-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
-- Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Oct]
-- > Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
-- Num Especial [Jun]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 16 > Num 6 > Articulo 638    
     
Revisiones MBE  

 

Revisión del tratamiento con corticoides en el dolor de espalda según la medicina basada en la evidencia.

Autores: Neira , F. ; Ortega , J.L. ;

Codigo de referencia de este contenido:
Ortega , J.L. ; Neira , F. ; :Revisión del tratamiento con corticoides en el dolor de espalda según la medicina basada en la evidencia. Rev Soc Esp Dolor 16 (2009);6 :352 - 369
 

 

_Servicios

 

Hospital Universitario Puerto Real, Cádiz, España

Recibido el 1 de marzo de 2009; aceptado el 15 de junio de 2009

* Autor para correspondencia. Correo electrónico: anesfer@arrakis.es ( F. Neira).

 

PALABRAS CLAVE

Dolor de espalda; Epidural; Facetas; Caudal; Corticoides

Resumen

Objetivo: Evaluar la efectividad de la infiltración con corticoides asociados o no a los anestésicos locales por vía epidural cervical, torácica, lumbar, caudal, en las facetas y ramas espinales cervicales, torácicas, lumbares y sacras, así como en la articulación sacroilíaca, en el tratamiento del dolor de espalda, y extremidades superiores e inferiores.

Material y métodos: Los términos que se utilizaron para la búsqueda de la información fueron: “epidural steroid injections o blocks”, “caudal injections o blocks”, “selective nerve root injections o blocks”, “transforaminal injections o blocks”, “facet injections o blocks”, “medial nerve blocks” y “low back pain”. Se realizó una búsqueda en: Trip Database, SUMSearch, National Guidelines Clearinghouse, Cochrane y centros elaboradores de guías de práctica clínica. Se aceptaron guías de práctica clínica con niveles de evidencia, revisiones sistemáticas, estudios metaanálisis y referencias cruzadas entre las publicaciones revisadas en español e inglés desde 1979 hasta 2009.

Resultados: En la revisión se seleccionaron 5 guías de práctica clínica y 9 revisiones sistemáticas. De su análisis se desprende la recomendación de no realizar la infiltración intradiscal en el tratamiento de la lumbalgia crónica. La evidencia de la infiltración de la rama medial lumbar, cervical y torácica en el tratamiento de la lumbalgia, cervicalgia y dorsalgia es moderada a corto y a largo plazo. La evidencia de la infiltración intraarticular sacroilíaca es limitada. La infiltración epidural interlaminar cervical tiene un efecto significativo en el alivio del dolor crónico intratable de origen cervical y proporciona un alivio prolongado. La infiltración epidural lumbar interlaminar con corticoides, sin fluoroscopia, tienen un nivel de evidencia (NE) II-2 y un NE II en el alivio a largo plazo. La infiltración epidural transforaminal con corticoides es eficaz en el síndrome poslaminectomía (NE IV). A nivel cervical, la mejoría del dolor radicular tiene una evidencia moderada a corto y largo plazo. La infiltración epidural transforaminal tiene un efecto significativo en el alivio de la lumbalgia crónica y el dolor radicular lumbar con un NE II-1 a corto plazo y NE II-2 a largo plazo, con una fuerte recomendación 1C. La infiltración epidural caudal con corticoides fue eficaz a corto plazo (NE II) y proporcionó alivio a largo plazo (NE III). Hubo alivio del dolor en la lumbalgia poslaminectomía y en la estenosis de canal (NE IV).

Conclusiones: La utilización de corticoides asociados o no a anestésicos locales tiene diferente efectividad, nivel de evidencia y recomendación, según la técnica realizada. La infiltración de las ramas mediales espinales se ha mostrado más efectiva que la infiltración de las articulaciones facetarias. La infiltración epidural con corticoides se ha mostrado efectiva en el tratamiento del dolor de espalda por sus diferentes accesos, interlaminar, transforaminal y caudal, respetando sus indicaciones y la selección adecuada de los pacientes. La técnica menos efectiva de las revisadas ha sido la infiltración intradiscal con corticoides. Se recomienda la administración del corticoide lo más próximo posible al lugar de la lesión y la utilización de la visión radiológica para la realización de las diferentes técnicas, incluida la epidural.

© 2009 Sociedad Española del Dolor. Publicado por Elsevier España, S.L. Todos los derechos reservados.

 

KEYWORDS

Back pain; Epidural; Facet joints; Caudal; Steroids

Evidence-based review of steroid therapy for back pain

Abstract

Objective: To evaluate the effectiveness of steroid injections associated or not with local anesthesia via the cervical, thoracic, lumbar or caudal epidural routes in cervical, thoracic, lumbar and sacral facet joints and spinal branches, as well as in the sacroiliac joint, in the treatment of back and upper and lower extremity pain. Material and methods: The following terms were used for the search: “epidural steroid injections or blocks”, “caudal injections or blocks”, “selective nerve root injections or blocks”, “transforaminal injections or blocks”, “facet injections or blocks”, “medial nerve blocks” and “low back pain”. The search was performed in the Trip Database, SUMSearch, National Guidelines Clearinghouse, Cochrane and centers drawing up clinical practice guidelines. Clinical practice guidelines with levels of evidence, systematic reviews, meta-analyses and cross references among publications reviewed in Spanish or English from 1979 to 2009 were accepted.

Results: Five clinical practice guidelines and nine systematic reviews were selected. Analysis of these articles indicated that intradiscal injections cannot be recommended in the treatment of chronic low back pain. The evidence on lumbar, cervical and thoracic medial branch injection in the treatment of lumbar, cervical and dorsal back pain is moderate for short— and long-term improvement. The evidence for sacroiliac joint injection is limited. Cervical interlaminar epidural injection provides signifi cant and prolonged relief in chronic intractable cervical pain. There is level II-2 evidence for lumbar interlaminar epidural steroid injection, without fl uoroscopy, in providing short-term relief and level II evidence for long-term relief. Transforaminal epidural steroid injection is effective in postlaminectomy syndrome (level IV evidence). There is moderate evidence for short— and long-term improvement in cervical radicular pain. Transforaminal epidural injection provides signifi cant relief in chronic low back pain and radicular lumbar pain with level II-1 evidence for short-term improvement and level II-2 evidence for long-term improvement, with strong level 1C recommendation. Caudal epidural steroid injection was effective in producing short-term improvement (level II evidence) as well as long-term relief (level III evidence). Pain relief was achieved in postlaminectomy low back pain and spinal canal stenosis (level IV evidence).

Conclusions: There are differences in the effectiveness, level of evidence and grade of recommendation for steroid use, associated or not with local anesthetics, according to the technique performed. Medial branch injection is more effective than facet joint injection. Epidural steroid injection is effective in back pain due to the different routes of access (interlaminar, transforaminal and caudal) when appropriately indicated and administered in well-selected patients. The most effective technique among those reviewed was intradiscal steroid injection. We recommend steroid administration as close as possible to the site of the lesion and the use of radiological vision to perform the distinct techniques, including epidural procedures.

© 2009 Sociedad Española del Dolor. Published by Elsevier España, S.L. All rights reserved.

 

Introducción

El primer artículo sobre la utilización de corticoides por vía epidural en el tratamiento de la ciática se remonta a 1953, siendo su autor Lievre1. La efi cacia subjetiva de la infiltración con corticoides tuvo una importante referencia con Spaccarelli, que publicó en 1996 una revisión acerca de la efi cacia de los corticoides por vía epidural lumbar y caudal, en la que incluía 26 estudios. Observó que los trabajos tenían una limitación metodológica, al carecer de grupos control con los que comparar los resultados; concluyó que el 65% de los pacientes presentaba mejoría del dolor2. Para determinar el nivel de evidencia (NE) y las recomendaciones de las distintas técnicas de infiltración con corticoides en el dolor de espalda, hemos analizado la evidencia científica disponible hasta el momento.

El objetivo es evaluar la efectividad de la infiltración con corticoides asociados o no a los anestésicos locales por vía epidural cervical, torácica, lumbar, caudal, en las facetas y ramas espinales cervicales, torácicas, lumbares y sacras, así como en la articulación sacroilíaca, en el tratamiento de cervicalgias, dorsalgias, dolor lumbosacro, en el dolor de las extremidades superiores e inferiores, como consecuencia de hernias discales, radiculopatías, estenosis de canal y dolor discogénico. Para ello, podríamos hacernos las si­guientes preguntas: ¿la infiltración con corticoides asociados o no a anestésicos locales por vía epidural es efectiva en el tratamiento del dolor de los pacientes con cervicalgia, dorsalgia o lumbalgia crónica?, ¿la infiltración facetaria con corticoides asociados o no a anestésicos locales es efectiva en el tratamiento del dolor de pacientes con cervicalgia, dorsalgia o lumbalgia crónica?, ¿es efectiva la infiltración de la articulación sacroilíaca en el dolor lumbosacro?

revisiones sistemáticas y 10 guías de práctica clínica; “selective nerve root blocks”: 3 revisiones sistemáticas y 4 guías de práctica clínica; “transforaminal injec tions”: 6 revisiones sis­temáticas y 4 guías de práctica clínica; “transforaminal bloc-ks”: 1 revisión sistemática y 2 guías de práctica clínica; “facet injections”: 12 revisiones sistemáticas y 12 guías de práctica clínica; “facet blocks”: 5 revisiones sistemáticas y 7 guías de práctica clínica; “medial nerve blocks”: 5 revisiones sistemáticas y 8 guías de práctica clínica; “low back pain”: 151 revisiones sistemáticas y 13 guías de práctica clínica. En la revisión se seleccionaron 5 guías de práctica clínica y 9 revisiones sistemáticas.

Etiología del dolor raquídeo

Las estructuras implicadas en el dolor de espalda son: discos intervertebrales, articulaciones facetarias, ligamentos, fascia, músculos y raíces nerviosas. Entre las posibles causas del dolor de espalda se encuentran: prolapso discal, hernia de disco, estenosis de canal, estenosis del agujero de conjunción, estenosis del agujero intervertebral, alteraciones de las superficies articulares, osteofitos, distensión o esguince lumbar o subluxación de las superfi cies articulares, radiculitis química y dolor residual tras cirugía de es-palda3,4.

Mecanismos de acción de los corticoides por vía epidural

Para que se produzca dolor debe haber una irritación química e inflamación de la raíz. El núcleo pulposo del disco herniado contiene valores elevados de prostaglandinas, leucotrienos, bradicinina, histamina y fosofolipasa A2, que puede iniciar la cascada inflamatoria. Cuando se produce una fisura anular en el disco, estas sustancias son liberadas por el núcleo y pueden producir radiculitis. Los corticoides actuarían estabilizando la membrana, bloqueando la actividad de la fosfolipasa A2, prolongando la inhibición de la descarga neuronal y suprimiendo la sensibilización neuronal del asta dorsal de la médula espinal3,5,6.

Los corticoides son los antiinflamatorios más eficaces: pueden inhibir las manifestaciones inmediatas y tardías de la inflamación, inhiben la vasodilatación, disminuyen la trasudación líquida y el edema, reducen el exudado celular y el depósito de fibrina en el área inflamada. Los mecanismos responsables de estas acciones son una reducción de la acumulación de leucocitos y una disminución de su actividad en el lugar de la inflamación, produciendo un descenso en la liberación de histamina por parte de basófilos y mastocitos, una reducción de la activación de los macrófagos y de la liberación de metabolitos tóxicos de oxígeno, y una inhibición de la síntesis y secreción de interleucina 1 en los macrófagos3.

Indicaciones del tratamiento con corticoides en el dolor de espalda

Entre las diferentes técnicas que se emplean en el tratamiento del dolor de espalda con corticoides se encuentran: infiltraciones epidurales con o sin anestésicos locales; infiltración de la rama espinal; infiltración de facetas (intraar-

Material y métodos

Los términos que se utilizaron para la búsqueda de la información fueron: “epidural steroid injections o blocks”, “caudal injections o blocks”, “selective nerve root injections o blocks”, “transforaminal injections o blocks”, “facet injections o blocks”, “medial nerve blocks” y “low back pain”.

Se realizó una búsqueda en: Trip Database, SUMSearch, National Guidelines Clearinghouse, Cochrane, Medline, CMA infobase, Health Services/Technology Assessment, New Zealand Guidelines Group y Scottish Intercollegiate Guidelines Network. Se aceptaron guías de práctica clínica con NE, revisiones sistemáticas, estudios metaanálisis y referencias cruzadas entre las publicaciones revisadas en español e inglés desde 1979 hasta 2009.

Resultados

De los términos de búsqueda se obtuvieron los siguientes resultados: “epidural steroid injections”: 33 revisiones sistemáticas y 17 guías de práctica clínica; “epidural steroid blocks”: 3 revisiones sistemáticas y 11 guías de práctica clínica; “caudal injections”: 10 revisiones sistemáticas y 12 guías de práctica clínica; “caudal blocks”: 1 revisión sistemática y 7 guías de práctica clínica; “selective nerve root injections”: 4

ticular o bloqueo de la rama dorsal o de nervios espinales); infiltración de la articulación sacroilíaca (articulación o ligamentos sacroilíacos); infiltración intradiscal; bloqueo simpático (cadena simpática lumbar), e infiltración de los músculos y/o ligamentos7.

Existen controversias sobre la asociación o no de anestésicos locales a los corticoides en la infiltración epidural1. La infiltración epidural lumbar con corticoides se utiliza en: hernia discal lumbosacra; estenosis de canal espinal con dolor radicular (estenosis central del canal, estenosis foraminal y de los recesos laterales); fractura con compresión lumbar con dolor radicular; patología en facetas o raíz nerviosa con dolor radicular6.

La infiltración epidural cervical con corticoides se emplea en el dolor asociado con hernia discal aguda y radiculopatía, dolor cervical poslaminectomía, síndrome de lesión cervical asociado con dolor miofascial y neuralgia postherpética6.

La infiltración epidural torácica con corticoides se usa en la discopatía torácica aguda, dolor radicular torácico se­cundario a hernia discal, neuralgia postherpética, trauma­tismos, neuropatía diabética, escoliosis degenerativa, neu­ralgia idiopática y fractura compresiva torácica6.

La dosis empleada de corticoide varía de una técnica a otra, en el caso de la metilprednisolona epidural se recomienda no sobrepasar los 3 mg/kg de peso, con un intervalo entre dosis de 1 a 2 semanas. En la epidural interlaminar la dosis de betametasona es de 12 a 18 mg y la de metilpred-nisolona de 80 a 120 mg. En la epidural transforaminal se utiliza la mitad de la dosis antes mencionada. El volumen varía de 3 a 5 ml en la epidural interlaminar, en la epidural transforaminal cervical y torácica se utiliza de 1,5 a 2 ml. En la epidural interlaminar lumbar se utilizan de 6 a 10 ml, en la caudal 20 ml y en la transforaminal de 3 a 4 ml6.

Los corticoides utilizados con mayor frecuencia son metilprednisolona, triamcinolona y betametasona. Si se repite la infiltración dentro de las 2 primeras semanas la betametasona puede ser la mejor elección. Si el intervalo entre las infiltraciones es de 6 semanas o superior, cualquiera de los corticoides mencionados son seguros y efectivos5. Se recomienda que el intervalo entre las infiltraciones sea de al menos 2 meses, siempre que el alivio del dolor a las 6 sema­nas sea ≥ 50%. Si las infiltraciones se realizan en diferentes regiones, se debe guardar un intervalo entre 1 y 2 semanas, mientras que si es en la misma región debería de ser de 2 meses. No se recomienda realizar más de 6 infiltraciones al año salvo que haya una lesión recurrente5.

Complicaciones del tratamiento del dolor de espalda con corticoides

Las complicaciones se pueden deber a la propia técnica o a los fármacos empleados.

— Debidas a la colocación de la aguja3-5,7-9: hematoma, abs­ceso, meningitis, osteomielitis, cefalalgia posterior a la punción lumbar, dolor en el lugar de la punción, seudo-mielocele, lesión neural o medular.

— Debidas a los corticoides4,8,9: hipertensión arterial, reten­ción de líquidos, insufi ciencia cardíaca congestiva, lipo-matosis, supresión del eje hipotalámico-hipofi sario-su-

prarrenal, síndrome de Cushing, hiperglucemia, síndrome de cono medular, miopatía por esteroides, irregularida­des menstruales.

— Debidas al anestésico local: bloqueo motor, arritmia car­díaca, convulsiones, hemorragia retiniana con o sin ce­guera.

— Idiopáticas: reacción alérgica a la triamcinolona, aumen­to del dolor radicular y parestesias, rubor facial y erite­ma generalizado, parálisis transitoria, síndrome de dolor regional complejo y meningitis aséptica.

Estas complicaciones se deben tener en cuenta al hacer la selección de los pacientes, debiendo tener presente si son hipertensos, diabéticos o están en tratamiento con an­ticoagulantes, entre otros aspectos. Es importante la selec­ción del corticoide y el intervalo entre las infiltraciones, para minimizar o evitar la supresión del eje hipotalámico-hipofi sario-suprarrenal. Es fundamental conocer las posibles complicaciones que se puedan presentar, para su diagnósti­co precoz y su tratamiento temprano.

Técnicas invasivas con corticoides en el tratamiento del dolor de espalda

infiltración intradiscal

En el dolor discogénico se ha empleado la infiltración de cor-ticoides (metilprednisolona) intradiscal. El objetivo era dismi­nuir la infl amación del disco7. Esta técnica no es efi caz en el tratamiento de la lumbalgia crónica con un NE B (tabla 1)7.

infiltración articular de las facetas y ramas

Las facetas lumbares están implicadas en el 15-45% de las lumbalgias. La infiltración intraarticular con anestésicos lo­cales y corticoides es efectiva en el dolor de espalda a cor­to plazo (NE III) y a más largo plazo (NE IV). La evidencia es limitada para el alivio del dolor cervical a corto y largo plazo5. No se recomiendan las infiltraciones intraarticulares con corticoides o bloqueos nerviosos de facetas en pacien­tes con dolor de espalda crónico inespecífi co7. Las infi ltra-ciones facetarias no son un tratamiento efi caz para los pa­cientes con dolor de espalda, auque cumplan los criterios clínicos de síndrome facetario (NE III) (tabla 1)10.

La evidencia de la infiltración de la rama medial lumbar, cervical y torácica en el tratamiento de la lumbalgia, cervi-calgia y dorsalgia es moderada a corto y largo plazo5.

infiltración de facetas y ramas cervicales. Kim et al11 cla-sifi caron a los pacientes con dolor facetario en C5-6 y C6-7, posteriormente realizaron infiltraciones de las articulacio­nes facetarias con una mezcla de lidocaína al 1% 0,5 ml y 5 mg de triamcinolona bajo visión radiológica. La clínica me­joró durante 11,3 ± 1,7 meses en los pacientes con hernia discal y durante 3,2 ± 0,9 meses en los pacientes con síndro­me miofascial (tabla 2).

Barnsley et al12 en un estudio aleatorizado, doble ciego, incluyeron 41 pacientes con dolor postraumático. Se les ad­ministró bupivacaína al 0,5% o betametasona 5,7 mg. Ob­servaron la reinstauración del dolor, al 50% del basal, a los 3 días en el grupo de tratamiento con corticoides y a los 3 días y medio en el grupo con anestésico local. Menos de la mitad de los pacientes mostró alivio del dolor de más de 1

semana y menos de 1 de cada 5 pacientes durante más de 1 mes; independientemente del tipo de infiltración, corticoi-des o anestésico local. Concluyeron que la infiltración in-traarticular de betametasona no es un tratamiento efectivo en el dolor facetario cervical postraumático (tabla 2).

Manchikanti et al13 evaluaron la efectividad terapéutica de la infiltración de la articulación facetaria cervical en un estudio prospectivo en la cervicalgia crónica. Se evaluaron 100 pacientes que cumplían los criterios diagnósticos de do­lor facetario mediante bloqueos diagnósticos controlados. Encontraron diferencias signifi cativas en las escalas numéri­cas de dolor. Alivio signifi cativo del dolor (mayor del 50%) a los 3 meses en el 92%, a los 6 meses en el 82% y a los 12 meses en el 56%. Hubo mejoría signifi cativa en el estado funcional, psicológico y laboral.

Manchikanti et al14 evaluaron la efectividad de la infi ltra-ción de la rama medial en el control del dolor cervical, en un estudio controlado, aleatorizado y doble ciego. El estu­dio se realizó en 60 pacientes distribuidos en 4 grupos de 15 pacientes cada uno. Treinta pacientes estuvieron en un gru­po sin corticoides y otros 30 en un grupo con corticoides. Todos los pacientes cumplieron criterios de diagnóstico de síndrome facetario cervical. En el grupo I recibieron infi l-tración de la rama medial con bupivacaína; en el grupo II fueron infi ltrados con bupivacaína y Sarapin®; el grupo III fue infi ltrado con bupivacaína y betametasona, y el grupo IV con bupivacaína, Sarapin® y betametasona. Hubo una mejo­ría signifi cativa a los 3, 6 y 12 meses en el 80-87, 80-93 y

87-93%, respectivamente. El número de infiltraciones al año fue de 3,8 ± 0,7 en el grupo sin corticoides y de 3,4 ± 1 en el grupo con corticoides. La duración del alivio del dolor fue de 13,4 ± 3,5 semanas en el grupo sin corticoides y de 15,9 ± 8 semanas en el grupo con corticoides, sin diferencia es­tadísticamente signifi cativa entre ambos grupos. Ambos tratamientos se mostraron efectivos en la cervicalgia cróni­ca de etiología facetaria (tabla 3).

Manchikanti et al15, en un estudio aleatorizado y doble ciego, con 120 pacientes divididos en 4 grupos, infi ltraron la rama medial cervical en el grupo I con bupivacaína, en el grupo II con bupivacaína asociada a Sarapin®, en el grupo III con Sarapin®, y en el grupo IV con bupivacaína asociada a Sarapin® y betametasona. Los grupos con y sin corticoides fueron efectivos en el alivio del dolor a los 3 y 6 meses sin que hubiera diferencias signifi cativas entre ellos (tabla 3).

Falco et al16, en una revisión sistemática, determinaron que hay un NE II-1 y una recomendación fuerte 1B/1C en el alivio del dolor cervical a corto y largo plazo tras la infi ltra-ción de la rama medial a nivel cervical. La infiltración in-traarticular de la faceta en el tratamiento del dolor cervi­cal crónico de origen facetario no es efectiva, apoyado en una fuerte evidencia (tabla 1)16.

infiltración de la rama medial torácica. Manchikanti et al17 evaluaron la efi cacia de la infiltración de la rama medial en el dolor torácico crónico. Incluyeron 55 pacientes conse­cutivos que cumplían criterios diagnósticos de síndrome fa-

cetario torácico. La infiltración de la rama medial se realizó con anestésicos locales con o sin corticoides. El resultado mostró diferencias signifi cativas en las escalas numéricas de dolor y un alivio signifi cativo del dolor (mayor del 50%) en el 71% de los pacientes a los 3 y 6 meses, en el 76% de los pacientes a los 12 meses, en el 71% a los 24 meses y en el 69% a los 36 meses, comparado con las medidas basales. Hubo una mejoría funcional signifi cativa al año, 2 años y 3 años, con mejoría de la función psicológica (tabla 3).

Manchikanti et al18, en un estudio aleatorizado, doble ciego, con 48 pacientes sometidos a infiltración de la rama medial torácica, utilizando bupivacaína comparada con bu-pivacaína y betametasona, concluyeron que había alivio del dolor en ambos grupos, tanto a corto como a largo plazo, sin diferencias signifi cativas entre los grupos (tabla 3).

infiltración de facetas y ramas lumbares. En 1999, Nele-mans et al realizaron una revisión sistemática acerca del tratamiento del dolor subagudo y crónico en la lumbalgia mediante infiltraciones con anestésicos locales y/o corticoi-des. Revisaron las infiltraciones de facetas, epidural y locales. Incluyeron 21 ensayos aleatorizados. Uno de los problemas con los que se encontraron fue la baja calidad de los estudios: sólo 11 contaron con placebo, no hubo eviden­cias sufi cientes que validaran la efectividad de estos trata­mientos y se hacían necesarios más ensayos clínicos con buena calidad metodológica19.

La guía europea para el tratamiento de la lumbalgia cró­nica inespecífi ca7, tras revisar la bibliografía desde 1995 hasta noviembre de 2002, determinaba que las infi ltracio-nes intraarticulares de las facetas con corticoides son inefi -caces en pacientes con dolor originado en la articulación facetaria (NE B). Boswell concluye que las infiltraciones in-traarticulares de las facetas son inefi caces a largo plazo5. Slipman et al20 consideran que el tratamiento del síndrome facetario lumbar con inyecciones intraarticulares tiene un NE de moderado (III) a limitado (IV).

En las tablas 2 y 3 se recogen diferentes estudios acerca de la efi cacia y seguridad de la infiltración de las facetas con corticoides e hialuronato sódico21, metilprednisolona22 y corticoides frente a lidocaína y fenol 5%23, en la lumbalgia crónica por síndrome facetario24-27.

La infiltración facetaria con corticoides no es un trata­miento efectivo en la lumbalgia unilateral crónica (NE I)10. Hay una evidencia moderada a corto plazo y limitada a lar­go plazo en la infiltración intraarticular de corticoides27.

La infiltración de la rama medial tiene una evidencia mo­derada a corto y largo plazo27.

infiltración de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca tiene una inervación abundante y puede ser el origen de lumbalgia y dolor referido a extre­midades inferiores. El dolor de la articulación sacroilíaca se puede tratar con infiltraciones de anestésico local y/o cor-ticoides intraarticulares o con neurólisis5,7.

McKenzie-Brown et al28 concluyeron, en una revisión sis­temática, que la evidencia de la infiltración intraarticular sacroilíaca fue de limitada a moderada. En la guía europea la evidencia de la infiltración intraarticular sacroilíaca es limitada a corto y largo plazo para el alivio del dolor sa-croilíaco de origen desconocido (NE C)7. La infiltración de la

articulación sacroilíaca no está recomendada en el trata­miento de la lumbalgia crónica inespecífi ca.

Maugars et al29, en un estudio a doble ciego, con evalua­ción de la calidad metodológica (AHRW 5/10, Cochrane 6/10) con 10 pacientes con sacroileitis dolorosa, observaron que la mejoría fue signifi cativa en los pacientes tratados con corti-coides, un 62% de los pacientes a los 3 meses y un 58% a los 6 meses, con resultados positivos a corto y largo plazo.

infiltración epidural

La infiltración epidural con corticoides se debe plantear tras el fracaso del tratamiento conservador30. Hay diferen­tes vías de abordaje del espacio epidural: interlaminar, transforaminal y caudal. La vía interlaminar precisa menos volumen que la vía caudal. La vía transforminal es más es-pecífi ca y la que menos volumen requiere. Dadas las dife­rencias entre las 3 vías de abordaje se analizarán cada una de ellas por separado. Las técnicas se pueden realizar me­diante visión fl uoroscópica o por técnica “ciega”.

Se recomienda la visión radiológica con contraste para mejorar la efi cacia de la técnica y reducir la morbilidad30. Se pueden utilizar diferentes corticoides (metilprednisolo-na, triamcinolona, dexametasona, etc.), solos o en combi­nación con un anestésico local o suero salino.

La guía europea para el tratamiento de la lumbalgia cró­nica inespecífi ca7 incluyó 4 revisiones sistemáticas de gran calidad. Esta guía no trató de forma independiente los dife­rentes abordajes de la vía epidural. En dicha guía se con­cluía: que los corticoides epidurales no tenían evidencia en el tratamiento de pacientes con lumbalgia inespecífi ca y sin afectación radicular; que la infiltración epidural con corti-coides se podía considerar en pacientes con dolor radicular si la causa del dolor era un prolapso de disco y si el corticoi-de se infi ltraba en la proximidad de la lesión. Consideraban que la infiltración se debía realizar con visión fl uoroscópica y que el objetivo debía ser la parte anterior del espacio epidural próximo al foramen. Los resultados de la efectivi­dad de la infiltración epidural y perineural con corticoides en el dolor radicular son contradictorios (NE C)7.

Abdi et al31 y Boswell et al32 consideran por separado las diferentes vías de abordaje y demostraron la efectividad de la vía transforminal y caudal y la inefi cacia de la infiltración epidural interlaminar en la lumbalgia.

La administración de corticoides por vía epidural es efi -caz en el tratamiento de la ciática, con un número necesa­rio de pacientes a tratar para conseguir un alivio de al me­nos el 50%, de 3 a corto plazo y 13 a largo plazo7.

La administración epidural de metilprednisolona asocia­da a procaína en la lumbalgia con afectación radicular se ha mostrado efi caz, con una mejoría a corto y largo plazo del 75% durante una media de 20 meses (13-37 meses) (NE I)33.

La infiltración epidural de corticoides puede mejorar el dolor sacrolumbar radicular durante 2 a 6 semanas con res­pecto al grupo control (NE C, clases I-III)33. La infiltración de corticoides epidurales en el dolor sacrolumbar no ha mos­trado repercusión sobre el estado funcional, la necesidad de cirugía y el alivio del dolor a largo plazo (3 meses). No se recomienda su utilización rutinaria en estas indicaciones (NE B, clase I-III) (tabla 1)33.

Hay testimonios contradictorios sobre la efi cacia de los corticoides epidurales en el dolor radicular sin visión radio-

lógica7. No hay evidencia de la efectividad de los corticoi-des epidurales en pacientes con lumbalgia inespecífi ca sin afectación radicular7.

infiltración epidural interlaminar.

— infiltración epidural interlaminar cervical. La infiltración epidural cervical interlaminar con corticoides en el dolor cervical con radiculopatía se ha mostrado positiva a corto y largo plazo34-36 (tabla 4). Boswell et al32 y Abdi et al31,37 encontraron que la efi cacia de la infiltración epidural in­terlaminar cervical tenía una evidencia moderada. Benyamin et al8 en una revisión sistemática de la efecti­vidad de la infiltración epidural cervical con corticoides, concluían que la infiltración epidural interlaminar cervi­cal proporciona un alivio prolongado del dolor cervical crónico intratable (NE II-1; R 1C) (tabla 1).

— infiltración epidural interlaminar lumbar. Los resultados obtenidos por diversos autores en la infiltración epidural interlaminar lumbar varían. Así, Wilson-MacDonald et al38 y Carette et al39 obtuvieron un resultado positivo en los primeros 6 meses tras la infiltración, mientras que Arden et al40 encontraron una mejoría sólo durante las 3 primeras semanas, y Cuckler et al41 no obtuvieron resultados positi­vos tras la infiltración con metilprednisolona (tabla 5).

En 2 revisiones sistemáticas31,32 se analizaron por separa­do la epidural caudal y la interlaminar. Concluyeron que hay una fuerte evidencia en el alivio del dolor a corto plazo NE II5 (6 semanas) y una evidencia limitada a largo plazo (> 6 semanas) con la epidural interlaminar lumbar, corroborado por Abdi et al37.

Allan et al, en una revisión sistemática, concluyeron que el tratamiento de la lumbalgia crónica y el dolor de extremida­des inferiores, secundario a hernia discal con o sin radiculitis, mediante infiltración epidural lumbar interlaminar con corti-coides, sin fl uoroscopia, tiene un NE II-2 a corto plazo y un NE II a largo plazo4. En el caso de la estenosis de canal y el dolor discogénico sin radiculalgia tiene un NE III (tabla 1)4.

La recomendación de la infiltración epidural lumbar in­terlaminar, sin fl uoroscopia, para el tratamiento de la lum-balgia por hernia discal y radiculitis es 1C, a largo plazo la recomendación es 2B. En la lumbalgia y el dolor de extremi­dades inferiores secundarias a estenosis de canal y degene­ración discal sin hernia o radiculitis, la recomendación es 2C (tabla 1)4.

infiltración epidural transforaminal. La infiltración epi-dural transforaminal con corticoides es efi caz en el síndro­me poslaminectomía (NE IV) (tabla 1)5.

— infiltración epidural transforaminal cervical. Abdi et al37, en una revisión sistemática, determinaron que la infi ltra-ción epidural transforaminal cervical tiene una evidencia moderada a corto y largo plazo en el dolor radicular y li­mitada en el síndrome posquirúrgico5.

Busch y Hillier42, Kolstad et al43, Riew et al33 y Ng et al44 obtuvieron alivio del dolor, en la mayoría de los casos, durante más de 6 meses.

— infiltración epidural transforaminal lumbar. La guía eu­ropea para el tratamiento de la lumbalgia crónica inespe-

cífi ca muestra un NE favorable para la infiltración epidu-ral transforaminal con corticoides7. Karppinene et al33 obtuvieron una mejoría del dolor a corto plazo con un NE I en pacientes con lumbalgia unila­teral con irradiación, tratados con metilprednisolona y bupivacaína por vía epidural transforaminal, consiguien­do evitar la cirugía en L3, L4 y L5 (tabla 1)45,46. A estos autores se añaden otros como Vad et al47, Thomas et al48, Yang et al49, Lutz et al50 y Butterman51,52 que obtuvieron resultados positivos a corto y largo plazo en pacientes tratados con infiltración epidural transforaminal lumbar. Riew et al53 trataron a 28 pacientes con bupivacaína y betametasona por vía epidural transforaminal lumbar, consiguiendo no sólo resultados positivos a corto y largo plazo sino evitar el tratamiento quirúrgico en pacientes diagnosticados de hernias discales y estenosis de canal. Hubo otros autores que refrendaron la mejoría del dolor a corto plazo, como Butterman54 y Jeong et al55 (tabla 6). Otros autores no consiguieron resultados favorables ni a corto ni a largo plazo44,56 (tabla 6).

Dos revisiones sistemáticas31,32 muestran que la evidencia de la infiltración epidural transforminal lumbar con corti-coides en el alivio del dolor radicular lumbar fue fuerte a corto plazo y moderada a largo plazo37. Un importante porcentaje de pacientes pueden obtener alivio del dolor radicular y evitar la cirugía durante 1 año30. Los pacien­tes mayores de 50 años que fueron infi ltrados en menos de 100 días desde el diagnóstico mostraron resultados más favorables5.

La evidencia es limitada en el dolor lumbar radicular poslaminectomía5. La infiltración epidural transforaminal tiene un efecto signifi cativo en el alivio de la lumbalgia crónica y el dolor radicular lumbar con un NE II-1 a corto plazo y NE II-2 a largo plazo, con una fuerte recomendación 1C (tabla 1)9.

infiltración epidural caudal. Abdi et al37, en una revisión sistemática, encontraron una evidencia moderada a largo plazo para la epidural caudal en el alivio de la lumbalgia crónica con dolor radicular. Manchikanti et al57 consiguieron mejoría en el 72% de los pacientes con dolor discogénico, que se prolongó durante 12 meses. En otro estudio58, este autor refrendó dichos resultados consiguiendo alivio del do­lor en el 86% de los pacientes a los 6 meses y del 50% de los pacientes a los 12 meses (tabla 7).

Manchikanti et al59, en pacientes con síndrome poslami-nectomía, obtuvieron alivio del dolor en el 60-70% de los pacientes, sin que hubiera diferencias signifi cativas entre utilizar lidocaína y corticoides o sólo lidocaína. En pacien­tes con lumbalgia por estenosis de canal consiguieron alivio del dolor en el 55-65% de los pacientes a los 12 meses60 (ta­bla 7).

Dashfi eld et al61 trataron a 30 pacientes con lidocaína y triamcinolona por vía caudal, con mejoría del dolor a corto y largo plazo. Breivik et al62 consiguieron alivio del dolor en 16 pacientes tratados con bupivacaína y depometilpredni-solona a corto plazo, al igual que Bush y Hillier63 con un NE II33 (tablas 1 y 7).

Matthews et al64, en un estudio realizado con 57 pacien­tes a los que se les realizó una epidural caudal con o sin

corticoides, obtuvieron alivio signifi cativo del dolor con di­ferencia signifi cativa con respecto al control, a largo plazo pero no a corto plazo.

Helsa y Breivik65, realizaron 3 infiltraciones con bupivacaí-na y depometilprednisolona en pacientes con dolor tras ser

intervenidos por hernia discal, consiguiendo mejoría signifi -cativa a corto y largo plazo, resultados que también obtuvie­ron en pacientes no intervenidos quirúrgicamente (tabla 7). Abdi et al31 y Boswell et al32, en una revisión sistemática, concluyeron que la efectividad de la infiltración epidural

caudal en el tratamiento de la radiculopatía lumbar fue mo­derada.

La evidencia para la infiltración epidural caudal con cor-ticoides es fuerte para el alivio de la lumbalgia con radicu-lalgia a corto plazo y moderada a largo plazo. La evidencia del tratamiento del dolor del síndrome poslaminectomía y en la estenosis de canal es limitada5.

Conn et al3 realizaron una revisión sistemática sobre la infiltración epidural caudal con o sin corticoides en el trata­miento del dolor crónico secundario a hernia discal lumbar o radiculitis, en el síndrome poslaminectomía lumbar, este­nosis espinal y dolor discogénico sin hernia discal o radicu­litis. En dicha revisión determinaron que había un NE I para el alivio, a corto y largo plazo, de la lumbalgia crónica y el dolor de extremidades inferiores secundario a hernia discal lumbar y/o radiculitis y el dolor discogénico sin hernia dis-cal o radiculitis. La infiltración epidural caudal en el trata­miento de la lumbalgia secundaria al síndrome poslaminec-tomía lumbar y a la estenosis espinal fue efi caz con unos NE II-1 y II-2, respectivamente (tabla 1)3.

Las recomendaciones de la infiltración epidural caudal con corticoides en el tratamiento del dolor por hernia discal y radiculalgia, y dolor discogénico sin hernia discal o radicu-lalgia es de 1A o 1B; fuerte recomendación con moderada a alta evidencia3. La recomendación para la infiltración epi-dural caudal con corticoides en pacientes con síndrome poslaminectomía lumbar y estenosis de canal es de 1B o 1C (tabla 1)3.

La infiltración con corticoides epidurales a nivel caudal fue efi caz a corto plazo (NE II) y proporcionó alivio a largo plazo (NE III). Hubo alivio del dolor en la lumbalgia poslami-nectomía y en la estenosis de canal (NE IV) (tabla 1)5.

Discusión

En la revisión realizada, la infiltración intradiscal con corti-coides está claramente desaconsejada7; la infiltración de facetas lumbares carece de efectividad a corto y largo pla-zo5,7, si bien en un estudio hay una pobre evidencia de su efectividad20. La infiltración del ramo medial cervical (NE II-1)16, torácico y lumbar, se muestra más efectiva y con mayor evidencia que la infiltración de la articulación face-taria12.

Inicialmente, la indicación de la infiltración epidural con corticoides surge de estudios observacionales retrospecti­vos. Se consideraba como un dogma de fe su efi cacia en pacientes con cervicalgia, dorsalgia y lumbalgia de etiolo­gía discogénica. La aparición de nuevos estudios llegó a cuestionar la efectividad de esta técnica, si bien tenía im­portantes carencias metodológicas e importantes sesgos, pues la mayoría carecía de grupo control. Esto hizo que se cuestionaran sus resultados y conclusiones7. Las revisiones sistemáticas concluían que hacía falta más estudios aleato-rizados, doble ciego con buena calidad metodológica66.

La realización de nuevos estudios mejor planteados y nuevas revisiones sistemáticas, permitió alcanzar nuevos resultados y conclusiones basadas en la nueva evidencia científi ca, validando en muchos casos las percepciones que inicialmente había acerca de la efi cacia de la infiltración epidural.

Se ha llegado a perfi lar las indicaciones de la infiltración epidural, pudiendo ser candidatos para ésta los pacientes con dolor radicular con prolapso discal como factor etioló-gico, siempre que el corticoide se localice en la proximidad de la lesión. Se establece que la infiltración epidural se debe realizar bajo visión fl uoroscópica7.

La realización de la infiltración epidural con visión fl uo-roscópica o no se convierte en una nueva limitación para comparar los diferentes estudios, dado que en ocasiones los autores no recogen si la técnica se realizó con visión radio­lógica o no6,10.

Nuevas revisiones sistemáticas establecen la diferente efectividad de los distintos accesos epidurales (interlami­nar, transforaminal y caudal). Se concluye que la infi ltra-ción epidural interlaminar cervical tiene un efecto signifi -cativo en el alivio del dolor crónico intratable de origen cervical y proporciona un alivio prolongado8. La infiltración epidural lumbar interlaminar con corticoides, sin fl uorosco-pia, tiene un NE II-2 a corto plazo para el tratamiento de la lumbalgia crónica y del dolor de extremidades inferiores secundario a hernia discal y/o las radiculitis y un NE II en el alivio a largo plazo4.

La guía europea para el tratamiento de la lumbalgia cró­nica inespecífi ca muestra un NE favorable para la infiltración epidural transforaminal con corticoides7. Nuevas revisiones sistemáticas revelaron la efi cacia de los corticoides por vía epidural transforaminal, tanto a corto como a largo plazo, permitiendo evitar o retrasar el tratamiento quirúrgico30-32.

La infiltración epidural caudal tiene un NE I para el alivio, a corto y largo plazo, de la lumbalgia crónica y el dolor de extremidades inferiores secundario a hernia discal lumbar y/o radiculitis, y el dolor discogénico sin hernia discal o radiculitis3.

La infiltración epidural caudal en el tratamiento de la lumbalgia secundaria al síndrome poslaminectomía lumbar y a la estenosis espinal se ha mostrado efi caz, con un NE II-1 y II-2, respectivamente3.

tración epidural transforaminal cervical la mejoría del do­lor radicular tiene una evidencia moderada a corto y largo plazo. La infiltración epidural transforaminal tiene un efec­to signifi cativo en el alivio de la lumbalgia crónica y el dolor radicular lumbar, con un NE II-1 a corto plazo y NE II-2 a largo plazo, con una fuerte recomendación 1C.

La infiltración epidural caudal con corticoides es efi caz a corto plazo (NE II) y proporciona alivio a largo plazo (NE III). Hubo alivio del dolor en la lumbalgia poslaminectomía y en la estenosis de canal (NE IV).

Confl icto de intereses

Los autores declaran no tener ningún confl icto de intere­ses.

Bibliografía

1.  Erjavec M. Tratamiento de la dorsalgia baja con esteroides por vía epidural. En: Loeser JD, Butler SH, Chapman CR, Turk DC, editores. Bonica Terpéutica del Dolor. México: McGraw Hill In­teramericana; 2003.

2.  Spaccarelli KC. Lumbar and caudal epidural corticosteroid in-jections. Mayo Clin Proc. 1996;71:169-78.

3.  Conn A, Buenaventura RM, Datta S, Abdi S, Diwan S. Systematic review of caudal epidural injections in the management of chronic low back pain. Pain Physician. 2009;12:1:109-35. Dis­ponible en: www.painphysicianjournal.com

4.  Parr AT, Diwan S, Abdi S. Lumbar interlaminar epidural injectio-ns in managing chronic low back and lower extremity pain: A systematic review. Pain Physician. 2009:12:1:163-88. Disponi­ble en: www.painphysicianjournal.com

5.  Boswell MV, Trescot AM, Datta S, Schltz DM, Hansen HC, Abdi S, et al. Interventional techniques: evidence-based practice gui-delines in the management of chronic spinal pain. Pain Physi-cian. 2007;10:7-111. Disponible en: www.painphysicianjourna.coml

6.  Chen B, Stitik T P, Foye PM, Castro C P, Mehnert MJ. Epidural steroid injections. Emedicine. Disponible en: http://emedicine.medscape.com

7.  Airaksinen O, Brox JI, Cedraschi C, Hildebrandt J, Klaber-Mo-ffett J, Kovacs F, et al. European guidelines for the manage-ment of chronic nonspecifi c low back pain. Chapter 4. Eur Spi-ne J. 2006;15:S192-300.

8.  Benyamin R, Singh V, Parr AT, Conn A, Diwan S, Abdi S. Systema-tic Review of the Effectiveness of Cervical Epidurals in the Ma-nagement of Chronic Neck Pain. Pain Physician. 2009:12:1:137-57. Disponible en: http://www.painphysicianjournal.com

9.  Buenaventura RM, Datta S, Abdi S, Smith HS. Systematic review of therapeutic lumbar transforaminal epidural steroid injectio-ns. Pain Physician. 2009;12:233-251. Disponible en: www.painphysicianjournal.com.

10.  Resnick DK, Choudhri T F, Dailey AT, Groff MW, Khoo L, Matz PG, et al. Guidelines for the performance of fusion procedures for degenerative disease of the lumbar spine. Part 13: injection therapies, low-back pain, and lumbar fusion. J Neurosurg Spi-ne. 2005;2:707-15.

11.  Kim KH, Choi SH, Kim TK, Shin SW, Kim CH, Kim JI. Cervical facet joint injections in the neck and shoulder pain. J Korean Med Sci. 2005;20:659-62.

12.  Barnsley L, Lord SM, Wallis BJ, Bogduk N. Lack of effect of in-traarticular corticosteroids for chronic pain in the cervical zygapophyseal joints. N Engl J Med . 1994;330,15:1047-50.

Conclusiones

No se recomienda la infiltración intradiscal en el tratamien­to de la lumbalgia crónica. La evidencia de la infiltración de la rama medial lumbar, cervical y torácica en el tratamien­to de la lumbalgia, cervicalgia y dorsalgia es moderada a corto y a largo plazo. La infiltración facetaria con corticoi-des no es un tratamiento efi caz en la lumbalgia unilateral crónica.

La evidencia de la infiltración intraarticular sacroilíaca es limitada a corto y largo plazo para el alivio del dolor sa-croilíaco de origen desconocido.

La infiltración epidural interlaminar cervical tiene un efecto signifi cativo en el alivio del dolor crónico intratable de origen cervical y proporciona un alivio prolongado. La infiltración epidural lumbar interlaminar con corticoides, sin fl uoroscopia, tienen un NE II-2 a corto plazo para el tra­tamiento de la lumbalgia crónica y del dolor de extremida­des inferiores secundario a hernia discal y/o radiculitis y un NE II en el alivio a largo plazo.

La infiltración epidural transforaminal con corticoides es efi caz en el síndrome poslaminectomía (NE IV). En la infi l-

13.  Manchikanti L, Manchikanti KN, Damron KS, Pampati V. Effecti-veness of cervical medial branch blocks in chronic neck pain: A prospective outcome study. Pain Physician. 2004;7:195-202.

14.  Manchikanti L, Damron KS, Cash KA, Manchukonda R, Pampati V. Therapeutic medial branch blocks in managing chronic neck pain: A preliminary report of a randomized, double-blind, con-trolled trial: Clinical Trial NCT0033272. Pain Physician. 2006;9:333-46.

15.  Manchikanti L, Singh V, Falco FJ, Cash KA, Fellows B. Cervical medial branch blocks for chronic cervical facet joint pain: a randomized double-blind, controlled trial with one-year fo-llow-up. Spine. 2008;33:1813-20.

16.  Falco FJE, Erhart S, Wargo BW, Bryce DA, Atluri S, Datta S, et al. Systematic review of diagnostic utility and therapeutic effectiveness of cervical facet joint interventions. Pain Physi-cian. 2009;12:323-44.

17.  Manchikanti L, Manchikanti KN, Manchukonda R, Pampati V, Cash KA. Evaluation of therapeutic thoracic medial branch block effectiveness in chronic thoracic pain: A prospective out-come study with minimum 1-year follow up. Pain Physician. 2006;9:97-105.

18.  Manchikanti L, Singh V, Falco FJE, Cash KA, Pampati V. Effecti-veness of thoracic medial branch blocks in managing chronic pain: A preliminary report of a randomized, double-blind con-trolled trial; clinical trial NCT00355706. Pain Physician. 2008;11:491-504.

19.  Veterans Health Administration, Department of Defense. Clini-cal practice guideline for the management of low back pain or sciatica in the primary care setting. Washington DC: Depart-ment of Veterans Affairs (US); 1999.

20.  Slipman CW, Bhat AL, Gilchrist RV, Isaac Z, Chou L, Lenrow DA. A critical review of the evidence for the use of zygapophysial injections and radiofrequency denervation in the treatment of low back pain. Spine J. 2003;3:310-6.

21.  Fuchs S, Erbe T, Fischer HL, Tibesku CO. Intraarticular hyaluro-nic acid versus glucocorticoid injections for nonradicular pain in the lumbar spine. J Vasc Interv Radiol. 2005;16:1493-8.

22.  Carette S, Marcoux S, Truchon R, Grondin C, Gagnon J, Allard Y, et al. A controlled trial of corticosteroid injections into facet joints for chronic low back pain. N Engl J Med . 1991;325:1002-7.

23.  Schulte TL, Pietila TA, Heidenreich J, Brock M, Stendel R. In-jection therapy of lumbar facet syndrome: A prospective study. Acta Neurochir (Wien). 2006;148:1165-72.

24.  Murtagh FR. Computed tomography and fl uoroscopy guided anesthesia and steroid injection in facet syndrome. Spine. 1988;13:686-9.

25.  Destouet JM, Gilula LA, Murphy WA, Monsees B. Lumbar facet joint injection: Indication, technique, clinical correlation, and preliminary results. Radiology. 1982;145:321-5.

26.  Lynch MC, Taylor J F. Facet joint injection for low back pain. A clinical study. J Bone Joint Surg B r. 1986;68:138-41.

27.  Manchikanti L, Manchikanti KN, Manchukonda R, Cash KA, Da-mron KS, Pampati V, et al. Evaluation of lumbar facet joint ner-ve blocks in the management of chronic low back pain: a preli-minary report of a randomized, double-blind controlled trial. Clinical Trial NCT00355914. Pain Physician. 2007;10,3:425-40.

28.  McKenzie-Brown A, Shah RV, Sehgal N, Everett CR. A systematic review of sacroiliac joint interventions. Pain Physician. 2005;8:115-25.

29.  Maugars Y, Mathis C, Berthelot JM, Charlier C, Prost A. Assess-ment of the effi cacy of sacroiliac corticosteroid injections spondyloarthropathies: a double blind study. Br J Rheumatol . 1996;35:767-70.

30.  Thorson DC, Bonsell J, Mueller B, Campbell R, Goertz M, Kulu O, et al. Health Care Guideline: Adult Low Back Pain. Institute for clinical systems improvement. Septiembre 2006. Disponible en: http://www.icsi.org

31.  Abdi S, Lucas L F, Datta S. Role of epidural steroids in the ma-nagement of chronic spinal pain: A systematic review of effec-tiveness and complications. Pain Physician. 2005;8:127-43.

32.  Boswell M, Hansen H, Trescot A, Hirsch J. Epidural steroids in the management of chronic spinal pain and radiculopathy. Pain Physician. 2003;6:319-34.

33.  Armon C, Argoff CE, Samuels J, Backonja M-M. Assessment: use of epidural steroid injections to treat radicular lumbosacral pain: Report of the Therapeutics and Technology Assessment Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neuro-logy. 2007;68:723-9.

34.  Stav A, Ovadia L, Sternberg A, Kaadan M, Weksler N. Cervical epidural steroid injection for cervicobrachialgia. Acta Anaes-thesiol Scand. 1993;37:562-6.

35.  Castagnera L, Maurette P, Pointillart V, Vital JM, Erny P, Sene-gas J. Long term results of cervical epidural steroid injection with and without morphine in chronic cervical radicular pain. Pain. 1994;58:239-43.

36.  Pasqualucci A, Varrassi G, Braschi A, Peduto VA, Brunelli A, Ma-rinangeli F, et al. Epidural local anesthetic plus corticosteroid for the treatment of cervical brachial radicular pain: Single injection versus continuous infusion. Clin J Pain. 2007;23:551-7.

37.  Abdi S, Datta S, Trescot AM, Schultz DM, Adlaka R, Atluri SL, et al. Epidural steroid in the management of chronic spinal pain: a systematic review. Pain Physician. 2007;10:185-212.

38.  Wilson-MacDonald J, Burt G, Griffi n D, Glynn C. Epidural ste-roid injection for nerve root compression: A randomized, con-trolled trial. J Bone Joint Surg Br. 2005;87-B:352-5.

39.  Carette S, Leclaire R, Marcoux S, Morin F, Blaise GA, St-Pierre A, et al. Epidural corticosteroid injections for sciatica due to herniated nucleus pulposus. N Engl J Med . 1997;336:1634-40.

40.  Arden NK, Price C, Reading I, Stubbing J, Hazelgrove J, Dunne C, et al. WEST Study Group. A multicentre randomized contro-lled trial of epidural corticosteroid injections for sciatica: The WEST study. Rheumatology (Oxford). 2005;44:1399-406.

41.  Cuckler JM, Bernini PA, Wiesel SW, Booth RE Jr, Rothman RH, Pickens G T. The use of epidural steroid in the treatment of ra­dicular pain. J Bone Joint Surg. 1985;67:63-6.

42.  Bush K, Hillier S. Outcome of cervical radiculopathy treated with periradicular/ epidural corticosteroid injections: A pros-pective study with independent clinical review. Eur Spine J. 1996;5:319-25.

43.  Kolstad F, Leivseth G, Nygaard O P. Transforaminal steroid injec-tions in the treatment of cervical radiculopathy. A prospective outcome study. Acta Neurochir (Wien). 2005;147:1065-70.

44.  Ng L, Chaudhary N, Sell P. The effi cacy of corticosteroids in periradicular infi ltration for chronic radicular pain: a randomi-zed, double-blind, controlled trial. Spine. 2005;30:857-62.

45.  Karppinen J, Malmivaara A, Kurunlahti M, Kyllonen E, Pienima-ki T, Nieminen P, et al. Periradicular infi ltration for sciatica. A randomized controlled trial. Spine. 2001;26:1059-67.

46.  Karppinen J, Ohinmaa A, Malmivaara A, Kurunlahti M, Kyllonen E, Pienimaki T, et al. Cost effectiveness of periradicular infi l-tration for sciatica. Spine. 2001;26:2587-95.

47.  Vad VB, Bhat AL, Lutz GE, Cammisa F. Transforaminal epidural steroid injections in lumbosacral radiculopathy: a prospective randomized study. Spine. 2002;27:11-6.

48.  Thomas E, Cyteval C, Abiad L, Picot MC, Taourel P, Blotman F. Effi cacy of transforaminal versus interspinous corticosteroid injection in discal radiculalgia: a prospective, randomised, do-uble-blind study. Clin Rheumatol. 2003;22:299-304.

49.  Yang SC, Fu TS, Lai PL, Niu CC, Chen LH, Chen WJ. Transfora-minal epidural steroid injection for discectomy candidates: an outcome study with a minimum of two-year follow-up. Chang Gung Med J. 2006;29:93-9.

50.  Lutz GE, Vad VB, Wisneski RJ. Fluoroscopic transforaminal lum-

bar epidural steroids: an outcome study. Arch Phys Med Reha-bil. 1998;79:1362-6.

51.  Buttermann GR. Treatment of lumbar disc herniation: epidural steroid injection compared with discectomy. A prospective, randomized study. J Bone Joint Surg Am. 2004;86-A:670-9.

52.  Botwin K P, Gruber RD, Bouchlas CG, Torres-Ramos FM, Sanelli J T, Freeman ED, et al. Fluoroscopically guided lumbar transforma-tional epidural steroid injections in degenerative lumbar steno-sis: an outcome study. Am J Phys Med Rehábil. 2002;81:898-905.

53.  Riew KD, Park JB, Cho YS, Gilula L, Patel A, Lenke LG, et al. Nerve root blocks in the treatment of lumbar radicular pain. A minimum fi ve-year followup. J Bone Joint Surg Am. 2006;88: 1722-5.

54.  Buttermann GR. The effect of spinal steroid injections for de-generative disc disease. Spine J. 2004;4:495-505.

55.  Jeong HS, Lee JW, Kim SH, Myung JS, Kim JH, Kang HS. Effecti-veness of transforaminal epidural steroid injection by using a preganglionic approach: a prospective randomized controlled study. Radiology. 2007;245:584-90.

56.  Devulder J, Deene P, De Laat M, Van Bastelaere M, Brusselmans G, Rolly G. Nerve root sleeve injections in patients with failed back surgery syndrome: a comparison of three solutions. Clin J Pain. 1999;15:132-5.

57.  Manchikanti L, Cash KA, McManus CD, Pampati V, Smith HS. Preliminary results of randomized, equivalence trial of fl uoros-copic caudal epidural injections in managing chronic low back pain: Part 1. Discogenic pain without disc herniation or radicu­litis. Pain Physician. 2008;11:785-800.

58.  Manchikanti L, Singh V, Cash KA, Pampati V, Damron KS, Boswell MV. Preliminary results of randomized, equivalence trial of fl uoroscopic caudal epidural injections in managing chronic low back pain: Part 2. Disc herniation and radiculitis. Pain Phy-sician. 2008;11:801-15.

59.  Manchikanti L, Singh V, Cash KA, Pampati V, Datta S. Prelimina-ry results of randomized, equivalence trial of fl uoroscopic cau­dal epidural injections in managing chronic low back pain: Part 3. Post surgery syndrome. Pain Physician. 2008;11:817-31.

60.  Manchikanti L, Cash KA, McManus CD, Pampati V, Abdi S. Preli-minary results of randomized, equivalence trial of fl uoroscopic caudal epidural injections in managing chronic low back pain: Part 4. Spinal stenosis. Pain Physician. 2008;11:833-48.

61.  Dashfi eld AK, Taylor MB, Cleaver JS, Farrow D. Comparison of caudal steroid epidural with targeted steroid placement during spinal endoscopy for chronic sciatica: a prospective, randomi-zed, double-blind trial. Br J Anaesth . 2005;94:514-9.

62.  Breivik H, Hesla PE, Molnar I, Lind B. Treatment of chronic low back pain and sciatica. Comparison of caudal epidural injectio-ns of bupivacaine and methylprednisolone with bupivacaine followed by saline. En: Bonica JJ, Albe-Fesard D, editors. Ad-vances in pain research and therapy. New York: Raven Press; 1976. p. 927-32.

63.  Bush K, Hillier S. A controlled study of caudal epidural injectio-ns of triamcinolona plus procaine for the management of in-tractable sciatica. Spine. 1991;16:572-5.

64.  Mathews JA, Mills SB, Jenkins VM, Grimes SM, Morkel MJ, Ma-thews W, et al. Back pain and sciatica: Controlled trials of ma-nipulation, traction, sclerosant and epidural injections. Brit J Rheumatol . 1987;26:416-23.

65.  Hesla PE, Breivik H. Epidural analgesia and epidural steroid injection for treatment of chronic low back pain and sciatica. Tidsskr Nor Laegeforen. 1979;99:936-9.

66.  Nelemans PJ, De Bie RA, De Vet HCW, Sturmans F. Injection therapy for subacute and chronic benign low back pain (Co-chrane Review). En: The Cochrane Library, Issue 4 2002. Oxford: Update Software.

 

Palabras clave: Dolor de espalda; Epidural; Facetas; Caudal; Corticoides ,

 

Descargar articulo pdf

 

__Articulos relacionados
Referentes a Dolor de espalda; Epidural; Facetas; Caudal; Corticoides:

< Artículo anterior
Prevalencia de dolor en pacientes geriátricos institucionalizados

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad