-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
-- > Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Oct]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Feb]
-- Num 1 [Ene]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 15 > Num 8 > Articulo 588    
     
Nota clínica  

 

Aplicación del bloqueo del ganglio estrellado en el tratamiento de dos pacientes con angina refractaria crónica.

Autores: Papa de la Rosa , M P ; Fiandra , D ; Muzetti , J ;

Codigo de referencia de este contenido:
Muzetti , J ; Fiandra , D ; Papa de la Rosa , M P ; :Aplicación del bloqueo del ganglio estrellado en el tratamiento de dos pacientes con angina refractaria crónica. Rev Soc Esp Dolor 15 (2008);8 :0 - 0
 

 

_Servicios

 

SUMMARY Objective: Evaluation and follow-up of two patients whom Stellate Ganglion Blockade (SGB) Technique was performed to treat chronic refractory angina. Clinical cases: We analyzed during a year period two patients with refractory angina despite optimal medication who underwent repeated Stellate Ganglion Block under fluoroscopic guidance by left anterior approach. We recorded the presence or absence of chest pain and the number of antiangina medications pre and post-treatment. Both patients achieve pain relief without complications. The period of complete pain relief was 2 and 3 months for each patient. SGB was repeated when angina returned. Conclusions: Temporal sympathectomy may provide a safe and effective option in patients with angina pectoris that is refractory to optimal medication and revascularization as part of holistic care. Continuous fluoroscopy monitoring may also prevent serious complications. Key words: Stellate ganglion block, refractory angina, sympathetic block. RESUMEN Objetivo: Evaluación y seguimiento de dos pacientes a los que se les realizó la técnica del Bloqueo del Ganglio Estrellado (BGE) como tratamiento del angor refractario. Casos clínicos: Se controla durante un período de 12 meses la evolución de dos pacientes con angina crónica refractaria a los que se les realizó la técnica de BGE por abordaje anterior izquierdo bajo fluoroscopía. Durante el control evolutivo se registraron la aparición de episodios anginosos y su relación con la actividad diaria así como el incremento en el uso de medicación antiisquémica. En ambos casos se logró remisión de la sintomatología sin constatarse complicaciones, permaneciendo libres de síntomas entre 2 y 3 meses, reiterándose el procedimiento ante la aparición de dolor precordial al esfuerzo. Conclusión: La simpatectomía temporal aparece como una opción efectiva, bien tolerada y de bajo riesgo en pacientes ambulatorios con angina refractaria a tratamiento médico y revascularización, aplicada en el marco de un tratamiento de Cuidado Integral Cardiovascular. Palabras clave: Bloqueo de ganglio estrellado, Angina Refractaria, Bloqueo Simpático. Introducción Se presentan los datos observacionales surgidos del seguimiento clínico durante 12 meses de dos pacientes con angor refractario al tratamiento médico y de revascularización miocárdica tratados con simpatectomía temporal por BGE izquierdo lográndose control de la sintomatología dolorosa y franca mejoría de la calidad de vida de ambos pacientes. Objetivos Evaluación clínica de la efectividad de la simpaticolisis transitoria reiterada en lograr alivio del dolor en dos pacientes con angina sin posibilidad de revascularización coronaria y bajo medidas farmacológicas óptimas en los cuales se utilizó el BGE como coadyuvante del tratamiento antianginoso (1,2). Casos clínicos Para la revisión de estos casos se solicitó la aprobación del Comité de Ética del Instituto Nacional de Cirugía Cardiaca. 1. NG, 52 años, sexo femenino. En 1993 se efectuó una Cineangiocoronariografía por angor estable, comprobándose una oclusión de la Coronaria Derecha, Permaneció con tratamiento médico. En el 2004 se le efectuó un bypass venoso aislado a Coronaria Derecha, persistió con angor estable desde entonces. En el año 2007 fue estudiada nuevamente por angor. La Coronariografía mostró el by-pass venoso permeable y sin lesiones con contractilidad global y segmentaria conservadas. Ante la persistencia de la sintomatología anginosa estando bajo tratamiento médico en base a Acido Acetil Salicílico, Nitratos, Estatinas y Betabloqueantes, se plantea realizar un BGE. Previo a la realización del procedimiento se suspendieron Antiagregantes por 7 días y se administró Heparina de Bajo Peso Molecular que se suspendió 24 horas antes del mismo. Se obtuvo el Consentimiento Informado. Se cateterizó vía venosa periférica y se monitorizó con Oxímetro de pulso, Frecuencia Cardiaca (FC), Electrocardiograma (ECG) y Presión Arterial (PA) no invasiva, con los elementos necesarios para Reanimación Cardiopulmonar (RCP) disponibles. Con el paciente en decúbito dorsal, realizamos el abordaje anterior paratraqueal izquierdo (3). Utilizando vista fluoroscópica antero-posterior se localizó el cuerpo vertebral de C6 y se identificó por palpación el tubérculo de Chassaignac (Fig. 1). Se utilizó una aguja calibre 22 G, de bisel corto y 4-5 cm de longitud y se realizó la punción retirando el paquete vásculo nervioso del cuello. Esta maniobra se realizó bajo visión fluoroscópica intermitente de modo de asegurar la correcta posición aguja por vista antero-posterior y lateral a nivel del tubérculo de C6. Se administraron 2-3 ml de contraste no iónico (Iopamidol 300 mg /ml) bajo visión fluoroscópica luego de aspiración negativa para sangre o Líquido Céfalo Raquídeo. Luego de realizar una dosis test con 0.5 ml de solución de Lidocaína al 1% se administra una solución con partes iguales de Bupivacaína al 0.5% y Lidocaína al 2% con un volumen total de 15 ml (2) (4), en forma fraccionada (2-3 ml) precedidas siempre de aspiraciones negativas. Inmediatamente luego de finalizada la inyección, la paciente se colocó semisentada para lograr mayor difusión del Anestésico Local (AL) a las estructuras torácicas. Posteriormente, permaneció monitorizada en el área de recuperación por 60 minutos, siendo dada de alta con signos vitales estables. Continuó sin angor por 3 meses retornando a sus actividades habituales. Se reitera el bloqueo ante la aparición de angor al esfuerzo, permaneciendo asintomática hasta el momento actual. 2. P.T. Sesenta y seis años. Sexo femenino. En 1997 se efectuó una revascularización miocárdica por lesiones múltiples de tres vasos. En el año 2003 fue revalorada desde el punto de vista angiográfico por angor inestable, comprobándose lesión severa del by pass venoso a primera Diagonal, efectuándose angioplastia. En el año 2005 se comprobó una nueva reestenosis del By-pass, por lo cuál se efectuó angioplastia con colocación de un stent liberador de droga. En el año 2007 fue necesario efectuar un nuevo cateterismo cardíaco por angor refractario. Se comprobó un buen resultado angiográfico de la zona tratada por el stent liberador de droga así como funcionalidad ventricular conservada. Medicada con Betabloqueantes, Heparina, Nitratos y Antiagregantes Plaquetarios, vuelve a presentar angor a mínimos esfuerzos por lo que se procedió a efectuar un BGE bajo las mismas condiciones que en el caso previo. Se obtuvo remisión total de los síntomas por 2 meses, debiéndose reiterar el mismo en 2 oportunidades en los que reapareció angor clase funcional lI con incremento concomitante en el uso de nitritos sublinguales. Discusión Existe un número creciente de pacientes que presentan síntomas anginosos severos pese a terapia óptima medicamentosa en coronarias no susceptibles de revascularización. Esto dio lugar a un nuevo surgimiento del interés en la técnica del BGE para el angor refractario, la cual actualmente integra programas para el control del dolor en centros de tratamiento especializados en esta patología (1). En nuestro caso los pacientes fueron evaluados con el Cardiólogo responsable de su seguimiento y decidido el tratamiento en conjunto. Ambos pacientes presentaban, aún bajo tratamiento farmacológico óptimo, reapareció angor clase funcional II con episodios de dolor precordial en reposo, cuya intensidad medida por la Escala Visual Análoga (EVA) era 8/10, que ceden con la administración de nitritos sublinguales. Con respecto al seguimiento, este se realizó durante 12 meses. En ese período se controló la frecuencia de aparición de los episodios anginosos, su intensidad y la necesidad de medicación anti isquémica. Luego del BGE se logró la remisión completa de la angina por 3 meses en el primer caso y 2 meses en el segundo. Durante el período libre de síntomas los pacientes no utilizaron Nitritos sublinguales y retornaron gradualmente a su actividad diaria habitual. Dado que el dolor es una experiencia emocional subjetiva cuyas modificaciones son notoriamente difíciles de cuantificar, para los propósitos de este trabajo registramos la presencia o ausencia de dolor post-tratamiento con la consiguiente utilización de nitritos para su alivio. El BGE se reiteró cuando reaparecieron los síntomas dolorosos al esfuerzo, con la consiguiente repercusión negativa en la calidad de vida y aumento del consumo de medicación anti anginosa. En ambos casos fueron descartados por medio de ECG y Enzimograma Cardíaco elementos de isquemia aguda así como signos clínicos y radiológicos de Falla Cardíaca. Se acepta que el Sistema Nervioso Simpático (SNS) es responsable de la transmisión del dolor anginoso del miocardio isquémico al Sistema Nervioso Central (SNC). A pesar de que el desencadenante preciso para la activación de las aferencias simpáticas se desconoce, la isquemia miocárdica se asocia con la liberación de multiples sustancias químicas excitatorias (adenosina y bradiquiquinina) que son activadores de las terminales simpáticas. Al bloquear la transmisión nociceptiva temporalmente con AL es esperable el alivio de la sintomatología dolorosa. El hecho de que este alivio se prolongue más allá del período de acción de los AL como se ve en estos 2 pacientes, se ha explicado por el fenómeno de down regulation de vías hiperalgésicas (1,2). La sensibilización central ha sido también demostrada a nivel visceral (5). La simpatectomía temporal revertiría estos mecanismos y provocaría una recuperación funcional del SNS. En los casos presentados no se registraron complicaciones. Se comprobó en ambos un Sindrome de Claude Bernard Horner así como ingurgitación venosa de la extremidad superior homolateral que son signos de interrupción de la inervación simpática de la cabeza y miembro superior (4). Se controlaron P A, Pulso, FC y ECG post bloqueo, los cuales no experimentaron cambios significativos. Las complicaciones más frecuentes aparecen por difusión del AL hacia estructuras nerviosas cercanas (disfonía, parálisis diafragmática temporal, etc.). Las más temidas son la inyección intraespinal y las convulsiones secundarias a inyección intravascular. La inyección en el espacio subaracnoideo resulta en bloqueo espinal pudiendo requerir asistencia respiratoria y sedación hasta la recuperación del evento. Se describen convulsiones por inyección intraarterial (vertebral o carótida) aún luego de test de aspiración negativa con la administración de 1 ml de Lidocaína al 1% (6). Además de la toxicidad por inyección intra arterial directa, los niveles de AL pueden elevarse por la masa administrada en un área muy vascularizada, Wulf y col (7) midieron los niveles plasmáticos de Bupivacaína luego de administrar 10 ml al 0.5% para el BGE y comprobaron niveles superiores al rango de toxicidad en el SNC (2 microgramos/ml) en 3 de 11 pacientes. Con respecto a la Lidocaína, luego de administrar volúmenes iguales (6ml) al 1% a nivel del GE, espacio epidural y nervio intercostal, se vieron niveles de concentración más altos (1.65±0.21 microgramos/ml) y alcanzados en menor tiempo (3 minutos) en los pacientes en los que se realizó BGE que en los otros 2 grupos (8). En estudios realizados en animales se vio que la disminución en el tono simpático luego del BGE izquierdo puede reducir la contractilidad en la pared pósterobasal del Ventrículo Izquierdo sin producirse alteraciones en el Gasto Cardíaco. (9). No contamos con Ecocardiograma post BGE, aunque los estudios hemodinámicos realizados en pacientes sanos no han podido demostrar efectos clínicos deletéreos en la función ventricular (10). Incluso en presencia de enfermedad coronaria posiblemente los efectos del BGE sean beneficiosos al atenuar la vasoconstricción postestenótica y disminuir la demanda de Oxígeno del miocardio. El uso de fluoroscopía continua en el BGE permitió prevenir la inyección inadvertida intravascular o intratecal de AL, al ver el flujo del contraste y su distribución en tiempo real, minimizando las complicaciones descritas. Con respecto al volumen y tipo anestésico local administrado, hay acuerdo que para el bloqueo de las vísceras torácicas por abordaje anterior en C6 son necesarios de 15 a 20 ml (3). Tanto Lidocaína, como Bupivacaína o Ropivacaína solas o formando mezclas 50-50 %, se han utilizado con éxito. Utilizamos el volumen validado por Moore (2) en una serie de 227 bloqueos empleados en un programa de tratamiento de la angina refractaria que alcanzaría una extensión caudal suficiente para el bloqueo de los ganglios torácicos superiores. Conclusiones Los datos observacionales presentados se suman a la evidencia que surge de estudios prospectivos ya publicados. La simpatectomía temporal aparece como una opción efectiva, bien tolerada y de bajo riesgo para mejorar la calidad de vida de estos pacientes sin claras opciones de tratamiento. Es importante señalar que la técnica debe ser incluida en un plan de Tratamiento Integral Cardiovascular que debe continuar luego de la simpatectomía. La información disponible sugiere que estos tratamientos no modifican la mortalidad de causa cardíaca siendo la propuesta futura continuar con la implementación del BGE en el marco de estudios prospectivos y controlados en este grupo de pacientes así como comparar la utilidad del BGE con otras tratamientos para el angor refractario como neuromodulación o técnicas de ablación por radiofrecuencia. Agradecimientos Los autores agradecen al los Dres. Juan Riva Fortunato y Alfredo Fiandra por su colaboración. Bibliografía 1. Chester M, Hammond C, Leach A. Long-term benefits of stellate ganglion block in severe chronic refractory angina. Pain 2000; 87: 103-105. 2. Moore R, Groves D, Hammond C et al. Temporary Sympathectomy in the Treatment of Chronic Refractory Angina. J of Pain Sym Manag 2005, 30: 183-191. 3. Raj PP, Anderson S. Interventional Pain Management. Filadelfia 2ª edición: W. B. Saunders Company 2001, 363-372. 4. Freire E, Camba M. Técnicas e indicaciones del bloqueo del ganglio estrellado para el tratamiento del dolor. Rev Soc Esp Dolor 2002; 9: 328-337. 5. Cervero F, Laird JMA, Pozo MA. Selective changes of receptive field properties of spinal nociceptive neurons induced by visceral noxious stimulation in the cat. Pain 1992; 51: 335-342. 6. Mahli A, Coskun D, Akcali T. Aetiology of convulsions due to stellate ganglion block: a review and report of two cases. Eur J Anaesth 2002, 19: 376-380. 7. Wulf H, Maier C, Schele H, et al. Plasma concentration of bupivacaine after stellate ganglion blockade. Anesfh Analg 1991; 4: 546. 8. Yokoyama M, Mizobuchi S, Nakatsuka H. Comparison of plasma lidocaine concentrations after injection of a fixed small volume in the stellate ganglion, the lumbar epidural space or a single intercostal nerve. Anesth Analg 1998, 87: 112-115. 9. Schlack W, Schafer S, Thamer V. Left Stellate Ganglion Block impairs left ventricular function. Anesth Analg 1994; 79: 1082-1088. 10. Yokoyama K, Sugiyama K. Hemodynamic effects of stellate ganglion block: Analysis using a model of aortic input impedance. Can J Anaesth 2002; 49: 887-888.

 

Palabras clave: Bloqueo de ganglio estrellado, Angina Refractaria, Bloqueo Simpático ,

 

Descargar articulo pdf

 

__Articulos relacionados
Referentes a Bloqueo de ganglio estrellado, Angina Refractaria, Bloqueo Simpático:

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad