-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
-- > Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Sep]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 14 > Num 8 > Articulo 522    
     
Original  

 

Efectos de duloxetina y amitriptilina en el dolor neuropático: estudio en 180 casos.

Autores: Cánovas , L ; Modo , G ; Castro , M ; Mouriz A , L ; Centeno , J ; Calvo , T ;

Codigo de referencia de este contenido:
Calvo , T ; Centeno , J ; Mouriz A , L ; Castro , M ; Modo , G ; Cánovas , L ; :Efectos de duloxetina y amitriptilina en el dolor neuropático: estudio en 180 casos. Rev Soc Esp Dolor 14 (2007);8 :568 - 573
 

 

_Servicios

 

INTRODUCCIÓN

El dolor neuropático es un síndrome doloroso complejo que agrupa a numerosas enfermedades, mecanismos fisiopatológicos, topografías y manifestaciones clínicas (1), siendo muy frecuente en la práctica clínica, se calcula que un 6% de la población sufre dolor neuropático (2). Puede definirse como un dolor anormal, producido en alguna parte del cuerpo, en donde los impulsos nerviosos aferentes, a nivel del SNC o periférico han sido completa o parcialmente interrumpidos (3).

Los neurotransmisores, noradrenalina y serotoni-na, han sido implicados como moduladores, de las vías descendentes, inhibidoras de la transmisión dolorosa (4,5). En estados de dolor patológico, este mecanismo endógeno, inhibitorio del dolor, sufre una disfunción, lo que puede contribuir a una sensibilización central e hiperexcitabilidad espinal y supraespi-nal, que es característica del dolor neuropático (6).

En este sentido, los antidepresivos inhibidores de la recaptación de noradrenalina y serotonina, han sido utilizados con éxito en el tratamiento de estos cuadros dolorosos (7). Amitriptilina, antidepresivo tricíclico, ha demostrado su efecto analgésico en varios cuadros de dolor neuropático (8-10). Duloxetina, antidepresivo de acción dual, inhibe de forma simultánea y desde las concentraciones más bajas, la recaptación de noradrenalina y serotonina (7.5/0.8, r: 9) (11,12), de forma muy parecida a los tricíclicos. Sin embargo, a diferencia de los tricíclicos, no es capaz de bloquear otros receptores para neurotrans-misores muscarínicos colinérgicos, histamínicos del subtipo 1 y a adrenérgicos, que son los responsables de los efectos clásicos indeseables de estos fármacos. Duloxetina ha resultado eficaz en el alivio del dolor neuropático periférico diabético, en varios ensayos clínicos, con una incidencia inferior de efectos indeseables. En comparación con placebo, dosis de 60 a 120 mg de duloxetina han aliviado el dolor de forma significativa (p<0.001) (13) y en relación con terapia habitual 60 mg de duloxetina han tenido una incidencia significativamente inferior (p<0.05) de efectos indeseables que venlafaxina, gabapentina o amitriptilina (14).

El objetivo de este estudio fue valorar la eficacia analgésica y la tolerabilidad de duloxetina, frente a amitriptilina, en otros cuadros de dolor neuropático, diferentes al dolor neuropático periférico diabético, con el fin de valorar su incorporación al arsenal terapéutico de este síndrome doloroso tan complejo.

MATERIAL Y MÉTODOS

Tras la aprobación del comité ético del hospital y el consentimiento por parte de los pacientes, se realizó un estudio prospectivo, randomizado, en 180 pacientes, diagnosticados de dolor neuropático, durante un periodo de 3 meses. Se excluyeron del estudio los pacientes con ansiedad generalizada y depresión y aquellos con dolor neuropático periférico diabético. Se dividieron, aleatoriamente, en 3 grupos (Tabla I):

Grupo A (n=60; recibieron 30 mg de duloxetina con la cena, con incremento a los 3 días a 60 mg, y posteriores incrementos semanales de 30 mg. hasta alivio del dolor o intolerancia). Grupo B (n=60; recibieron 60 mg de duloxetina con la cena, con incrementos semanales de 30 mg, hasta alivio del dolor o intolerancia). Grupo C (n=60; recibieron 10mg de amitriptilina con la noche, si la edad era mayor o igual a 60 años y 25 mg si estaban por debajo de esa edad, con incrementos semanales de 25 mg hasta alivio del dolor o intolerancia).

Las variables estudiadas fueron:

1. Edad.

2. Diagnóstico.

3. Duración e intensidad del dolor (la intensidad de dolor fue medida con la Escala Analógica visual, EVA, donde 0 se correspondió con “ausencia de dolor” y 10 con el “peor dolor posible”.

4. Eficacia analgésica (EVA).

5. Tiempo de alivio del dolor.

6. Dosis media analgésica.

7. Efectos indeseables: Incidencia (%), Duración (días) e Intensidad (leve, moderada, severa).

8. Satisfacción del paciente.

Los pacientes fueron evaluados a la semana, 15 días, mes y 3 meses de comenzar el tratamiento. El estudio estadístico se realizó mediante el programa SPSS 14.0 para Windows, se trabajó con una fiabili-dad del 95%. Se utilizaron la t de Student para la comparación de medias y una prueba binomial simple para la comparación de proporciones.

RESULTADOS

La edad media, en años, de los pacientes del estudio fue A: 54 ± 22, B: 59 ± 27 y C: 60 ± 29, con un intervalo de edades entre 42 y 86 años. No hubo diferencias significativas en la duración del dolor de los tres grupos: A 32 ± 11 días, B: 34 ± 12 días y C: 30 ± 16 días.

Los cuadros dolorosos estudiados fueron: radicu-lopatía lumbar (45%), radiculopatía cervical (23%), neuralgia postherpética (11.5%), neuralgia del trigémino (10%), síndrome de dolor regional complejo tipo I (5 %), y dolor neuropático postcirugía (5.5%). Los EVA de los 3 grupos, en la visita basal y en las sucesivas revisiones, se representan en la Tabla II. En los pacientes tratados con duloxetina se observó, en la primera y segunda revisión, una reducción del dolor significativamente superior (p<0.05) respecto a los tratados con amitriptilina. El cuadro doloroso no influyó en estos resultados (Tabla III). Al mes y a los tres meses ambos fármacos aliviaron el dolor de forma significativa.

El tiempo de aparición del efecto analgésico y las dosis medias de fármaco consumidas en los diferentes grupos, se representan en la Tabla IV El alivio del dolor se inició más precozmente en los pacientes tratados con duloxetina (p<0.05), respecto a los tratados con amitriptilina.

La incidencia de efectos indeseables, la duración y la intensidad de los mismos fue superior en el grupo amitriptilina, frente a duloxetina (Tablas V, VI, VII), inferior en todos los casos al 15%. En los pacientes del grupo A, la incidencia de efectos indeseables fue significativamente inferior y de intensidad leve en todos los casos. Un paciente del grupo B fue retirado del estudio por una reacción alérgica (edemas generalizados) a las 48h de inicio del consumo del fármaco. Ningún otro paciente se retiró del estudio. Los efectos indeseables se consideraron dosis dependiente.

La satisfacción personal fue excelente/buena en el 95.6% de los pacientes de los grupos A y B y en el 78,6 % de los pacientes del grupo C.

DISCUSIÓN

Los antidepresivos han sido utilizados, como fármacos de primera línea, en el tratamiento de diferentes cuadros de dolor neuropático (15-17).

Aumentan la transmisión de NE y 5HT, en el cerebro y la médula espinal, mediante el bloqueo de su recaptación, por lo que se piensa que sus efectos analgésicos, en las vías medulares y supramedulares, son independientes de los efectos antidepresivos centrales (18). En este sentido, duloxetina y amitriptilina inhiben la recaptación NE/5HT en una proporción similar (11, 12).

Duloxetina normalizó el umbral de dolor en varios modelos preclínicos de dolor neuropático e inflamatorio, y atenuó el comportamiento doloroso en un modelo de dolor persistente (19). También redujo la severidad de síntomas dolorosos en pacientes con depresión (20), fibromialgia (21) y ha sido eficaz en el tratamiento del dolor neuropático periférico diabético (DNPD) (13,14,17). La FDA ha establecido su seguridad y eficacia en el tratamiento del DNPD, a diferencia de amitriptilina, por motivos de seguridad y tolerabilidad, a pesar de haber demostrado su efecto analgésico en este cuadro doloroso (9,16).

La acción analgésica de duloxetina se evidenció, de forma significativa, desde la primera semana de tratamiento (13), a diferencia de amitriptilina cuyo inicio fue posterior (22).

Podemos considerar su efecto analgésico independiente de su efecto sobre el estado de ánimo, puesto que este se inicia desde los primeros días de tratamiento, y no es necesario un periodo de latencia de 2-3 semanas, como es típico con el efecto antidepresivo (23). Además en este estudio fueron excluidos aquellos pacientes que tenían antecedentes de depresión y trastornos de ansiedad.

La dosis analgésica de duloxetina en este estudio, coincide con la de otros estudios de dolor neuropático (13,14), y aunque la dosis analgésica recomendada es de 60 mg, puesto que no se ha demostrado que dosis mayores incrementen la eficacia analgésica, la gran variabilidad interindividual en los niveles plasmáticos de duloxetina podría hacer necesario, en ocasiones, incrementar progresivamente la dosis hasta 90 o 120 mg.

Los efectos indeseables de duloxetina fueron menores en cuanto a incidencia, intensidad y duración que los de amitriptilina. Esto fue debido a que duloxetina no es capaz de bloquear otros receptores para neurotransmisores como los muscarínicos, responsables de la sequedad de boca y del estreñimiento. Tampoco duloxetina bloquea los receptores histaminérgicos del subtipo 1, con lo que este fármaco, también está desprovisto de la inducción de sedación. Tampoco bloquea receptores adrenérgi-cos, con lo que la posibilidad de inducir hipotensión ortostática es escasa. Sin embargo duloxetina sí posee los efectos clásicos indeseables de los inhibidores de la recaptación de serotonina, como las náuseas (24).

En nuestro estudio la incidencia de náuseas con duloxetina fue superior a amitriptilina, pero sin diferencias significativas, e inferior a la de otros estudios con duloxetina, resultado que atribuimos a: inicio del tratamiento con dosis bajas de duloxetina, dosis analgésicas utilizadas en el límite inferior a las publicadas y consumo del fármaco con los alimentos (14).

La duración de los efectos secundarios asociados a duloxetina, así como la intensidad de los mismos, coincide con los publicados en otros estudios (17,24-26).

Concluimos que en este estudio, ambos fármacos fueron eficaces en el tratamiento del dolor neuropático. Duloxetina, sin embargo, presentó como ventajas, un menor tiempo de inicio del efecto analgésico y una menor incidencia de efectos indeseables, que se minimizaron, significativamente, con dosis iniciales de 30 mg. El perfil de los efectos secundarios, asociados a duloxetina, fue ventajoso en relación al tipo de pacientes, con edad avanzada y patología previa.

Se puede considerar la duloxetina como un fármaco analgésico, por la precocidad de este efecto, con propiedades antidepresivas, que se puede incorporar al arsenal terapéutico del dolor neuropático, aunque son necesarios más estudios, con un mayor número de pacientes dentro de cada cuadro doloroso.

CORRESPONDENCIA

Luz Cánovas Martínez

Julia Minguillón, 40

Ourense 32002

e-mail: lcanovas@mj.e.telefonica.net.

Teléfono: 609606868

Fax 988239704.

Financiación: Ninguna

Conflictos de interes: No declarados

BIBLIOGRAFÍA

1. Martínez Salió A, Porta Etessam J, Berbel García A, García Morales I, de la Peña Mayor P, Vicente Fatela L. Fármacos antiepilépticos y dolor neuropático. Rev Neurol 2001; 32: 345-350.

2. A treatment algorithm for neuropathic pain. Namaka M, Gramlich CR, Ruhlen D, MMelanson M, Sutton I, Major j. Clinical Therapeutics 2004;7: 951-979

3. Dickenson AH. Central acute pain mechanisms. Ann Med 1995; 27: 223-227.

4. Basbaum AI, Fields FJL. Endogenous pain control sys-tems: Brainstem spinal pathways and endorphin cir-cuitry. Annu Rev Neurosci 1984; 7: 309-338.

5. Clark FM, Proudfit HK. The projections of nora-drenergic neurons in the A5 catecholamine cell group to the spinal cord in the rat: anatomical evidence that A5 neurons modulate nociception. Brain Res 1993; 616: 200-210.

6. Coderre TJ, Katz J. Peripheral and central hyperexci-tability: Differential signs and symptoms in persistent pain. Behav Brain Sci 1997; 20: 404-419.

7. Lynch ME. Antidepressants as analgesics: A review of randomized controlled triáis. J Psychiatry Neurosci 2001; 26: 30-36.

8. Watson C, Evans R, Reed K. Amitryptiline versus placebo in postherpetic neuralgia. Neurology 1982; 32: 671-673.

9. Max M, Lynch S, muir J, Schoaf S, Smoller B, Dub-ner R. Effects of desipramine, amitrytiline and fluoxe-tine on pain in diabetic neuropathy. N Engl J Med 1992; 326: 1250-1256.

10. Koper BS. Amitryptiline in the treatment of thalamic pain. South Med J 1986; 79: 759-761.

11. Bauer M, Moller HJ, Schneider E. Duloxetine: a new selective and dual-acting antidepressant. Expert Opin Pharmacother 2006; 7: 421-427.

12. Westanmo AD, Gayken J, Haight R. Duloxetine: a bal-anced and selective norepinphrine and se inhibitor. Am J Health Syst Pharm 2005; 62: 2481-2490.

13. Raskin J, Pritchett YL, Wang F et al. A double-blind, randomized multicenter trial comparing duloxetine with placebo in the management of diabetic peripheral neurophatic pain. Pain Med 2005; 6: 346-356.

14. Raskin J, Smith T, Wong K et al. Duloxetine versus routine care in the long-term management of diabetic peripheral neurophatic pain. J Palliat Med 2006; 9: 29-40.

15. Joss JD. Tricyclic antidepressant use in diabetic neu-rophaty. Ann Pharmacother 1999; 33: 996-1000.

16. Max MB, Culnane M, Schafer SC, et al. Amitriptyline relieves diabetic neurophaty pain in patients with normal or depressed mood. Neurology 1987; 37: 589-596.

17. Raskin MD, Wang F, Pritchett Y, Goldstein D. Duloxetine for patients diabetic peripheral neurophatic pain: A 6-month open-label safety study. Pain Med 2006; 7: 373-385.

18. Bymaster FP, Lee TC, Knadler MP, Detke MJ, Iyengar S. Curr Pharm Des 2005; 11: 1475-1493.

19. Iyengar S. Webster AA, Hemrick-Luecke SK, Xu JY Simmons RMA. Efficacy of duloxetine, a potent and balanced serotonin-norepinephrine inhibitor in persistent pain models in rats. J Pharmacol Exp Ther 2004; 311: 576-584.

20. Brannan SK, Mallinckrodt CH, Brown EB, et al. duloxetine 60mg once-daily in the treatment of painful physical symptoms in patients with major depressive disorder. J Psychiatr Res 2005; 39: 43-53.

21. Arnold LM, Lu Y, Crofford LJ, et al. A dduble blind multicenter trial comparing duloxetine with placebo in the treatment of fibromyalgia patients with or without major depressive disorder. Arthritis Rheum 2004; 50: 2974-2984.

22. Morello CM, Leckband SG, Stoner CP, Moorhouse DF, Sahagian GA. Randomized double-blind study comparing the efficacy of gabapentin with amitripti-lyne on diabetic peripheral neuropathy pain. Arch In-tern Med 1999; 159: 1931-1937.

23. Goldstein DJ, Mallinckrodt C, Lu Y, Demitrack MA. Duloxetine in the treatment of major depressive disorder: a double-blind clinical triáis. J Clin Psychiatry 2002; 63: 225-231.

24. Wernicke JF, Gahimer J, Yalcin I, Wulster-Radcliffe M, Viktrup L. Safety and adverse event prof duloxetine. Expert Opin Drug Saf, 2005; 4: 987-993.

25. Goldstein DJ, Lu Y, Detke MJ, Lee TC, Iyengar S. Duloxetine vs placebo in patients with painful diabetic neuropathy. Pain 2005; 116: 109-118.

26. Perahia DG, Pritchett YL, Desaiah D, Raskin J. Efficacy of duloxetine in painful symptoms: an analgesic or antidepressant effect?. Int Clin Psychopharmacol 2006; 21: 311-317.

 

Palabras clave: duloxetina, amitriptilina, antidepresivos, dolor neuropático, efectos indeseables ,

 

Descargar articulo pdf

 

__Articulos relacionados
Referentes a duloxetina, amitriptilina, antidepresivos, dolor neuropático, efectos indeseables:

< Artículo anterior
Estudio Observacional sobre el dolor postoperatorio leve o moderado desde el punto de vista del anestesiólogo en España. PATHOS

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad