-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
-- Num 8 [Nov]
-- Num 7 [Sep]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [Abr]
-- Num 3 [Mar]
-- > Num 1 [Ene]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 7 > Num 1 > Articulo 271    
     
cartas al director  

 

Tratamiento del dolor neuropatico con venlafaxina. una alternativa valida a los antidepresivos clasicos.

Autores: García Saura , P L ; Márquez , A ; Serrano Atero , M S ; Peramo , F ; Caballero , J ; Carlos García , R ;

Codigo de referencia de este contenido:
Carlos García , R ; Caballero , J ; Peramo , F ; Serrano Atero , M S ; Márquez , A ; García Saura , P L ; :Tratamiento del dolor neuropatico con venlafaxina. una alternativa valida a los antidepresivos clasicos. Rev Soc Esp Dolor 7 (2000);1 :46 - 47
 

 

_Servicios

 

El tratamiento y control del dolor neuropático, es un reto terapéutico. Clásicamente se ha reservado el calificativo de dolor neuropático para referirnos a aquellos dolores que derivan de una "anormalidad anatomofuncional" de las fibras de conducción nocioceptiva del sistema nervioso periférico, o del sistema nervioso central y de las zonas corticales que constituyen los últimos eslabones en la integración de la percepción dolorosa.

Su característica más notable es la presencia de una hiperactividad anormal de las membranas excitables, que origina descargas neuronales ectópicas o anómalas que pueden generar dolor. Si estas descargas neuronales son lo suficientemente duraderas, pueden también inducir cambios histológicos y bioquímicos de las vías nerviosas (1).

Muchas situaciones pueden generar dolor neuropático, entre las que destacan las mono y polineuropatías dolo-rosas (isquémicas, metabólicas, infecciosas, etc.), el dolor por desaferenciación y los síndromes de dolor regional complejo (2).

Típicamente, la triada clínica está compuesta por alodinia, hiperalgesia / hiperpatía y dolor referido.

Para estos cuadros dolorosos se han propuesto un gran número de terapias, lo que pone de manifiesto lo dificultoso de su tratamiento. Aunque los antidepresivos tricíclicos (ADT) son los agentes de primera línea, otras drogas como los anticonvulsivantes, anestésicos locales, opioides y algunos agentes tópicos, pueden aportar alivio para algunos individuos (3,4).

Sin embargo, la elevada incidencia de efectos secundarios que presentan estos fármacos, así como algunas propiedades farmacocinéticas (índice terapéutico estrecho) o toxicidad sistémica y central, hace que continúen investigándose nuevos fármacos en busca del tratamiento ideal.

La venlafaxina es un derivado de la feniletilamina, que se ha introducido recientemente para el tratamiento de la depresión. Su mecanismo de acción consiste en inhibir la recaptación de noradrenalina y serotonina, y en menor grado la de dopamina (1, 5).

A diferencia de los antidepresivos tricíclicos, no presenta actividad sobre los receptores muscarínicos, histamí-nicos o a y b adrenérgicos, lo cual hace que sea muy bien tolerada por la mayoría de los pacientes, presentando pocos efectos adversos (6).

El objetivo de nuestro estudio ha sido valorar la eficacia y seguridad de venlafaxina en el tratamiento del dolor neuropático, en asociación con otros fármacos.

M AT E R I A L Y M ÉTOD OS

Realizamos un estudio prospectivo en 25 pacientes aquejados de dolor de tipo neuropático que estaban siendo tratados en nuestra unidad. El criterio de inclusión fue la falta de respuesta a los A D T o la aparición de efectos secundarios que obligaba a suspender el tratamiento con éstos.

Agrupamos los cuadros etiológicos en 3 bloques, neuralgia del trigémino, neuralgia postherpética y otras neuropatías localizadas (diabética, isquémica, etc.).

La valoración del dolor se llevó a cabo por medio de la escala visual analógica (VAS), tanto a nivel basal como en las crisis agudas. Se recogieron la aparición de efectos secundarios, acordes a la literatura científica. A c a d a paciente se le administraron 75 mg al día de venlafaxina divididos en tres tomas (7). Excluimos del estudio aquellos pacientes que presentaban alteraciones hepáticas o renales (valoradas por aumento de transaminasas o de la creatinina) y pacientes con hipertensión arterial. La duración media del tratamiento fue de 3 semanas (21 días).

R E S U LTA D O S

De los 25 pacientes incluidos en el estudio, 17 fueron mujeres y 8 varones, con una edad media de 54 años. Se distribuían de la siguiente manera: neuralgia postherpética: 28%, neuralgia del trigémino: 32%, otras neuropatías localizadas: 40%.

Entre los tratamientos previos destacamos antidepresivos tricíclicos, carbamacepina, capsaicina tópica o blo-q u e o s .

Tras 21 días de tratamiento apreciamos una mejoría significativa en 15 pacientes (60%), tanto a nivel basal, como sobretodo en las crisis paroxísticas.

Entre los efectos secundarios, el más frecuente fue la somnolencia que apareció en 6 enfermos tratados. Ta m-bién apreciamos sensación nauseosa en 2 pacientes, que desapareció tras mantener el tratamiento. Se registraron elevaciones de la tensión arterial diastólica en 2 casos lo que motivó la suspensión del tratamiento.

C O N C L U S I O NE S

Venlafaxina podría ser considerado un tratamiento alternativo eficaz para el dolor neuropático, aunque hoy día aun no ha sido superado por los antidepresivos tricíclicos (en número de pacientes estudiados). Su baja incidencia de efectos secundarios y los buenos resultados obtenidos en este estudio preliminar nos harían pensar en ella cuando otros antidepresivos fallan o no son bien tolerados.

La somnolencia, efecto secundario más frecuente, podría reducirse administrando la medicación en una dosis única, nocturna. Las nauseas y vómitos responden bien al tratamiento conservador y desaparecen con el mantenimiento del tratamiento. Quizás lo que más nos preocupó fue la aparición de elevaciones de la tensión diastólica, recogido también en la bibliografía con una incidencia del 3-13%(6) y que obligó a la suspensión del tratamiento.

Estos datos nos hacen contemplar a la venlafaxina como un tratamiento adecuado para el dolor de origen neu-ropático y aunque no debe considerarse un fármaco de primera línea, si podría valorarse como una interesante opción de futuro, para lo cual serían necesarios estudios más amplios.

P. L. García Saura, A. Márquez, M. S. Serrano Atero, F. Peramo, J. Caballero, R. Carlos García Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor. Hospital Clínico Universitario "San Cecilio". Granada.

B I B L I O G R A F Í A

1 . Flórez J, Reig E. Fármacos coadyuvantes I: psicofármacos in Flórez Reig Eds Terapéutica farmacológica del dolor. E U N S A 1994; 169-82.

2 . Taylor K, Rowbotham MC. Venlafaxine hidrochloride and chronic pain. West J Med 1996; 165 (3): 147-8.

3 . Songer DA, Schulte H. Venlafaxine for the treatment of chronic pain. Am J Psychiatry 1996; 153 (5): 737.

4 . Galer BS. Neuropathic pain of peripheral origin. Advances in pharmacologic treatment. Neurology 1995; 45 (12): 1 7 - 2 5 .

5 . Findling RL, Schwartz MA, Flannery DJ, Manos MJ. Pharmacologic properties of venlafaxine: reply. J Clin Psy-chiatry 1997; 58 (4): 178.

6 . Morton VA. Venlafaxine: a structurally unique and novel antidepressant. Ann Pharmacother 1995; 29: 387-95.

7 . Ficha técnica de venlafaxine. Laboratorio Wyeth-Lederle S.A.

 

Descargar articulo pdf

 

< Artículo anterior
Bloqueo continuo del plexo braquial

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad