-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
-- Num 8 [Nov]
-- > Num 7 [Oct]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 13 > Num 7 > Articulo 454    
     
Original  

 

Eficacia y tolerabilidad de esteroides epidurales vs. Dosis bajas de esteroides mas metamizol mas D-propoxifeno administrados por vía paravertebral en pacientes con síndrome post-laminectomía.

Autores: Aldrete , J A ; Guevara , U ; Arenoso , H J ; Ceraso , O L ;

Codigo de referencia de este contenido:
Ceraso , O L ; Arenoso , H J ; Guevara , U ; Aldrete , J A ; :Eficacia y tolerabilidad de esteroides epidurales vs. Dosis bajas de esteroides mas metamizol mas D-propoxifeno administrados por vía paravertebral en pacientes con síndrome post-laminectomía. Rev Soc Esp Dolor 13 (2006);7 :454 - 461
 

 

_Servicios

 

INTRODUCCCIÓN

La administración de esteroides por vía epidural está indicada en casos de lumbalgia con radiculopatía post-laminectomía para el tratamiento de una hernia discal (1,2). Sin embargo, su uso repetido puede provocar efectos colaterales sistémicos (3,4), presenta el riesgo de perforación dural (5,6) con la consecuente posibilidad de una cefalea post-punción dural incidental (7) y ocasionalmente puede producir arac-noiditis (8,9).

La demostración de que algunos medicamentos an-ti-inflamatorios no-esteroideos (AINE’s) y analgésicos no opioides además de su reconocida acción (10) periférica inhibitoria de la ciclooxigenasa (Cox-1 y 2), posean también un efecto antinoceciptivo central (11), los ha sugerido como posible sustituto de los esteroides para esta indicación.

Pocos AINEs y analgésicos antitérmicos pueden administrarse por vía parenteral, pero entre los disponibles se encuentran indometacina (12), metamizol (DPN) (13), ácido acetil salicílico de lisina (14,15) que se han evaluado sobre todo como analgésicos en el período post-operatorio inmediato.

En este estudio, se comparo, la combinación de d-propoxifeno (PPF)* con dosis medias de metilprednisolona (MTP), versus dosis completas usualmente administradas de MTP en pacientes que padecian de dolor lumbar post-laminectomía con evidencia de radiculopatía.

 

MÉTODOS

Diseño

Estudio abierto, comparativo, aleatorizado, llevado a cabo en tres centros asistenciales.

Población

Se estudiaron pacientes adultos de ambos sexos con diagnóstico de “sindrome postlaminectomia”, post-primera laminectomía en espacio intervertebral L4-L5 ó L5-S1.

Criterio de inclusión

Enfermos que tuviesen síntomas y signos de radiculopatía ipsilateral, en los que se confirmó la presencia de fibrosis y cicatrización alrededor o adyacente a la raíz involucrada, mediante una resonancia magnética (RM) de la columna lumbar (Figura 1).

Grupo “A”: Los pacientes de este grupo recibieron cuatro inyecciones únicas, consecutivas, una cada tres semanas de MTP 80 mg, más 3 ml de bupivacaína 0.25% por vía epidural, en uno o dos niveles intervertebrales cefálicos al sitio de la operación. El espacio peridural se identificó insertando una aguja peridural, calibre 25 (16), usando la técnica de la pérdida de la resistencia con solución salina al 0.9%.

Grupo “B”: Los pacientes de este grupo fueron tratados con cuatro inyecciones paravertebrales, cada una consistiendo en la administración de 1 ml de bu-pivacaína 0.5% (BPV), 10 mg de MTP y 50 mg de DPN y 12.5 mg de PPX a la salida de los forámenes izquierdo y derecho en los niveles L4-L5 y L5-S1 hasta un total de 4 ml de BPV 0.5%, 40 mg de MTP, 200 mg de DPN y 50 mg de PPF, en cada sesión terapéutica.

da visita y a la conclusión del periodo de observación (12 semanas) se comparo la cantidad de tabletas que habian ingerido, en relacion con las que tenian a su disposicion. Se obtuvo el promedio para cada grupo sumando la cantidad de tabletas ingerida por cada paciente durante el periodo de estudio, dividiendo la suma entre el numero de pacientes en cada grupo.

Evaluación de tolerabilidad

Se tabularon las complicaciones encontradas durante, inmediatamente después y posterior a los dos procedimientos, como paraestesia, punción accidental de la duramadre (PID), cefalea post-punción du-ral (CPPD), hipotensión mayor de 20% del valor control y perdida sensorial o adormecimiento de las extremidades inferiores. Además, se anotaron cambios del peso corporal, comparando el peso inicial con el peso medido al final de la última evaluación, así como la presencia de efectos secundarios que pudiesen haber sido atribuidos a la administración de esteroides, tales como eritema, fascies lunar, equimosis, etc.

Evaluación estadística

Se llevo a cabo usando el metodo de la Chi cuadrado al comparar, el total de los promedios del “Esquema del Progreso del Dolor” hecho durante las visitas, entre ambos grupos.

Criterios éticos

El ensayo fue conducido siguiendo los principios de las Declaraciones de Helskinki y de Tokio. El protocolo a seguir fue aprobado por el Comité de Investigación de las clínicas en las que se llevó a cabo. Después de haber obtenido de los pacientes un consentimiento informado, respecto a su asignación a cada grupo y el tratamiento a seguir, los pacientes fueron distribuidos al azar en dos grupos.

 

RESULTADOS

En el grupo “A” se incluyeron 69 pacientes (36 hombres y 33 mujeres) de una edad promedio de 52 años (±3.71 DS) con un peso promedio inicial de 72.4 kg.

El grupo “B” incluyó 73 pacientes (38 hombres y 35 mujeres) de una edad promedio de 49 años (±4.86 D.S.) con un peso promedio inicial de 69.3 kg.

EVALUACIONES Evaluación de eficacia

Se evaluó el estado físico de los pacientes pre-tra-tamiento utilizando el Esquema del Progreso del Dolor (17) que emplea cinco parámetros, incluyendo la intensidad del dolor, la actividad física realizada por los enfermos, el tipo de analgésico que están usando, así como otros medicamentos que se usan para reducir el dolor y otros síntomas concomitantes.

Esta evaluación se repitió en cada visita que hicieron los pacientes, antes de aplicar cada tratamiento y, por última vez, 3 semanas después del cuarto.

En los intervalos entre tratamientos, los pacientes en ambos grupos podian tomar como analgesico, una tableta conteniendo hidrocodona 10 mg + paracetamol 500 mg (3 x día) como rescate. El numero total de tabletas usadas por cada paciente se tabulo en ca-

Todos los pacientes mostraron una mejoría clínica subjetiva que concordó con la puntuación del esquema empleado (Tabla I). A pesar que se notaron diferencias entre ambos regímenes terapéuticos; las mismas no fueron estadísticamente significativas.

Esta mejoría se comprobó en la comparación de los valores del total del Esquema del Progreso del Dolor obtenidos antes de iniciar (control) y 3 semanas después de cada tratamiento (Tabla I). Específicamente, esta diferencia fue estadísticamente significativa cuando se compararon los valores medios obtenidos 3 semanas después de cada tratamiento, con los valores medios controles, pero no cuando se hizo la comparación entre ambos regímenes. La comparación especifica del uso de tabletas conteniendo analgesicos orales (hidrocodona 10mg+paracetamol 500 mg) 3 veces al día, dio como resultado que de 252 tabletas que todos los pacientes tuvieron a su disposición, los pacientes del grupo “A” tomaron un promedio de 239, mientras que los del grupo “B” requirieron un total de 246 tabletas; tal diferencia no fue significativa.

Los efectos secundarios, incluyendo la diferencia de peso promedio, incidencia de eritema, fascies lunar, equimosis y edema que se notaron al final de la serie de tratamientos en los pacientes de los dos grupos, se muestran en la Tabla II. De la misma manera, las complicaciones ocurridas durante la ejecución de los procedimientos se señalan en la Tabla III; se suscitaron tres punciones durales incidentales durante la ejecución de las inyecciones epidurales. Subsecuentemente, 2 pacientes desarrollaron cefalea post-dural. En uno de los pacientes, la CPPD cedió espontáneamente con tratamiento conservador; el otro, necesitó la administración de parche hemático, después de que el tratamiento conservador (líquidos endovenosos, posición supina y cafeína 1.0 g cada 12 h IV) no alivió el dolor de cabeza a las primeras 48 horas. Se observó parestesia irradiada hacia una de las extremidades inferiores en una ocasión en cada uno de los grupos. Aparentemente, no hubo déficit neurológico ostensible subsecuente, en ninguno de los pacientes en que ocurrieron estas complicaciones.

 

 

DISCUSIÓN

Si bien durante más de medio siglo se han utilizado diversos esteroides (18), en el tratamiento del dolor lumbar y déficit neurológicos que le acompañan, siendo el más común la radiculopatía post-la-minectomía, la frecuencia de complicaciones y efectos secundarios que pueden derivarse de su administración por vía peridural (3,4,6-9) han motivado nuevas propuestas para reducir su uso (19,20) en esta indicación. Procedimientos terapéuticos alternativos como la estimulación eléctrica de la médula espinal (20), bloqueos simpaticos peridurales (21), neurotomías (22) y neuroplastías (23) se han intentado reconociendo su posible morbilidad y con una eficacia relativamente limitada, que hace que su tasa riesgo/beneficio sea negativa y no justifique el costo de estas intervenciones.

Ferreira (24) reportó que la administración de algunos de los agentes anti-inflamatorios, en los ventrículos cerebrales, inhibía la hiperalgesia causada por la inyección de carragenina en las patas de ratas; posteriormente, Jurna y Brune (25) confirmaron la presencia de una acción supraespinal de algunos AINE, al notar que los efectos antinociceptivos, reducían la actividad de neuronas aisladas en el tálamo de ratas a las cuales se les estimulaba las fibras-C del nervio sural. En apoyo a esta observación, Yaksh (26) demostró que el ácido salicílico inyectado intratecalmente, tenía un efecto depresor sobre el reflejo de bipedesta-ción, en ratas a las que se les había inyectado ácido acético intraperitonealmente, atribuyéndolo también a un proceso supresor de la hiperalgesia. Estas observaciones iniciales fueron confirmadas posteriormente por Malmberg y Yaksh (27), quienes notaron que algunos de los AINE’s tenían acción antinociceptiva, la cual probablemente era mediada a través de receptores de glutamato o de la sustancia P, los cuales fueron bloqueados por la inhibición de la ciclooxigenasa espinal (28). Cherng et al. (29) atribuyeron esta superposición de efectos favorables a su intervención sobre la síntesis de las prostaglandinas, primero debida la acción excitatoria de las prostaglandinas en la médula espinal y la otra, a su capacidad de afectar el proceso intracelular nociceptivo espinal.

Este estudio se llevó a cabo en un cohorte de pacientes con características especificas similares, al haber los pacientes desarrollado una radiculopatía recurrente post-laminectomía lumbar baja; habiendo comprobado la presencia de fibrosis y tejido cicatricial alrededor de la raíz correspondiente, mediante resonancia magnética de la columna lumbar, precisamente al nivel donde se había llevado a cabo una laminecto-mía previa. Como demostramos anteriormente (12), tal radiculopatía recurrente indicó el tratamiento empleado. La especificidad de este grupo de pacientes estudiado reduce las variables que ocurren en estudios llevados a cabo en grupos de pacientes con el diagnóstico de “dolor de espalda” o de “síndrome potlami-nectomia”.

Los pacientes en ambos grupos tenían características físicas semejantes y fueron designados a cada grupo, al azar. El grupo “A” recibió el tratamiento comúnmente indicado en estas condiciones (1-3), mientras que -basados en observaciones anteriores (30) llevadas a cabo en grupos parecidos de pacientes en los cuales MTP se administró por vía peridural lumbar, caudal y paravertebral, sin haber notado diferencias específicas en el alivio del dolor, incremento de la actividad física y la indicación de medicamentos analgésicos y adyuvantes entre los 3 grupos- se optó, en esta investigación, comparar no sólo una vía de administración diferente, que había demostrado producir resultados semejantes, sino también empleando una dosis media de MTP (40 mg) junto con la mezcla conteniendo propoxifeno 50 mg y metamizol 200 mg.

Todos los pacientes dejaron la clínica sin dolor, después de haber recibido cada uno de los tratamientos. Si hubo una diferencia estadísticamente significativa cuando las cifras totales del puntaje de evaluación obtenidas antes de iniciar la serie de tratamientos (control) se compararon con las observadas 3 semanas después de cada una de las 4 inyecciones; implicando que ambos mejoraron a los pacientes, de una manera similar.

Probablemente, las diferencias más importantes pueden considerarse en la incidencia de complicaciones y efectos secundarios, las cuales fueron más numerosas y de mayor consecuencia en el grupo “A”. Por razones obvias, en este grupo, en el cual se administraron los medicamentos por vía peridural, hubo 3 casos en los que ocurrieron punciones incidentales del saco dural, en 2 pacientes ocurrieron cefaleas postpunción dural; después de administrar tratamiento conservador por 48 h., pero sólo 1 de ellos requirió la administración de un parche hemático epidural.

De una manera similar, en el grupo “A”, 11 pacientes aumentaron de peso, en 8 se notaron equimosis cutáneas, 4 tuvieron edema tibial y dos desarrollaron eritema cutáneo en la cara y/o tórax. De acuerdo con observaciones de otros autores (3,19), tales efectos secundarios se pueden adjudicar a la dosis más alta de MTP administrada a los pacientes de este grupo.

Específicamente, las punciones durales ocurren con más frecuencia en pacientes a los que se les ha intervenido quirúrgicamente la columna vertebral, ya que el espacio peridural desaparece y la anatomía del canal vertebral y su contenido se distorsionan (30), precisamente en el(los) nivel(es) intervenido(s). Esta complicación tiene una consecuencia negativa e incapacitante, ya que estos pacientes tienen que ser internados para asegurarse que estarán en posición supina y que recibirán la terapéutica recomendada para su tratamiento.

Se ha notado que los esteroides inyectados en el raquis desaparecen del mismo en 48 h, quedando solamente el vehículo por un tiempo más prolongado (31), lo cual sugiere que su acción terapéutica se debe más a un efecto sistémico, que a su depósito local. Esto ha sido apoyado por nuestras observaciones anteriores (32) que han demostrado que no necesitaban ser inyectados en proximidad inmediata para surtir la misma eficacia.

La potenciación de un medicamento analgésico an-ti-inflamatorio con un opioide se ha enfatizado recientemente (33,34), ya que parecen tener una eficacia sinergística no sólo con morfina, sino también con otros opioides como d-propoxifeno (35-37). Esta hipótesis fue sustanciada en la revisión de varios meta-análisis, en la que Elia et al. (38) notaron una reducción del consumo de morfina cuando se combinó con inhibidores de la ciclooxigenasa-2 o con paracetamol en pacientes post-quirúrgicos tratados con morfina con el método de “analgesia controlada por el paciente”, notando que hubo una disminución de náusea y vómito y sedación, aunque también publicaron un incremento de sangrado y de insuficiencia renal en pacientes de cirugía cardiovascular. Sin embargo, tenemos en cuenta que los beneficios y posibles desventajas de combinar opioides con anti-in-flamatorios aun estan debatiendose (39), por lo que algunas conclusiones derivadas de estos estudios deberan confirmarse en el futuro.

Con el d-propoxifeno, un enantiomorfo óptico de la metadona, se ha demostrado que es más efectivo como analgésico cuando se combina con aspirina o paracetamol (13,35); sin embargo, el PPX tiene un efecto analgésico per se, de utilidad en ciertas circunstancias clínicas (40,41). Si bien se postula que en dosis elevadas, puede producir depresión respiratoria, tolerancia, dependencia física y adicción, estas no son complicaciones habituales, habida cuenta que lo hemos utilizado siempre en pacientes con dolor.

Metamizol ejerce su acción periférica reduciendo la liberación de mediadores nociceptivos como las prostaglandinas, bradikininas, citokinas, sustancia P, así como el péptido relacionado con el gen de calci-tonina, ecoisanoides (11,36,42,43). Además, Ferreira (44)  ha demostrado que metamizol puede también producir analgesia actuando a nivel de la vía óxido ní-trico/GMPc a través de un mecanismo semejante al que los opioides producen a nivel de los receptores periféricos. Con posterioridad, Tortorici y Vanegas (45)  comprobaron la acción central de este analgésico antitérmico, al notar un efecto putativo en las células antinociceptivas medulares y a nivel de la sustancia gris periacueductal cuando la inyectaron sis-témicamente. Tal hallazgo fue reafirmado por el grupo de Carlsson (46), quienes observaron que la DPN, el paracetamol y el acetilsalisilato de lisina inhibían la actividad de las neuronas talámicas involucradas en la nocicepción.

La combinación d-propoxifeno + metamizol tiene más de un cuarto de siglo en el mercado farmacéutico con una favorable relación beneficio/riesgo, habiendo sido evaluada extensamente por Fiscella (13) y por Ceraso (35) quienes corroboraron su utilidad clínica, tanto en pacientes ambulatorios, como en el post-operatorio.

El único evento adverso serio adjudicado a metamizol ha sido la agranulocitosis, de origen inmunoa-lérgico y con una muy baja frecuencia de aparición (exceso de riesgo: 1 en un millón [Estudio Boston] (51)). En nuestra casuística no hemos observado esta complicación.

 

CONCLUSIONES

Se comprobó la eficacia de una acción sinérgica antinociceptiva como resultado de la combinación del mismo corticoesteroide, a dosis menores, con un opioide (PPX) y un analgésico no opioide (DPN), produciendo un efecto antálgico, semejante al producido con dosis mayores del mismo esteroide (MTP), frecuentemente utilizado en el tratamiento de pacientes con el síndrome postlaminectomi(2,48,49). En la serie de pacientes aquí estudiada, se deduce que la administración en bloqueos paravertebrales de esta combinación con 40 mg de MTP, no sólo produjo una mejoría sintomática, estadísticamente no diferente a cuando se administraron dosis mayores (80 mg) de MTP con un anestésico local, sino que también al inyectarse fuera del canal vertebral, la posible morbilidad derivada de una punción incidental de la duramadre y la cefalea subsiguiente, se evitaron completamente pues los efectos secundarios notados con cierta frecuencia en los pacientes del grupo “A”, no se encontraron en los pacientes del grupo “B”.

 

CORRESPONDENCIA:

Dr. J. A. Aldrete

2213 Sterlingwood Dr. Birmingham, AL 35243 U.S A.

Aldrete@arachnoiditis.com

Tel. (001-205) 9680068

Fax (001-205) 968810

 

BIBLIOGRAFÍA

1.    Winnie AP, Hartman JT, Myers HL et al: Pain Clin ic II:Intradural and extradural corticosteroids for sciatica. Anesth Analg 1972: 51: 990-9.

2.    Benzon HT: Epidural steroid injections for low back pain and lumbosacral radiculopathy. Pain 1986: 24: 277-95.

3.    Knight CL, Burnell JC: Systemic side effects of extradural steroids. Anaesthesia 1983: 35: 593-4.

4.    Kay J, Finding JW, Ratt H: Epidural triamcinolone suppresses the pituitary-adrenal-axis in human subjects. Anesth Analg 1994: 79: 501-5.

5.    Gielen M: Post-dural puncture headache (PDPH). A review. Reg Anesth 1989: 101-6.

6.    El-Khoury G, Ehara S, Weinstein J. et al: Epidural steroid injection: a procedure ideally performed with fluo-roscopic control. Radiology 1988: 168: 554-7.

7.    Cluff R, Mehio AK, Cohen SP et al: The technical aspects of epidural steroid injections: a national survey. Anesth Analg 2002: 95: 403-8.

8.    Nelson DA: Intraspinal therapy using methylpredni-solone acetate. 23 years of clinical controversy. Spine 1993: 18: 278-82.

9.    Aldrete JA: Corticosteroids. En Arachnoiditis: the silent epidemic. J.A. Aldrete (ed). Futuremed, Denver. 2000:125-34.

10.  Yasky J, Capmany O, Carosella C, Delgado A: Uso de un analgésico de acción central y periférica en el postoperatorio inmediato. RAMI 1974: 5: 43-6.

11.  Ferreira SH, Lorenzetti BB, Correa FMA: Central and peripheral antianalgesic action of aspirin like drugs. Eur J Pharmacol 1978: 53: 39-48.

12.  Aldrete JA: Epidural injections of indomethacin for postlaminectomy syndrome: A preliminary report. Anesth Analg 2003: 96:463-8.

13.  Fiscella LF, Bazet EP: Aspectos generales del dolor postoperatorio y estudio comparativo entre nalbufina, buprenorfina y dipirona-D-propoxifeno mediante analgesia endovenosa contínua para el control del dolor postoperatorio. Rev Arg Anest 1990: 48: 129-87.

14.  Groppetti A, Braga PC, Biella G. et al: Effect of aspirin on serotonin and met-enkephalin in brain: Correlation with the antinoniceptive activity of the drug. Neuropharmarcol 1988: 27: 499-505.

15.  Lauretti GR: Small intrathecal doses of lysine-acetyl salicylate relieve intractable pain in man. Anesth Analg 1998: 86: 117.

16.  Aldrete JA: Experience with a new 25-gauge epidural needle. Pain Digest 1998: 8: 260-3.

17.  Aldrete JA: The Pain Progress Score: a tool to measure therapeutic progress. Reg Anesth 1995: 18: S55.

18.  Deveux JA, Vandenhaute A, Deheck M. et al: Arach-noidite apparue au cours d’un traitment par les injections sous-arachnoidiens d’hydrocortisone. Rev Neurol 1956: 94: 301-4.

19.  Abram SE: Epidural steroid injections for the treatment of lumbosacral radiculopathy. Anesthesiology 1999: 91: 1937-41.

20.  Stojanovic MP: The interventional approach to low back pain. Pain Mangemenet Rounds 2004: 1: issue 6.

21.  Fredman B, Zohar E, Ben Nun M et al: The effect of repeated sympathetic epidural nerve block in “failed back surgery syndrome” associated with chronic lumbar pain. J Clin Anesth 1999:11:96-51.

22.  Aldrete JA, Ghaly RF: Actualizacion de las indicaciones quirurgicas en el tratamiento del dolor cronico. Rev Soc Esp Dolor 1998:5:35-51.

23.  Racz G, Heavner JE, Raj PJ: Hypertonic saline and corticosteroids injected epidurally for pain control. In Techniques I Neurolysis, G. Racz (ed). Kluver Academic, Boston. 1989: 201-7.

24.  Ferreira SH: Induction, blockade and restoration of a persistent hypersensitive state. Pain 1990: 41: 365-71.

25.  Jurna E, Brune K: Central effect of the non-steroidal anti-inflammatory agents, indomethacin, ibuprofen and di-clofenac, determined in C-fiber evoked activity in single neurons of the rat thalamus. Pain 1990: 41: 71-80.

26.  Yaksh TL: Central and peripheral mechanisms for the analgesic actions of acetyl salicylic acid. In HJM Barret, JF Mustard (eds), New Uses for Old Drugs. Raven Press, New York. 1982: 137-51.

27.  Malmberg AB, Yaksh TL: Antinociceptive actions of spinal nonsteroidal anti-inflammatory agents on the formalin test in rats. J Pharmacol Exp Ther 1992: 263: 136-46.

28.  Malmberg AB, Yaks TL: Hyperalgesia mediated by spinal glutamate or substance P receptor blockade by spinal cyclooxigenase inhibition. Science 1992: 257: 1276-9.

29.  Cherng C-H, Wong A-S, Ho S-T: Spinal actions of nonsteroidal anti-inflammatory drugs. Acta Anesthe-siolog Sin 1996: 34: 81-8.

30.  Aldrete JA: Should we limit our patients to only three epidural steroid blocks? SPS Newsletter 1998: 12-3.

31.  Sehgal AD, Tweed DE, Gardner WJ. et al: Laboratory studies after intratechal steroids: Determination of cor-ticosteroids in plasma and CSF. Arch Neurol 1963: 9: 64-8.

32.  Aldrete JA: Outcome differences between lumbar, caudal, transforaminal or paravertebral injections of steroids for “HNP” and “FBS”. Proceedings of the XIII Congress of the World Federation of Societies of Anesthesiologists, Paris, 2004, April 18-23.

33.  Tempel G, von Hundelshansen B, Reek W: The opiate sparing effect of dipyrone in post-operative pain therapy with morphine using a patient-controlled analgesic systems. Int Care Med 1996: 22: 1043-7.

34.  Marret E, Kurdi O, Zufferey P. et al: Effects of nonsteroidal antiinflammatory drugs on patient control analgesia morphine side effects: Meta-analysis of randomized controlled trials. Anesthesiology 2005: 102: 1249-60.

35.  Ceraso OL: Investigación multicéntrica con D-propo-xifeno + dipirona en el control del dolor agudo. Pren Med Argent 1996: 83: 861-7.

36.  Segal ED, Galluci GL, Giglio N: Asociación clonixi-nato de lisina-dextropropoxifeno en el posoperatorio inmediato de cirugía traumatológica. Estudio prospectivo, randomizado, doble ciego con la asociación de di-pirona-dextropropoxifeno. Pren Med Argent 1999: 86: 925-30.

37.  Lopez-Munoz FJ, Villalon CM, Terron JA. et al: Analgesic interactions produced by dipyrone and either morphine or D-propoxyphene in the Pain-induced functional impairment model in rat. Drug Develop Res 1994: 32: 50-7.

38.  Elia N, Lysakowski C, Tramer MR: Does multimodal analgesia with acetaminophen, non-steroidal antiinflammatory drugs, or selective cyclooxygenase-2 inhibitors and patient-controlled analgesia morphine offer advantages over morphine alone? Anesthesiology 2005: 103: 1296-1304.

39.  Babul N, Sloan P, Lipman AG: Postsurgical safety of opioid-sparing cyclooxygenase-2 inhibitors. Anesthesiology 2006:104:275.

40.  Dypirone; En Reynolds JEF (ed) The Extra Pharmacopoeia. The Royal Pharmaceutical Society Edition. 1996: 31: 39-40.

41.  Beaver WT: Analgesic efficacy of dextropropoxyphe-ne and dextropropoxyphene-containing combinations: a review. Hum Toxicol 1984: 3: Suppl 191S-220S.

42.  Marquez JO, Ferreira SH: Regional dipyrone noci-ceptor blockade: A pilot study. Brasilian J Med Biol Res 1987: 20: 441-4.

43.  Duarte ID, Dos Santos IR, Lorenzetti BB, Ferreira SH: Analgesia by direct antagonism of nociceptor sensiti-zation involves the arginine-nitric oxide-cGMP pathway. Eur J Pharmacol 1992: 217: 225-7.

44.  Ferreira SH: The role of interlukeins and nitric oxide in the mediation of inflammatory pain and its control by peripheral analgesics. Drugs 1993: 4b, Suppl 1: 1-9.

45.  Tortorici V, Vanegas H: Putative role of medullary off-andon cells in the antinociception produced by dipyrone (metamizol) administered systemically into PAG. Pain 1994: 57: 195-205.

46.  Carlsson KH, Mozel W, Jurna I: Depression by morphine and the non-opioid analgesic agents, metamizol (Dipyrone), lisyne acetylsalicilate and paracetamol of activity in the rat thalamus neurons evoked by electrical stimulation of nociceptive afferents. Pain 1988: 32: 312-26.

47.  Aldrete JA, Sued JA: Seleccionando Modalidades Terapéuticas: Qué hacer después de los clásicos tres bloqueos peridurales con esteroides? Rev Soc Esp Dolor 1998: 5: 101-3.

48.  Aldrete JA: Epidural steroids vs paravertebral NSAI-D’s + reduced steroids in failed back surgery syndrome (FBSS) patients. Proceedings of the XVIII Congress of the World Federation of Society of Anesthesiologists. 2004, April 18-23.

49.  Laporte J, Carne X, Vidal X. et al: Upper gastrointestinal bleeding in relation to previous use of analgesics and anti-inflammatory drugs. Lancet 1991: 337:85.

 

Palabras clave: antiinflamatorios , esteroideos , epidural , propoxifeno , metamizol , paravertebral ,

 

Descargar articulo pdf

 

__Articulos relacionados
Referentes a antiinflamatorios:
Referentes a esteroideos:
Referentes a epidural:
Referentes a propoxifeno:
Referentes a metamizol:
Referentes a paravertebral:

< Artículo anterior
In Memoriam Esther Gómez Montemayor

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad