-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
-- Num 8 [Nov]
-- > Num 7 [Oct]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 13 > Num 7 > Articulo 458    
     
Nota clínica  

 

Síndrome de Horner y bloqueo del plexo braquial ipsilateral en un caso de analgesia epidural para el trabajo del parto.

Autores: Avellanosa , J ; Vera , J ; Morillas , P ; Gredilla , E ; Gilsanz , F ;

Codigo de referencia de este contenido:
Gilsanz , F ; Gredilla , E ; Morillas , P ; Vera , J ; Avellanosa , J ; :Síndrome de Horner y bloqueo del plexo braquial ipsilateral en un caso de analgesia epidural para el trabajo del parto. Rev Soc Esp Dolor 13 (2006);7 :481 - 484
 

 

_Servicios

 

INTRODUCCIÓN

El Síndrome de Horner es el resultado de un bloqueo alto de las fibras simpáticas (C8-T1) a nivel central o periférico, pudiendo encontrar fibras procedentes de T1 a T3 que hacen sinapsis en el ganglio cervical; se manifiesta por ptosis (parálisis músculo de Muller), miosis (parálisis del músculo dilatador del iris), con respuesta normal a la luz, enoftalmos por efecto visual de la ptosis, anhidrosis por de-nervación de las fibras sudomotoras y vasodilatación con enrojecimiento por pérdida del control vasomotor.

La anestesia y analgesia epidural, considerado una técnica segura, se utiliza ampliamente en la actualidad para procedimientos obstétricos, ortopédicos, de cirugía general y para control postoperatorio del dolor; sin embargo, no está exenta de complicaciones entre las cuales encontramos el Síndrome de Horner (1-3). El primer caso descrito fue en 1.972 por Kepes et al (4). No existen estudios recientes sobre la incidencia, encontrando que Clayton (5) observó unos valores del 1,3% de Síndrome de Horner en analgesia para trabajo de parto y del 4% en anestesia para cesárea electiva. Se ha observado una mayor incidencia en gestantes como consecuencia de sus modificaciones ana-tomo-fisiológicas (6). Existen descritos en la literatura varios casos de Síndrome de Horner asociado a analgesia epidural para el trabajo de parto, pero hasta la fecha sólo dos casos presentaban asociado un bloqueo del plexo bra-quial ipsilateral (7-8).

 

CASO CLÍNICO

Gestante de 23 años, primípara, de 66 Kg. de peso y 162 cm. de altura, que ingresa en la semana 35 de una gestación gemelar en situación cefálica y transversa, y que solicita analgesia epidural por dolor en el trabajo del parto. Como AP: NRAMC, no enfermedades médicas de interés, parálisis facial derecha. Se revisó la historia clínica y la analítica de la gestante y tras comprobar que no existía contraindicación para este tipo de analgesia, y obtener el consentimiento informado por parte de la paciente se llevó a cabo la anestesia epidural. El grado de dilatación cervical de la paciente era de un Bishop de 6. Se realizó punción única con aguja de Tuohy 18G (BraunR) a nivel de L4-L5 con la paciente en sedestación y sin girar la aguja se colocó un catéter de 20G tras identificación del espacio epidural. Se administra dosis test de 3 ml de bupivacaína 0’25% con adrenalina 1/200.000 sin incidencias. Posteriormente se administra una dosis inicial en bolo de ropivacaína 0,2% 8 ml y 50 yig de fentanilo. Asimismo se inició una perfusión de ropivacaína a 0,125% y fentanilo a 1,2 pig/ml a 10 mg/h más PCA con bolos de 10 mg, con un intervalo de bloqueo de 30 min. Tras cuatro horas de perfusión, la paciente alcanza dilatación completa y pasa a quirófano para realizar prueba de parto. Allí se administró una dosis de refuerzo por vía epidural con 10 ml de ropivacaína 0,5% y fentanilo 2 pig/ml. El expulsivo de ambos gemelos fue espontáneo; ambos neonatos presentaron un Apgar al minuto y a los 5 minutos de 9, con un pH venoso de 7,36, realizándose maniobra de Kristeller en el gemelo, sin observarse complicaciones obstétricas. A los 15 minutos, la paciente comenzó a manifestar un cuadro de disestesias en hemicara derecha y miembro superior derecho, no asociado a inestabilidad hemodinámica. A continuación, estando ya la paciente en la zona de recuperación la paciente refirió bloqueo motor y sensitivo de miembros inferiores asociado a pérdida de fuerza de miembro superior derecho y ptosis palpebral, miosis con ligero enrojecimiento de ojo derecho, siendo diagnosticado como síndrome de Horner. A las 2 h. la paciente había recuperado de forma espontánea la fuerza de la mano así como el bloqueo sensitivo y motor de miembros inferiores, aunque persistía la ptosis palpebral y miosis, desapareciendo a su vez 1 h. después.

 

DISCUSIÓN

La inervación simpática de la cabeza está mediada por fibras que tienen su origen preganglionar entre C8 y T1, pudiendo encontrar fibras procedentes de T1 a T4 que hacen sinapsis en el ganglio cervical (9); estas fibras pasan desde el ganglio cervical inferior al medio y superior, y desde allí, tras decusarse, siguen el recorrido de las arterias carótida interna y externa para inervar el músculo liso y glándulas de la cara y los músculos oculares de Muller y dilatador de la pupila.

El Síndrome de Horner, se debe a una lesión oculosim-pática por bloqueo de las fibras nerviosas a nivel central (hipotálamo, tronco encéfalo y médula cervical) o periférico, pudiendo ser preganglionar (médula cervicotorácia, apex pulmonar, mediastino, región cervical anterior) que es donde actúa la anestesia epidural, o postganglionar (ganglio cervical superior, arteria carótida, base del cráneo, seno cavernoso). Entre las etiologías, podemos encontrar procesos tumorales o traumáticos a nivel central, siringo-mielia, lesiones en el recorrido de las fibras simpáticas antes descrito, y también aunque con menor frecuencia, la anestesia epidural (10-13).

Se han descrito numerosos mecanismos de producción del Síndrome de Horner tras anestesia epidural. Por un lado, la extensión cefálica del anestésico local, puede ser debido a: inyección a mayor velocidad del anestésico, posición del paciente, disminución del espacio epidural (propio de las mujeres embarazadas), y por la mayor sensibilidad de las fibras simpáticas preganglionares (fibras tipo B) a los anestésicos locales (14). En cuanto a la unilateralidad del bloqueo epidural encontramos descritos varios mecanismos posibles:

1-    inyección lenta de anestésicos locales, posición del paciente;

2-    existencia de cambios anatómicos en espacio epi-dural: la plica mediana dorsalis, es una membrana que tabica total o parcialmente el espacio epidural; fue descrita por primera vez por Blomberg (15) tras realizar estudios de epidurografía y epiduroscopia, y posteriormente confirmado por Djurhuus et al y Savolaine et al (16-17);

3-    mala localización de la punta del cateter; esto fue estudiado por Asato y Goto (18), quienes observaron una incidencia del 5,9% de lateralización, concluyendo que la causa más frecuente era la mala ubicación del catéter, ya que estos casos, al ser pun-cionados de nuevo lograban un bloqueo bilateral;

4-    inyección del anestésico en el espacio subdural (19).

Como conclusión, se trata de un proceso que es más frecuente en procedimientos obstétricos debido a los cambios fisiológicos del embarazo (disminución del espacio epidural y aumento de presión en el mismo, mayor sensibilidad a los anestésicos locales por acción de la progeste-rona sobre el sistema nervioso central y periférico (20); su incidencia es muy variable ya que a menudo pasa desapercibido por su escasa sintomatología y por su resolución espontánea sin necesidad de procedimientos diagnósticos ni terapéuticos; sin embargo, conviene tenerlo en cuenta, ya que podría ser indicativo de un bloqueo extenso y estar asociado con inestabilidad hemodinámica.

 

CORRESPONDENCIA:

J. Avellanosa.

E-mail: javellanosa@hotmail.com

 

BIBLIOGRAFÍA

1.    Dahlgren N, Tornebrandt K. Neurological complications after anestesia. A follow-up of 18000 spinal and epidural anesthesias performed over three years. Acta Anaesthesiol Scand 1995; 39: 872-880.

2.    Yuen EC, Layzier RB, Weitz SR, et al. Neurological complications of lumbar epidural anesthesia and analgesia. Neurology 1995; 45:1795-1801.

3.    Day CJ, Shutt LE. Auditory, ocular and facial complications of central neural block. A review of possible mechanisms. Reg Anesth 1996;21:197-201.

4.    Kepes ER, Martinez LR, Pantuck E, et al. Horner´s syndrome following caudal anaesthesia. New York State Journal of Medicine 1972;72:946-947.

5.    Clayton K. The incidence of Horner´s syndrome during lumbar exradural for elective cesarean section and provision of analgesia during labour. Anaesthesia 1983;38:583-5.

6.    De la Calle AB, Marin F, Marenco ML. Horner´s syndrome following epidural analgesia for labor. Rev Esp Anestesiol Reanim . 2004;51:461-4.

7.    Adam JF, Fragment W, Castiel J, Lienhart A. Claude Bernard Horner syndrome and lumbar epidural analgesia. Ann Fr Anesth Reanim 1986;5:74-7.

8.    Holzman RS. Unilateral Horner´s Syndrome and Bra-chial plexus anesthesia during lumbar epidural blockade. J Clin Anesth 2002;14:464-466.

9.    Ray BS, Hinsey JC, Geohegan WA. Observations on the distribution of the sympathetic nerves to the pupil and upper extremity as determined by stimulation of the anterior roots in man. Ann Surg 1943;118:647-655.

10.  Evans JM, Gauci CA, Watkins G. Horner´s syndrome as a complication of lumbar epidural block. Anesthesia 1975;30:744-777.

11.  Sprigge JS. Case report: high sympathetic block with ptosis after lumbar epidural analgesia in an obstetric patient. Anesth Intensive Care 1979;7:182-184.

12.  Mohan J, Potter JM. Pupillary constriction and ptosis following caudal epidural analgesia. Anesthesia 1975;30:769-773.

13.  Carrie Les. Mohan J. Horner´s syndrome following obstetric extradural block. Br J Anaesth 1976;48:611.

14.  Apostolou GA, Zarmakoupis PK, Mastrokopoulos GT. Spread of epidural anestesia and lateral position. Anesth Analg 1981;60:584-586.

15.  Blomberg R: The dorsomedian connective tissue band in the lumbar epidural space of humans: an anatomical study using epiduroscopy in autopsy cases. Anesth Analg 1986;65:747-52.

16.  Djurhuus H, Rasmussen M, Jensen E. Epidural blood patch illustrated by CT-epidurography. Acta Anaes-thesiology Scand 1995;39:613-617.

17.  Savolaine ER, Pandya JB, Greenblatt SH, et al. Anatomy of the human epidural space: New insights using CT-epidurography. Anesthesiogy 1998;68:217-220.

18.  Asato F, Goto F,. Radiographic findings of unilateral epidural block. Anesth Analg 1996;83:519-22.

19.  Anadón MP ,Zaballos N, Rubio C, et al. Consideraciones sobre el Síndrome de Horner en el trabajo de parto. Rev Esp Anestesiol Reanim 1999;46:367-8.

20.  Narouze SN, Basali A, Mandel M, et al. Horner´s síndrome and trigeminal nerve palsy alter lumbar epidural analgesia for labor and delivery. J Clin Anesth 2002;14:532-4.

 

Palabras clave: Analgesia , epidural , anestesia , obstetricia , bloqueo plexo braquial ipsilateral , Síndrome de Horner ,

 

Descargar articulo pdf

 

__Articulos relacionados
Referentes a Analgesia:
Referentes a epidural:
Referentes a anestesia:
Referentes a obstetricia:
Referentes a bloqueo plexo braquial ipsilateral:
Referentes a Síndrome de Horner:

< Artículo anterior
Seguridad de la resonancia mágnetica en pacientes con neuroestimuladores medulares: Nuestra experiencia

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad