-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
-- Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Sep]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- > Num 4 [Abr]
-- Num 3 [Mar]
-- Num 1 [Ene]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 7 > Num 4 > Articulo 288    
     
cartas al director  

 

Evaluacion general de una unidad de tratamiento del dolor en un hospital universitario.

Autores: Manzanal , A M ; Casado , M P ; Vílchez , E ; Fdez-Esplá , A ; García-Higuera , E ; Quevedo M , M A ;

Codigo de referencia de este contenido:
Quevedo M , M A ; García-Higuera , E ; Fdez-Esplá , A ; Vílchez , E ; Casado , M P ; Manzanal , A M ; :Evaluacion general de una unidad de tratamiento del dolor en un hospital universitario. Rev Soc Esp Dolor 7 (2000);4 :263 - 264
 

 

_Servicios

 

S r. Director:

El tratamiento del dolor constituye actualmente no sólo una demanda, sino también un derecho de la sociedad. Existen diferentes modelos de organización, tanto en la atención del dolor agudo como en el crónico, en función de las características del centro sanitario.

Hemos evaluado los resultados generales de nuestra unidad durante el año 1998. Para ello, se valora la procedencia de los pacientes, los diagnósticos más frecuentes, la duración de los tratamientos, los más frecuentemente utilizados y la evolución de los enfermos. Todo ello en una Unidad que atiende fundamentalmente a pacientes con dolor crónico.

Los pacientes provenían de: Atención Primaria (28%), Neurocirugía (10%), Traumatología (8%), Neurología (7%), Rehabilitación (7%), Cirugía Plástica (7%), Ginecología (7%), Cirugía Maxilofacial (4%), O.R.L. (4%) y otras (8%).

Los diagnósticos más frecuentes fueron: Lumbalgias (17%), Ciatalgias (10%), Dolor Oncológico (26%), Neuralgia postherpética (8%), Dolor Regional Complejo Tipo I y II (7%), Dorsalgia (7%), Neuralgia del Trigémino (6%) y Otros (19%).

La duración de los tratamientos ha sido menor de 6 meses en el 30%, entre 6 y 12 meses en un 45%, entre 1 y 2 años en el 17%, y mayor de 2 años en un 8%.

El número total de pacientes atendidos en nuestra unidad durante el año 1998 fue de 5.777 frente a los 2.335 de 1994.

La mejoría fue total en un 8% de los pacientes, excelente en el 18%, buena en un 32%, regular en el 17% y nula en un 7%.

La Unidad de Tratamiento del Dolor (UTD) se refiere a una unidad funcional, habitualmente hospitalaria, en la que se atiende a pacientes con problemas de dolor crónico y en la que un grupo multi o pluri-disci-plinario de especialistas, médicos y no médicos, buscan la mejor solución a diversos y complejos problemas de dolor que no han podido ser resueltos anteriormente. Los pacientes a veces requieren distintos abordajes terapeúticos y durante tiempo prolongado, e incluso pueden necesitar hospitalización.

Sin embargo, también los problemas cotidianos de dolor que se dan en el medio hospitalario (dolor postoperatorio, de causa médica, exploraciones diversas, rehabilitación, etc.) deberían tratarse con métodos de trabajo y personal sanitario que estuvieran supervisados y coordinados por la UTD. Esta es una tendencia que se está imponiendo en muchos hospitales de todo el mundo, de manera que se ha propuesto la denominación “Servicio de Tratamiento del Dolor” a una unidad que integrase las actividades de las unidades de tratamiento del dolor agudo y del crónico (1).

La idea de un planteamiento en equipo fue introducida por Bonica a principios de la década de los 50. El centro multidisciplinario creado por John Bonica en 1960 ha servido como modelo para cientos de clínicas del dolor (2,3).

En cualquier caso, no hay normas definidas para el funcionamiento, dirección, y estructura de una Unidad del Dolor. De hecho, cada hospital debe buscar su propio programa.

Las UTD en España están dirigidas casi en su totalidad por anestesiólogos y el concepto multidisciplina-rio no está adecuadamente desarrollado. No existen directrices al respecto por parte de las Autoridades Sanitarias españolas.

En nuestro hospital, hospital universitario, estamos tratando de desarrollar el concepto multi/pluridisci-plinario que exige el propio sentido común para una mayor eficacia y mejor gestión de los recursos hospitalarios. Esto implica la integración, también, como área de conocimiento, del paciente pediátrico.

B I B L I O G R A F Í A

Las UTD deben desarrollar labores de docencia, investigación, y gestión de los métodos y tratamientos empleados. La demanda asistencial y los criterios de calidad de vida, en el contexto del “principio de autonomía” de una sociedad desarrollada, exigen estructuras modernas y modelos imaginativos de organización (también por parte de las autoridades sanitarias), capaces de aportar una atención sanitaria de calidad en una sociedad tan dinámica como la nuestra.

Por otra parte, debemos contemplar los criterios diagnósticos establecidos y aceptados por la IASP, y la creación de modelos de formación en A l g o l o-gía, no sólo para los médicos residentes, sino también para los profesionales sanitarios intra y extra-hospitalarios, contemplando todo ello no sólo con rigor científico sino también con una visión humanística y antropológica del dolor (4). Existen varios modelos de organización y estructuración de las UTD (unidad multidisciplinaria; unidad monográfica; clínica del dolor) (1), contemplándose la labor docente y de investigación.

(En las Figuras 1 y 2 se muestra un algoritmo sobre el centro de tratamiento del dolor y los pasos que sigue un paciente que es remitido a la UTD)

.

1 . Alfonso B. Las Unidades del Dolor: Concepto, composición, participación y justificación de su creación. En: “Actualización clínica: Estudio y Tratamiento del Dolor”. XVIII Jornadas médicas FREMAP. Fundación MAPFRE Medicina. Madrid 1997; 4: 51-74.

2 . Ghia J.N. Desarrollo y organización de los centros del dolor. En: “Tratamiento práctico del Dolor” de Prithvi P. Raj.Mosby/Doyma Libros. 2ª Edición. Madrid 1995: 16-39.

3 . Bonica J.J. Multidisciplinary/Interdisciplinary Pain Programs. En: “The Management of Pain”. Lea & Febiger. Philadelphia 1990: 197-208.

4 . Le Breton David. Antropología del Dolor. Seix-Barral Ed. Barcelona 1999.

 

Descargar articulo pdf

 

< Artículo anterior
Sospecha de reacción adversa tipo alérgico a los AINEs en una neuralgia por herpes zóster agudo en territorio del trigémino

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad