

 

_Servicios

 

Sr. Director:

Caso clínico

Mujer de 78 años, remitida del servicio de cirugía general al de clínica de dolor por dolor abdominal crónico secundario a angina intestinal. Sin antecedentes de enfermedades cronicodegenerativas. Se le realizaron 2 laparotomías en 6 meses y 1 laparoscopia diagnóstica por episodios de isquemia mesentérica.

— Diagnóstico: isquemia mesentérica corroborada por tomografía computarizada con contraste venoso y arterial.

— Enfermedad actual: paciente con dolor abdominal crónico, generalizado, severo, de 6 meses de evolución, que no remite con analgésicos habituales. Dolor de tipo cólico, EVA 10/10, EVERA severo, incapacitante, episódico, que se acompaña en ocasiones de náusea y vómito, sin factores que lo aumenten o disminuyan.

— Exploración física: peso 45 kg; talla 1,50 m; presión arterial 90/50 mmHg; frecuencia cardíaca 65; frecuencia respiratoria 18. Consciente, orientada, hidratada, con palidez de mucosas y tegumentos, caquéctica. Cara, cabeza y cuello sin alteraciones, cardiopulmonar sin compromiso, abdomen con dolor generalizado en todos los cuadrantes, severo, a la palpación superficial y profunda, peristalsis presente y de características normales, sin masas palpables. Resto de exploración física normal.

— Diagnóstico algológico: dolor abdominal crónico de tipo visceral severo.

— Diagnóstico etiológico: angina intestinal (isquemia mesentérica).

Evolución clínica

Terapéutica con opiáceos potentes (hidromorfona, metadona, oxicodona, morfina y fentanilo transdérmico) y adyuvantes, como antagonistas del calcio, nitratos, etc., realizando diferentes rotaciones y esquemas de manejo de acuerdo a su evolución clínica. No candidata a intervencionismo por estado clínico y por anticoagulación con acenocumarina, y por el uso de antiagregantes plaquetarios.

Resultados

En este caso se obtuvieron excelentes resultados con fentanilo transdérmico (Durogesic D trans) parche de 8,4 mg (que libera 50 μg/h) cada 72 h y rescates con 10 mg de morfina vía oral en caso de dolor abdominal, e inductores de apetito como medroxiprogesterona 40 mg (media tableta de 80 mg) cada 24 h (Mestrel) y cuidados de confort. En este momento, la paciente está sin dolor y utilizando en promedio 20 a 30 mg de morfina vía oral como rescate a la semana. Hasta ahora, la paciente lleva 18 meses con la misma dosis de fentanilo transdérmico y como reacciones adversas sólo ha presentado en ocasiones estreñimiento y somnolencia (Ramsay 2-3).

Discusión

No hay publicaciones acerca del manejo de dolor en estos pacientes1-3.

La evolución natural de esta enfermedad es hacia pérdida de peso y dolor cónico severo4-6.

El dolor es de tipo cólico y el episodio puede ser de entre 2 y 4 h. El manejo de este tipo de dolor es difícil por ser de tipo episódico y severo, con períodos libres de dolor, por lo que se obtuvo un buen resultado con fentanilo transdérmico, opiáceo potente, que en forma transdérmica nos permite tener concentraciones estables continuamente y, al aparecer, el cuadro doloroso se refuerza con morfina7-9.

Conclusiones

En este caso específico fue de gran utilidad el uso crónico de opiáceos más adyuvantes por el dolor severo y porque no era candidata a manejo quirúrgico. En la bibliografía sólo hay reportes de caso acerca de esta patología en pacientes crónicos. Es necesario establecer un patrón de manejo de dolor y síntomas asociados para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

 

Bibliografía

1.  ACC/AHA 2005 practice Guidelines for the Management of Patients With Peripheral Arterial Disease (lower extremity, renal, mesenteric, and abdominal aortic). Circulation. 2006;113;1474-547.

2.  Cademartiri F, Rolf HJM, Raaijmakers RT, Kuiper JW, Van Dijk LC, Pattynama PMT, et al. Multidetector row CT angiography in patients with abdominal angina. Radiographics. 2004;24:964-84.

3.  Ming-Chen S P, Hagspiel KD. CTA and MRA in mesenteric ischemia: part 1, role in diagnosis and differential diagnosis. AJR Am J Roentgenol. 2007;188:452-61.

4.  Korotinski S. Chronic ischaemic bowel diseases in the aged–go with the flow. Age and Ageing. 2005;34:10-6.

5.  Wilson DB, Mostafavi K, Craven TE, Ayerdi J, Edwards MS, Hansen KJ, et al. Clinical course of mesenteric artery stenosis in elderly Americans. Arch Intern Med. 2006;166:2095-100.

6.  Sreenarasimhaiah J. Clinical review. Diagnosis and management of intestinal ischaemic disorders. BMJ. 2003;326:1371-7.

7.  Paterno F, Longo WE. The etiology and pathogenesis of vascular disorders of the intestine. Radiol Clin N Am. 2008:46:877-85.

8.  Ozden N, Gurses B. Mesenteric ischemia in the elderly. Clin Geriatr Med. 2007;23:871-87.

9.  Gore R, Vahid Yl . Imaging in intestinal isquemic disorders. Radiol Clin N Am. 2008;46:8.

L.A. Templos Esteban, M.M. Salado Ávila y C. Castañeda de la Lanza

Clínica de Dolor y Cuidados Paliativos, Hospital General Dr. Manuel Gea González, Ciudad de México, México.

Correo electrónico: luzadrianatemplos@hotmail.com

 

Opiáceos en el dolor musculoesquelético crónico. ¿Estamos contra ellos? Respuesta

Opiates in chronic musculoskeletal pain: Are we against them?

Sr. Director:

En respuesta a la carta del Dr. Robaina sobre el editorial “Opiáceos en el dolor musculoesquelético crónico. ¿Estamos contra ellos?”, se pone en evidencia la necesidad de protocolizar la utilización de los opiáceos mayores en el tratamiento del dolor crónico no oncológico.

En la medicina actual se nos pide y, aún más, se nos exige hacer un uso racional de medicamentos y de las técnicas terapéuticas. Esta manera de tratar el dolor nos obliga a consultar guías de práctica clínica basadas en la evidencia, revisiones sistemáticas, metaanálisis y en ensayos clínicos adecuadamente diseñados. Todo ello para conseguir dar una medicina de calidad, que evite los sesgos y permita dar la mejor medicina disponible, cualquiera que sea el lugar donde nuestros pacientes se traten. Con la única limitación de los recursos disponibles y la preparación de nuestros profesionales.

Estos argumentos no deben, en absoluto, ser indicativos de incrementar ni disminuir el uso de opiáceos mayores en el dolor crónico no oncológico. Es necesario conocer si, actualmente, nuestros pacientes tienen un adecuado control del dolor, y si este control ha incrementado su calidad de vida y su bienestar. Para ello se realizan encuestas nacionales y europeas.

Aún hoy en día, a resultas de las encuestas realizadas, estamos lejos de un control óptimo del dolor. Es necesaria una mejor formación del personal sanitario en el tratamiento del dolor. Aplicar la medicina basada en la evidencia junto a la maestría de los profesionales sanitarios y seleccionar en cada caso el mejor tratamiento en nuestros pacientes. No debemos olvidar que un tratamiento invasivo e indiscriminado del dolor de nuestros pacientes puede suponer la aparición de efectos secundarios e incluso la aparición de más dolor que el que pretendíamos controlar.

Así pues, no creemos que la mala experiencia con la utilización de opiáceos mayores, por parte de otras naciones, deba hacernos perder el horizonte en lo que todos sabemos que es un correcto tratamiento del dolor, basado en el tratamiento individual de nuestros pacientes, utilizando la mejor evidencia disponible, junto a nuestra experiencia clínica.

F. Neira Reina a, J.L. Ortega García a, J. Martínez Vázquez de Castro b y L.M. Torres b

a Unidad del Dolor, Hospital Universitario Puerto Real, Puerto Real, Cádiz, España.

b Unidad del Dolor, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Correo electrónico: anesfer@arrakis.es (F. Neira Reina).

 

Descargar articulo pdf

 

< Artículo anterior
Clínicas del dolor y cuidados paliativos en México: manejo del estreñimiento inducido por opiáceos. Conclusiones de un grupo de expertos

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad