-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
-- Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Oct]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- > Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
-- Num Especial [Jun]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 16 > Num 3 > Articulo 613    
     
cartas al director  

 

Oxígeno-ozonoterapia: una realidad médica.

Autores:

Codigo de referencia de este contenido:
:Oxígeno-ozonoterapia: una realidad médica. Rev Soc Esp Dolor 16 (2009);3 :0 - 0
 

 

_Servicios

 

Oxígeno-ozonoterapia: una realidad médica

Sr. Director:

En el último número de la revista de nuestra Sociedad1, el Dr. Torres, en su editorial sobre la fibromialgia, hizo referencia al tratamiento con aplicaciones de oxígeno-ozonoterapia sistémica; concretamente, se refirió a las administraciones de auototransfusiones de sangre ozonizada.

Realmente es de agradecer este apunte. Por desgracia, los tratamientos con ozono médico presentan con frecuencia el descrédito que surge del desconocimiento médico. Sin embargo, actualmente disponemos de un soporte científico, tanto a nivel preclínico como clínico, sobradamente avalado por publicaciones en revistas de prestigio.

Recientemente, el Dr. Bocci, quien colaboró en un monográfico sobre ozonoterapia publicado en nuestra revista2 publicó un brief report en la revista Archives of Medical Research3, donde dejaba claro que el ozono, una de las mayores sustancias con capacidad oxidativa de la naturaleza, es indudablemente nocivo mediante inhalación, lo que no es óbice para que tenga excelentes efectos terapéuticos, sin riesgo alguno, cuando se administra por otras vías.

El ozono médico se puede usar como un fármaco más con actividad reguladora general, que ejerce sus efectos al estabilizar el equilibrio rédox celular.

Realmente las aplicaciones sucesivas de ozono médico a escala general (sistémicas) redundan en una mayor capacidad de los eritrocitos para ceder oxígeno, lo que supone, a grandes rasgos, una mejora en la capacidad celular para autorrepararse4,5.

La acción médica del ozono parece ser capaz de mejorar las condiciones endoteliales, según los excelentes resultados publicados en un ensayo clínico aleatorizado (European Journal of Pharmacology), donde las recuperaciones de úlceras en pacientes diabéticos son altamente significativas6.

También se ha demostrado en un trabajo publicado en Liver Internacional7 el efecto beneficioso de este gas sobre otro, el óxido nítrico, crucial en mantener en niveles óptimos la dilatación capilar y, por tanto, el flujo sanguíneo, y las perspectivas en pacientes críticos son muy alentadoras8.

Según un grupo de investigadores del departamento de fisiología de la Universidad de Siena, los lIpoperóxidos y el peróxido de hidrógeno, fruto de la descomposición del ozono se comportan como moléculas señalizadoras de estrés, lo que mejora el equilibrio energético celular y el sistema inmune en beneficio de enfermedades como son la psoriasis, el asma o la artritis reumatoide9,10.

Las aplicaciones controladas de ozono médico mejoran la maquinaria antioxidante celular, y activan agentes antioxidantes, como el glutatión reducido o la superóxido dismutasa, de ahí la enorme efectividad que ha demostrado la ozonoterapia en modelos de isquemia/reperfusión, tanto hepática como cardíaca o renal6,11-14.

El ozono actúa como un verdadero “basurero” celular, limpiando los radicales libres. En un organismo preacondicionado con ozono, el daño después de presentar un infarto sería bastante menor, lo que avalaría las aplicaciones preventivas en situaciones de riesgo coronario y cerebrovascular15-17.

Un modelo clásico de enfermedad asociada directamente a la muerte celular por radicales libres es la retinosis pigmentaria, y también hay trabajos, ensayo clínico incluido, que avalan unos excelentes resultados en estos pacientes18,19.

Como vemos, se pueden leer trabajos de excelente rigor y calidad en revistas tan prestigiosas como Nature, Transplant Internacional, Shock, Free Radicals, Mediators of Inflamation, Internacional Journal of Pharmacology, Pharmacological Research, Liver International, etc.

La repercusión médica es tal, que los congresos nacionales e internacionales se suceden y las sociedades científicas proliferan y van a más; anualmente hay reuniones de interés. Son de resaltar las jornadas del pasado 22 de septiembre de 2007 en la Clínica Teknon, de Barcelona, sobre los beneficios del ozono a escala cardiovascular y oncológica. La aplicación de ozonoterapia en tumorales no es algo injustificado20-25, aunque los trabajos son muy preliminares y el esfuerzo en este sentido debería de intensificarse. En los últimos años se han publicado una serie de trabajos sobre el aumento del flujo cerebral, la mejor oxigenación muscular y la buena evolución de pacientes con tumores avanzados de cabeza y cuello mediante ozonoterapia coadyuvante26,27.

El Dr. Schultz, de la Universidad de Marburg (Alemania), acaba de publicar en International Journal of Cancer, la remisión completa de carcinoma de células escamosas inoculado en conejos mediante neumoperitoneo de oxígeno/ ozono28.

La ozonoterapia consiste en la aplicación de mínimas concentraciones de ozono médico (O3) combinado con oxígeno medicinal (O2), a partir del cual se sintetiza. Tiene lugar una “microoxidación” controlada, cuyo “efecto vacuna” da como respuesta una activación favorable de nuestro sistema antioxidante. Se ha demostrado en clínica y en laboratorio la síntesis de glóbulos rojos capaces de transportar y de ceder mayores cantidades de oxígeno a todas las células29.

Creemos nuestro deber alentar el esfuerzo investigador hacia esta realidad. La negación es compañera de la necedad, y el negarse a aplicar este complemento médico en enfermedades sin solución, cuando otros ya lo hacen desde hace años, implica falta de celo y sensibilidad hacia nuestros pacientes.

Ha de quedar claro que la ozonoterapia debidamente aplicada no tiene ningún riesgo y es una realidad médica suficientemente avalada que puede usarse para mejorar la calidad de vida en enfermedades críticas, siempre complementando a la medicina clásica.

Quedamos a disposición de cualquier colega interesado para proporcionarle trabajos científicos de envergadura sobre el tema.

Bibliografía

1. Torres LM. Fibromialgia. Rev Soc Esp Dolor. 2008;8:501-2.

2. Bocci V. Mecanismos de acción generales de la ozonoterapia y mecanismos en el tratamiento del dolor. Rev Soc Esp Dolor. 2005;12 Extra II:24-36.

3. Bocci V. Tropospheric ozone toxicity vs. Usefulness of ozone therapy. Arch Med Res. 2007;38:265-7.

4. Bocci V. Ozone as a bioregulator. Pharmacology and toxicology of ozonetherapy today. J Biol Regul Homeost Agent. 1996;10:31-53.

5. Bocci V. Oxigen-ozone therapy, a critical evaluation. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers; 2002. p. 126.

6. Martínez-Sánchez G, Al-Dalain SM, Menéndez S, Re L, Giuliani A, Candelario-Jalil E, et al. Therapeutic efficacy of ozone in patients with diabetic foot. Eur J Pharmacol. 2005;523:151-61.

7. Ajamieh HH, Menéndez S, Martínez-Sánchez G, Candelario-Jalil E, Re L, Giuliani A, et al. Effects of ozone oxidative preconditioning on nitric oxide generation and cellular redox balance in a rat model of hepatic ischaemia–reperfusión. Liver Int. 2004;24:55-62.

8. Bocci V, Brito GS. Ozone therapy in critical patients. Rationale of the therapy and proposed guidelines. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia. 2006;5:7-11.

9. Larini A, Aldinucci C, Bocci V. Ozone as a modulator of the immune system. Proceedings of the 15th Ozone World Congress, London, UK; 11th-15th September.

10. Hernández Rosales FA, Calunga Fernández JL, Figueras J T, Menéndez Cepero S, Perdomo AM. Ozone therapy effects on biomarkers and lung functions in asthma. Arch Med Res. 2005;36:549-54.

11. Ajamieh HH, Berlanga J, Merino N, Martínez-Sánchez G, Popov I, Menéndez S, et al. Role of protein synthesis in the protection conferred by ozone-oxidative-preconditioning in hepatic ischaemia/reperfusion. Transplant Int. 2005;18:1-9.

12. Barber E, Menéndez S, Barber MO, Merino N, Calunga JL. Estudio renal funcional y morfológico en riñones de ratas pretratadas con ozono y sometidas a isquemia caliente. Revista CENIC Ciencias Biológicas. 1998;29:178-81.

13. Ajamieh HH, Menéndez S, Merino N, Martínez G, Re L, León OS. Ischemic and ozone oxidative preconditioning in the protection against hepatic ischemic-reperfusion injury. Ozone Sci Eng. 2003;25:241-50.

14. Peralta C, Xaus C, Bartrons R, León OS, Gelpi E, Roselló-Cata-fau J. Effect of ozone treatment on reactive oxygen species and adenosine production during hepatic ischemia-reperfusion. Free Rad Res. 2000;33:595-605.

15. Wasser GH. Additional therapy of cerebro-vascular disorder (here: acute brain stroke) by ozone therapy. Proceedings of 12th World Congress of the International Ozone Association, Lile; May 15th, 1995.

16. Gómez M. Ozone therapy in the functional recovery from diseases involving damage to central the nervous system cells. Proceedings of 12th Congress of the International Ozone Association, Lile; May 15th, 1995.

17. Ajamieh H, Merino N, Candelario-Jali E, Menéndez S, Martínez G, Re L, et al. Similar protective effect of ischemic and ozone oxidative preconditionings in liver ischaemia/reperfusion injury. Pharmacol Res. 2002;45:333-9.

18. Copello M, Eguía F, Menéndez S, Menéndez N. Ozone therapy in patients with retinitis pigmentosa. Science Engineering. 2003; 25:223-32.

19. Marmer R, Parks S. Ozone treatment in retinitis pigmentosa: effect on color perception and blood gasses. Ann Opthalmol. 1998;30:161-3.

29. Sweet J, Kao MS, Lee D, Hagar W. O3 selectively inhibits growth of human cancer cells. Science. 1980;209:931-3.

21. Gretchkanev GO, Kachalina TS, Palkina EY, Kontorchikova CN, Husein E. Medical ozone for prophylaxis and treatment of complications associated by chemotherapy of ovary cancer. Department of Obstetrics and Gynecology, Nizhny Novgorod, Russia. Disponible en: www.oxyplus.net

22. Clavo B, Pérez JL, López L, Suárez G, Lloret M, Rodríguez V, et al. Ozone therapy for tumor oxygenation: a pilot study. eCAM. 2004;1:93-8.

23. Borrego L, Borrero LL, Díaz E, Menéndez S, Borrego LR, Borrego RA. Ozono más cobaltoterapia en pacientes con adenocarcinoma prostático. Revista CENIC Ciéncias Biológicas. 1998;29:137-40.

24. Clavo B, Lloret M, López L, Suárez G, Santana M, Pérez JL, et al. Tumor pO2 modifi cation by ozone therapy. Disponible en: www.O3center.org

25. Sweet F, Kao MS, Lee SC, Hagar WL, Sweet WE. Ozone selectively inhibits growth of human cancer cells. Science. 1980; 209:931-3.

26. Clavo B, Ruiz A, Lloret M, López L, Suárez G, Macías D, et al. Adjuvant ozonetherapy in advanced head and neck tumors: a comparative study. eCA M 2004;1:321-5

27. Clavo B, Pérez JL, López L, Suárez G, Lloret M, Rodríguez V, et al. Effect of ozone therapy on muscle oxygenation. J Altern Complem Med. 2003;9:251-6.

28. Schulz S, Haussler U, Mandic R, Heverhagen J T, Neubauer A, Dunne AA, et al. Treatment with ozone/oxygen-pneumoperitoneum results in complete remission of rabbit squamous cell carcinomas. Int J Cancer. 2008;122:2360-7.

29. Bocci V. Oxigen-ozone therapy, a critical evaluation. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers; 2002. p. 126.

Francisco Javier Hidalgo Tallón

Instituto de Neurociencias, Universidad de Granada, Director Médico Clinalgia®, Granada, España

Correo electrónico: noelagius@clinalgia.com

 

Descargar articulo pdf

 

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad