-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
-- Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Oct]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- > Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
-- Num Especial [Jun]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 16 > Num 2 > Articulo 601    
     
Original  

 

Efectividad de la acupuntura en el alivio del dolor refractario al tratamiento farmacológico convencional.

Autores: Collazo Chao , E. ;

Codigo de referencia de este contenido:
Collazo Chao , E. ; :Efectividad de la acupuntura en el alivio del dolor refractario al tratamiento farmacológico convencional. Rev Soc Esp Dolor 16 (2009);2 :0 - 0
 

 

_Servicios

 

Unidad de Acupuntura, Clínica del Dolor, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España Recibido el 12 de enero de 2008; aceptado el 25 de diciembre de 2008

PALABRAS CLAVE

Acupuntura; Dolor intratable; Terapia combinada; Resultados del tratamiento

Resumen

Objetivos: Valorar la efectividad global de la acupuntura como terapia complementaria en la reducción del dolor crónico en grupos apareados (antes-después) de pacientes en condiciones de práctica clínica real. Conocer en qué proporción disminuye el consumo de analgésicos en estos pacientes tras un ciclo de acupuntura. Determinar las reacciones adversas debidas a acupuntura. Distinguir la efectividad de la acupuntura en la reducción del dolor en diversas patologías para averiguar en cuáles es más efectiva. Material y métodos: Estudio cuasi experimental en 225 pacientes ambulatorios con dolor refractario a tratamiento farmacológico convencional. Medición con una escala múltiple de valoración del dolor antes de iniciar el ciclo de tratamiento con acupuntura, después de realizar diagnóstico según la medicina tradicional china y al terminar el ciclo de tra­tamiento.

Resultados: Se ha obtenido un nivel de signifi cación p < 0,001 para el valor total de la escala de dolor y para cada una de sus variables (intensidad, frecuencia, consumo de analgésicos, discapacidad y sueño) antes y después del tratamiento con acupuntura. Tras la aplicación de un ciclo de acupuntura, el total de la escala de dolor disminuyó en un 60,6%; la intensidad en un 55,5%; la frecuencia en un 51,2%; el consumo de analgésicos en un 68,2%; la discapacidad en un 59,9%; el sueño mejoró en un 74,1%. Las patologías más frecuentes fueron lumbalgia, fi bromialgia y cefalea. No se observaron efectos adver­sos de la acupuntura. El 11% de los sujetos presentaba intolerancia a fármacos. Conclusiones: La acupuntura es un procedimiento que consume escasos recursos y es altamente efectiva en el tratamiento complementario del dolor crónico. La reducción en la ingesta de fármacos en pacientes con dolor se traduce además en un incremento de la calidad de vida, disminución de efectos secundarios, reducción del coste para el sistema sanitario y aumento de la satisfacción del usuario. Es necesario realizar estudios más amplios para concretar cuáles son las patologías en las que se debería considerar la acupuntura como de primera elección.

© 2008 Asociación Española del Dolor. Publicado por Elsevier España, S.L. Todos los derechos reservados.

Correo electrónico: ecollazo@comcordoba.com (E. Collazo Chao).

KEYWORDS

Acupuncture; Untreatable pain; Combined therapy; Treatment results

Effectiveness of acupuncture in relieving pain refractory to conventional pharmacological therapy

Abstract

Objectives: To evaluate the overall effectiveness of acupuncture as a complementary therapy in relieving chronic pain in paired groups (before-after) of patients in a real life clinical setting. To determine the extent to which analgesic consumption is reduced in these patients after an acupuncture cycle. To determine the adverse reactions due to acupuncture. To evaluate the effectiveness of acupuncture in reducing pain in distinct clinical entities in order to identify those in which this therapeutic modality is most effective.

Material and methods: We performed a quasi-experimental study in 225 outpatients with pain refractory to conventional pharmacological therapy. Pain was measured with a multiple-item pain scale before the acupuncture cycle was started, after the traditional Chinese medicine diagnosis was made, and when the treatment cycle was complete. Results: Signifi cant differences (p < 0.001) before and after acupuncture treatment were obtained for the overall pain score and for each of its variables (intensity, frequency, analgesic consumption, disability, and sleep). After the acupuncture cycle, the total pain score decreased by 60.6%, intensity by 55.5%, frequency by 51.2%, analgesic consumption by 68.2%, disability by 59.9%, and sleep improved by 74.1%. The most frequent disorders were low back pain, fi bromyalgia, and headache. No adverse effects of acupuncture were observed. Eleven percent of the patients showed drug intolerance. Conclusions: Acupuncture consumes few resources and is highly effective in the complementary treatment of chronic pain. The reduction in analgesic consumption in patients with pain increases quality of life and patient satisfaction and reduces adverse effects and healthcare costs. Larger studies are required to identify the disorders in which acupuncture should be considered a fi rst-line option. © 2008 Asociación Española del Dolor. Published by Elsevier España, S.L. All rights reserved.

Introducción

En noviembre de 1997 se reunió un panel de expertos de los National Institutes of Health sobre medicinas complemen­tarias, cuyas conclusiones publicadas en Bethesda (Ma-ryland) recomiendan el uso de la acupuntura y la profundi-zación de la investigación acerca de ésta1,2.

Los resultados del ensayo clínico controlado en fase III sobre acupuntura, llevado a cabo por el National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM), con 570 pacientes, mostró que cuando se usa como técnica comple­mentaria en el tratamiento de la artrosis de rodilla, reduce el dolor y mejora la función signifi cativamente más que la acupuntura placebo o que los programas educacionales3. Estudios posteriores han mostrado resultados interesantes, incluida la excelente relación coste-efi cacia de la acupun-tura4-6.

Cada vez con más frecuencia, la acupuntura se está inte­grando en las corrientes más importantes de tratamiento del dolor en los estudios de NCCAM, utilizando técnicas de imagen para observar sus efectos en el cerebro, con el fi n de intentar comprender las acciones neurobiológicas cen­trales y periféricas, y las áreas del cerebro involucradas en la percepción del dolor7,8.

Hay ensayos clínicos controlados y revisiones sistemáti­cas acerca de los efectos de la acupuntura en el tratamiento del dolor crónico9-12, que valoran la efi cacia frente a los grupos control tratados con acupuntura placebo, por lo que la mayoría de autores evidencia el efecto de la acupuntura frente a los tratamientos convencionales, aunque permane­ce la importante difi cultad de la efectividad de la punción transdérmica, aunque no se realice sobre puntos de acu-puntura10,11. Otros estudios de diversos diseños hacen refe­rencia a diferentes patologías13-18.

Son muy escasos los estudios y ensayos clínicos6 que ten­gan en cuenta las teorías diagnósticas (y, en consecuencia, terapéuticas) de la medicina tradicional china (MTC), sino que suelen aplicar fórmulas de puntos acupunturales pura­mente sintomáticos en el tratamiento. Por otra parte, son escasos los trabajos3,5,12,14 que valoren la acupuntura como terapia complementaria y abundantes los que la comparan a placebo. No se han encontrado estudios que consideren la aplicación de la acupuntura como terapia complementaria en condiciones de práctica clínica habitual ni siendo cada paciente su propio control, como en este trabajo.

En los estudios realizados hasta el momento, la acupun­tura ha sido enfrentada —o ha complementado— a un fár­maco (2 en muy escasos estudios), habitualmente un antiin-fl amatorio no esteroideo (AINE) y/o a algún tipo de intervención no farmacológica (p. ej., fi sioterapia)12,13, mientras que con este proyecto se pretendía comparar/ complementar con cualquier tipo de fármaco analgésico que recibiera el paciente en el momento de la inclusión. Este detalle tiene implicaciones éticas, ya que signifi ca que el paciente está recibiendo el mejor tratamiento farmaco­lógico disponible en cada caso. Lo que se busca averiguar es si añadiendo tratamiento con acupuntura se puede mejorar el nivel analgésico alcanzado con esos fármacos en condi­ciones de práctica clínica real y en qué proporción.

En la elaboración de este proyecto se han seguido las recomendaciones del informe STRICTA19.

Material y métodos

El estudio se ha realizado en la Unidad de Acupuntura del Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba, durante el período 2002-2007, con el objetivo de valorar la efectividad de la acupuntura como terapia complementaria en la re­ducción del dolor de pacientes ambulatorios con dolor re­fractario al tratamiento farmacológico convencional (ins­taurado por el médico especialista en cada patología), que cumplían los criterios de inclusión (tabla 1), remitidos de forma consecutiva a la unidad de acupuntura por médicos especialistas del hospital o por la clínica del dolor del pro­pio hospital. Se utilizó un diseño cuasi experimental, ya que el propósito era evaluar la efectividad en condiciones de práctica clínica real, no aleatorizado, siendo cada paciente su propio control. Se considera dolor refractario el que no se ha conseguido controlar adecuadamente tras 6 meses de tratamiento convencional a juicio del médico especialista que deriva al paciente.

Los objetivos específi cos consisten en: a) conocer en qué proporción disminuye globalmente el dolor en estos pacien­tes tras un ciclo de acupuntura; se considera que la inter­vención ha sido efi caz si se alcanza una reducción del 50%; b) conocer en qué proporción disminuye la intensidad del dolor en estos pacientes tras 1 ciclo de acupuntura; se con­sidera que la intervención ha sido efi caz si se alcanza una reducción del 30%; c) conocer en qué proporción disminuye el consumo de analgésicos en estos pacientes tras 1 ciclo de acupuntura; se considera que la intervención ha sido efi caz si se alcanza una reducción del 60%; d) conocer en qué pro­porción disminuyen los problemas relativos al sueño en es­tos pacientes tras 1 ciclo de acupuntura; se considera que la intervención ha sido efi caz si se alcanza una reducción del 50%; e) conocer en qué proporción disminuye la valora­ción subjetiva de discapacidad en estos pacientes tras un ciclo de acupuntura; se considera que la intervención ha sido efi caz si se alcanza una reducción del 50%; f) conocer en qué proporción disminuye la frecuencia del dolor en es­tos pacientes tras 1 ciclo de acupuntura; se considera que la intervención ha sido efi caz si se alcanza una reducción del 30%; g) determinar las reacciones adversas debidas a acupuntura, y h) distinguir la efectividad de la acupuntura en la reducción del dolor en diversas patologías para averi­guar en cuáles es más efectiva.

La acupuntura es una técnica terapéutica de la MTC a través de la estimulación de puntos acupunturales en la piel, ya sea por la inserción de fi nas agujas de longitud variable, con o sin estímulo eléctrico, o a través del uso de moxibus-tión. También se entiende por acupuntura el uso de técnicas relacionadas, como la auriculoterapia y el uso de ventosas.

La fórmula de puntos acupunturales que hay que utilizar en cada paciente concreto y su enfermedad en 1 ciclo de tratamiento (habitualmente 10 sesiones, 1 por semana, normalmente, entre 2,5 y 3 meses), se realizó tras haber obtenido el diagnóstico según la MTC, no según el diagnós­tico de medicina occidental1,2. Se obtuvo el deQi en cada punto. No se utilizaron más de 5 puntos (ordinariamente bilaterales) por sesión. Las agujas permanecieron inserta­das durante 20 min. Se aseguró así la homogeneidad en la intervención entre todos los pacientes.

El médico acupuntor que realizó las intervenciones es es­pecialista en acupuntura china y moxibustión por la Third School of Clinical Medicine of Beijing Medical University, y tiene más de 10 años de experiencia clínica en acupun­tura.

Se estimaron perdidos los pacientes que abandonaron el tratamiento sin haber concluido un ciclo, por ejemplo, los pacientes que, tras las primeras sesiones, no pudieron su­perar el “miedo a las agujas” y no terminaron el ciclo.

Teniendo en cuenta estudios previos12 y considerando un nivel de signifi cación del 5% y una potencia del 80%, inicial-mente se calculó que eran precisos 136 pacientes (epidat 3.1), a los que se añadió un 15% para compensar posibles pérdidas, resultando un tamaño muestral de 156 sujetos; posteriormente, se decidió continuar el estudio hasta com­pletar 1 lustro de actividad asistencial, para intentar obte­ner alguna conclusión válida respecto a patologías concre­tas y no sólo a la disminución global del dolor en la población, por lo que se incluyó a 225 sujetos; la decisión de ampliar el estudio se realizó de forma enmascarada a los resultados observados, sin que esta ampliación de la muestra alterara los riesgos estadísticos.

El plan de trabajo se realizó de la siguiente forma. Cuando un paciente era derivado a la unidad se comprobaban los cri­terios de inclusión-exclusión. Si cumplía los criterios de inclu­sión se realizaba la historia clínica de MTC para comprobar que presentaba un síndrome susceptible de ser tratado con acupuntura. Comprobado el punto anterior, se le pasaba la escala de valoración del dolor (tabla 2) y se iniciaba el trata­miento con acupuntura. Al fi nalizar el ciclo de tratamiento, se le pasaba nuevamente la escala de valoración del dolor. No se contempló un período de seguimiento tras la fi nalización del ciclo de tratamiento y su evaluación inmediata.

Este estudio es de evaluación independiente, ya que la valoración analgésica antes y después se realizó por una persona diferente al médico que aplica la técnica acupun-tural. La aplicación del ciego al paciente es problemática de realizar en la aplicación de la acupuntura y aún no se ha conseguido una forma adecuada de ejecutarlo.

El sesgo de selección se intentó evitar con la inclusión consecutiva de los pacientes remitidos a la unidad que cum­plían los criterios de inclusión, hasta que se completara el número necesario; por tanto, se considera que entra toda la población existente hasta un número determinado. Al ser cada paciente su propio control, se evitan varios factores de confusión e interacción.

Se respetaron los principios éticos recogidos en la Decla­ración de Helsinki y se obtuvo el informe favorable del Co­mité Ético de Investigación Clínica del hospital. Todos los sujetos fi rmaron el documento de consentimiento informa­do específi co. La información obtenida ha estado sujeta al mismo nivel de confi dencialidad que la contenida en la his­toria clínica (Ley 41/2002, Ley 15/1999, RD 994/99).

La retirada de fármacos o la disminución de dosis se dejó a criterio del especialista que los instauró, respetando el principio de benefi cencia, excepto en el caso de los analgé­sicos, que fueron controlados en la unidad para que no constituyeran un factor de confusión (no se permitió el cambio de analgésicos ni aumento de la dosis durante el período de estudio del sujeto, excepto en situaciones pun­tuales urgentes).

Las variables principales se evaluaron a través de una escala habitual de valoración del dolor (intensidad, fre­cuencia, consumo de analgésicos, discapacidad y sueño), que presenta la ventaja de medir varias variables distintas de forma que, en conjunto, representan la característica de interés, siendo un índice que al combinar varias mediciones mejora la precisión con la que se valora el alivio del dolor. Otras variables fueron sexo, edad, residencia, profesión, diagnóstico principal, diagnósticos secundarios, intoleran­cia medicamentosa y efectos adversos.

Se utilizó el paquete estadístico SPSS para el análisis de datos, realizándose la prueba T de Wilcoxon (no paramétri-ca) para comparar las variables ordinales en 2 grupos apa­reados (antes-después) de pacientes con intención de tratar para valorar la efectividad de la acupuntura.

Se consideró intolerancia medicamentosa las alergias a fármacos y su intolerancia digestiva. Se consideraron efec­tos adversos de la acupuntura los siguientes: trombosis ve­nosa, hemorragia interna, taponamiento cardíaco, endo­carditis bacteriana aguda, neumotórax, convulsiones, quemaduras, dermatitis de contacto, muerte, infección ar­ticular, pericondritis auricular, neuritis periférica.

Resultados

De los 225 pacientes, 118 eran pluripatológicos (52%). Un 73% de los pacientes eran mujeres. El 65% de los pacientes procedía de la ciudad y el resto de pueblos de la provincia. Destacan un 37% de amas de casa, un 15% de personal sani­tario y un 12% de sujetos jubilados. La media de edad fue de 53 años (rango, 19-92 años). No se observaron efectos adversos de la acupuntura. Presentaron intolerancia medicamentosa 24 pacientes (11%). Durante el período indicado, 218 pacientes remitidos a la unidad no cumplieron los crite­rios de inclusión para este estudio.

Se obtuvo un nivel de signifi cación p < 0,001 para el valor total de la escala de dolor y para cada una de sus variables (intensidad, frecuencia, consumo de analgésicos, discapaci­dad y sueño) antes y después del tratamiento con acupuntu­ra (tablas 3 y 4). Respecto al estadístico media, el total de la escala de dolor disminuyó en un 60,6%; la intensidad en un 55,5%; la frecuencia en un 51,2%; el consumo de analgésicos en un 68,2%; la discapacidad en un 59,9%; el sueño mejoró en un 74,1% (fi gs. 1 y 2). Diez pacientes no concluyeron el ciclo de tratamiento. Dado el tamaño de la muestra no fue necesario evaluar la distribución normal de las variables. No se hallaron diferencias signifi cativas en el dolor entre varo­nes y mujeres, ni entre pacientes de la capital y de zonas rurales, tanto antes como después del ciclo de tratamiento.

Las patologías más frecuentes fueron lumbalgia (26,2%), fi bromialgia (15,6%) y cefalea (13,8%). Los niveles de signi-fi cación por patologías antes y después del tratamiento con acupuntura se modifi can según las variables estudiadas (ta­bla 5).

informa de entre un 15,8 y un 25% de reacciones adversas a medicamentos atribuidas al conjunto de AINE y analgésicos. En este estudio, la aplicación de la acupuntura como técni­ca complementaria ha conseguido disminuir el consumo de analgésicos en un 68%, lo que implica también la disminu­ción en el consumo de protectores gástricos y, presumible­mente, en otros efectos secundarios de los analgésicos de todo tipo. Por otro lado, constituye una posibilidad impor­tante de tratamiento para los pacientes con intolerancia a fármacos.

No deja de ser llamativo que un 15% de los pacientes que entraron en este estudio era personal sanitario. En los últi­mos años se ha incrementado la demanda asistencial de los usuarios en los centros sanitarios públicos, así como la uti­lización de los servicios de urgencia y el consumo de medi-

Discusión

Estudios previos han comprobado que la aplicación correcta de la acupuntura, adecuadamente indicada, mejora signifi -cativamente la calidad de vida de los pacientes al optimizar su sueño, disminuir la incapacidad, y declinar la intensidad y frecuencia del dolor en más de un 50%.

Independientemente de la edad, los problemas de salud más frecuentes en la población son los síndromes dolorosos causados por trastornos funcionales, como la lumbalgia, la cefalea o la cervicalgia. En numerosos casos no se detectan alteraciones estructurales ni enfermedad infl amatoria cró­nica y, para la mayoría de los procesos, los tratamientos más comúnmente utilizados son relativamente poco satis­factorios.

El sistema de notifi cación espontánea de reacciones ad­versas (Andalucía, España, Estados Unidos, el Reino Unido)

camentos. Estos cambios no parecen traducir un peor esta­do de salud, sino un mayor nivel de exigencia y, sobre todo, expresan insatisfacción.

En algunas enfermedades parece tener una clara indica­ción el uso complementario de la acupuntura, al alcanzarse resultados signifcativos estadísticos y clínicos: lumbalgia, cefalea, gonalgia, tendinitis, coxalgia, neuralgia del trigé­mino, cervicalgia, polineuropatía, fbromialgia, espondi-loartrosis, dorsalgia, patología poliarticular. La ausencia de signifcación en algunas patologías probablemente se ha debido, en tanto no se realicen estudios específi cos para ellas, al escaso número de sujetos incluidos en cada una; entre ellas se encuentran la artritis reumatoide, Raynaud, artritis psoriásica, coccigodinia, prostatitis y fascitis plantar, ya que se obtuvo una mejoría clínica relevante, exceptuando la fascitis plantar.

La población española gastó en medicamentos en el año 2006 en torno a 10.640 millones de euros que hay que aña­dir al gasto en farmacia hospitalaria, nada desdeñable como escasamente conocido. La acupuntura utilizada de forma técnicamente correcta es muy barata y carece de efectos secundarios importantes, por lo que su difusión con indica­ciones adecuadas ayudaría a paliar el gasto farmacéutico en una importante medida.

El conocimiento con mayor precisión de la efectividad de la acupuntura permite establecer cuáles son las patologías que deberán tratarse con preferencia en la unidad de acu­puntura para optimizar su coste-efectividad, excluyendo aquellas en las que no se consiguen resultados sufi ciente-mente satisfactorios. La acupuntura, al ser una técnica neuroestimulativa, aleja de su campo de acción a los pa­cientes que no presentan un nivel de dolor importante (si­muladores).

El dolor es siempre una experiencia subjetiva, lo cual plantea problemas para emplear modelos teóricos e instru­mentos de medición adecuados; es muy difícil valorar todos los aspectos que entran a formar parte de éste. La evalua­ción independiente evita la infl uencia en los resultados de las valoraciones favorables de pacientes agradecidos. Es raro que se produzca una evolución espontánea positiva en las patologías incluidas en el estudio.

Dado que más de la mitad de los sujetos de este estudio son pacientes pluripatológicos, un posible factor de confu­sión consistía en la aparición de una nueva patología, oca­sional o permanente, que ocasionara alteraciones en el tra­tamiento farmacológico o la petición por parte del paciente de que también sea tratada con acupuntura. Constituye una limitación no haber tenido en cuenta si el paciente está recibiendo algún tipo de tratamiento analgésico no farma­cológico.

Una variable modifi cadora de efecto es el tratamiento con corticoides, excepto a bajas dosis, ya que disminuye los efectos terapéuticos de la acupuntura, pero en algunos pa­cientes no era factible su retirada.

Se ha perdido sólo un 4,4% de pacientes en comparación con el 25% de otros estudios3, lo cual probablemente se deba al interés de los pacientes en hallar una solución defi -nitiva a su dolor. Al igual que otros estudios16, se han encon­trado diferencias estadísticamente signifi cativas en el alivio del dolor en pacientes con fi bromialgia, una enfermedad controvertida. El desarrollo del estudio, dentro de la prác­tica clínica habitual, unido al carácter complementario del tratamiento, difi culta su comparación con otros trabajos sobre acupuntura. Sin embargo, a pesar del escaso número de pacientes en cada patología, se han obtenido diferencias estadísticamente y clínicamente signifi cativas, al contrario que en otros estudios17 en los que la relevancia clínica era escasa, probablemente por no seguir los criterios diagnósti­cos de la MTC.

Los resultados de este trabajo constituyen una base para el planteamiento de otros proyectos de investigación sobre acupuntura y enfermedades específi cas con tratamientos convencionales poco resolutivos y muy caros en la actuali­dad en nuestro país, ya que el campo del dolor es sólo uno de los múltiples en los que la acupuntura parece ser nota­blemente efi caz. La ausencia de patrocinadores constituye un problema para este tipo de investigaciones. Es necesario realizar estudios más amplios para concretar cuáles son las patologías en las que se debería considerar la acupuntura como de primera elección. También es importante averi­guar cuál es la duración media del efecto analgésico de la acupuntura en diferentes patologías4,5,13.

Confl icto de intereses

El autor ha declarado que no tiene ningún confl icto de intereses.

Bibliografía

1. Kaptchuk T. Acupuncture: theory, effi cacy, and practice. Ann Intern Med . 2002;136:374-83.

2. National Center for Complementary and Alternative Medicine. Acupuncture Information and Resources [consulatdo, 25 May 2008]. Disponible en: http://nccam.nih.gov/health/acupuncture

3. Berman BM, Lao L, Langenberg P, Lee WL, Gilpin AM, Hochberg MC. Effectiveness of acupuncture as adjunctive therapy in os-teoarthritis of the knee: a randomized, controlled trial. Ann Intern Med . 2004;141:901-10.

4. Wonderling D, Vickers AJ, Grieve R, McCarney R. Cost effecti-veness analysis of a randomised trial of acupuncture for chro-nic headache in primary care. BMJ. 2004;328:747.

5. Thomas KJ, MacPherson H, Ratcliffe J, Thorpe L, Brazier J, Campbell M, et al. Longer term clinical and economic benefi ts of offering acupuncture care to patients with chronic low back pain. Health Technol Assess. 2005;9:III-IV, IX-X, 1-109.

6. Ratcliffe J, Thomas KJ, MacPherson H. A randomised controlled trial of acupuncture care for persistent low back pain: cost effectiveness analysis. BMJ. 2006;333:626.

7. Langevin HM, Churchill DL, Fox JR, Badger GJ, Garra BS, Krag MH. Biomechanical response to acupuncture needling in hu-mans. J Appl Physiol. 2001;91:2471-8.

8. Langevin HM, Churchill DL, Cipolla MJ. Mechanical signaling through connective tissue: a mechanism for the therapeutic effect of acupuncture. FASEB Journal: Offi cial Publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology. 2001;15:2275-82.

9. Vickers AJ, Rees RW, Zollman CE, McCarney R, Smith CM, Ellis N, et al. Acupuncture for chronic headache in primary care: large, pragmatic, randomized trial. BMJ. 2004;328:744.

10. Brinkhaus B, Witt CM, Jena S, Linde K, Streng A, Wagenpfeil S, et al. Acupuncture in patients with chronic low back pain: a randomized controlled trial. Arch Intern Med. 2006;166:450-7.

11. Melchart D, Streng A, Hoppe A, Brinkhaus B, Witt C, Wagenpfeil S, et al. Acupuncture in patients with tension-type headache: randomised controlled trial. BMJ. 2005;331:376-82.

12. Scharf H P, Mansmann U, Streitberger K, Witte S, Kramer J, Maier C, et al. Acupuncture and knee osteoarthritis: a three-armed randomized trial. Ann Intern Med . 2006;145:12-20.

13. Trinh K V, Phillips SD, Ho E, Damsma K. Acupuncture for the alleviation of lateral epicondyle pain: a systematic review. Rheumatology. 2004;43:1085-90.

14. Vas J, Méndez C, Perea-Milla E, Vega E, Panadero MD, León JM, et al. Acupuncture as a complementary therapy to the pharma-cological treatment of osteoarthritis of the knee: randomised controlled trial. BMJ. 2004;329:1216.

15. Manheimer E, White A, Berman B, Forys K, Ernst E. Meta-analy-sis: acupuncture for low back pain. Ann Intern Med . 2005;142: 651-63.

16. Deluze C, Bosia L, Zirbs A, Chantraine A, Vischer TL. Electro-acupuncture in fi bromyalgia: results of a controlled trial. BMJ. 1992;305:1249-52.

17. White P, Lewith G, Prescott P, Conway J. Acupuncture versus placebo for the treatment of chronic mechanical neck pain. A randomized, controlled trial. Ann Intern Med . 2004;141:911-9.

18. Wang L, Zhao W, Yu J, Qi YC. Vitamin K acupuncture point in-jection for severe primary dysmenorrhea: an international pi-lot study. Med Gen Med. 2004;6:45.

19. MacPherson H, White A, Cummings M, Jobst K, Rose K, Niemt-zow R. Standards for Reporting Interventions in Controlled Trials of Acupuncture: The STRICTA recommendations. Acu-punct Med. 2002;20:22-5.

 

Palabras clave: Acupuntura; Dolor intratable; Terapia combinada; Resultados del tratamiento ,

 

Descargar articulo pdf

 

__Articulos relacionados
Referentes a Acupuntura; Dolor intratable; Terapia combinada; Resultados del tratamiento:

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad