-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Num 4 [Jun]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- > Num 1 [Ene]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 5 > Num 1 > Articulo 372    
     
Editorial  

 

Topiramato y dolor neuropático.

Autores: López-López , J A ;

Codigo de referencia de este contenido:
López-López , J A ; :Topiramato y dolor neuropático. Rev Soc Esp Dolor 5 (1998);1 :133 - 134
 

 

_Servicios

 

El dolor neuropático representa un reto para los médicos dedicados al tratamiento del dolor crónico.

La primera dificultad está en reconocerlo como tal en el cuadro clínico del paciente. Hay veces que resulta evidente, pero otras no lo es tanto. Tal es el caso del dolor presente en el síndrome postlaminectomía. Para ello hemos de recurrir a ciertas pruebas, como la escala de dolor neuropático de Leeds (LANSS).

Una de las características del dolor neuropático es su presentación en forma de paroxismos que, salvando las distancias, recuerdan a las manifestaciones clínicas de los ataques epilépticos. Por ello no nos resulta sorprendente que se haya recurrido a los fármacos anticomiciales para tratar algunos de estos cuadros dolorosos. Un paradigma es el uso de la carbamacepina en la neuralgia esencial del trigémino. Este mismo fármaco, sin embargo, resulta menos efectivo en otro dolor neuropático también clásico: la poli-neuropatía diabética (1).

Otros fármacos anticomiciales no se han mostrado útiles en el tratamiento del dolor neuropático. De lo dicho en los párrafos precedentes hemos de concluir que la razón por la cual resultan útiles permanece desconocida (2).

Se valoran:

1. El bloqueo de ciertas zonas de los canales del calcio.

2. La potenciación de la vía gabaérgica (que es inhibitoria).

3. La inhibición de la vía mediada por el glutamato (que es excitatoria).

También es obligado considerar que el dolor neuropático no es un único ente patológico, con una única base fisiopatológica sino un conjunto sindrómico que tiene como base común una alteración (a veces muy sutil) de la vía nociceptiva (3).

La gabapentina es otro fármaco anticomicial ampliamente utilizado en el tratamiento de ciertas formas de dolor neuropático con un nivel de evidencia elevado por lo que queda debidamente reconocido en sus indicaciones. Otros antiepilépticos están intentando demostrar su utilidad en este campo, tales como la lamotrigina o el topiramato (4). En este número se nos presenta una serie descriptiva de casos tratados con este último, por parte de López Berlanga y colaboradores.

Se trata de principios activos ya comercializados en España cuya indicación oficial no recoge su empleo en tratamiento del dolor. Por ello las investigaciones en este campo deben adaptarse a la normativa legal en vigor, circunstancia que ha merecido un reciente editorial de nuestra revista (5). Estas investigaciones, tan necesarias en el campo del dolor, deben estar presididas por los principios de seguridad, eficacia, eficiencia, transparencia en su financiación y autorizaciones administrativas y de consentimiento.

En el caso concreto del topiramato, las bases científicas respecto a su mecanismo de

acción en el campo del dolor parecen sólidas (6) y prometen buenos resultados futuros, sin perder de vista los informes negativos (7).

J. A. López-López

Servicio de Neurocirugía y Clínica del Dolor. Hospital Universitario Puerta del Mar. Cádiz

BIBLIOGRAFÍA

1. Backonja MM. Use of anticonvulsants for treatment of neuropathic pain. Neurology 2002; 6 (Supl. A): 3-9.

2. Soderpalm B. Anticonvulsants: aspects of their mechanisms of action. Eur J Pain 2002; 6 (Supl. A): 3-9.

3. Martínez Salio A, Porta Etessam J, Berbel García A, et al. Fármacos antiepilépticos y dolor neuropático. Rev Neurol 2001; 32: 345-50.

4. Chong MS, Libretto SE. The rationale and use of topiramate for treating neuropathic pain. Clin J Pain 2003; 19: 59-68.

5. Torres LM. Editorial: Investigación de fármacos ya comercializados. Rev Soc Esp Dolor 2003; 10: 1-2.

6. Solís JM, González Escalada JR. Mecanismo de acción del topiramato y su importancia en el tratamiento del dolor. Rev Soc Esp Dolor 2003; 10: 40-9.

7. Canavero S, Bonicalzi V, Paolotti R. Lack of effect of topiramate for central pain. Neuro-logy 2002; 58: 831-2.

 

Descargar articulo pdf

 

< Artículo anterior
Analgesia multimodal preventiva: estudio comparativo

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad