-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
Vol 8 [2001]
-- Num 8 [Dic]
-- Num 7 [Nov]
-- Num 6 [Ago]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Abr]
-- Num 2 [Mar]
-- > Num 1 [Ene]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 8 > Num 1 > Articulo 205    
     
Editorial  

 

La medicina del dolor es ya una realidad.

Autores: Dubois , M Y ;

Codigo de referencia de este contenido:
Dubois , M Y ; :La medicina del dolor es ya una realidad. Rev Soc Esp Dolor 8 (2001);1 :1 - 2
 

 

_Servicios

 

En los últimos 30 años y utilizando el lenguaje de hoy en día, hemos sacado del armario a los pacientes con dolor. El tratamiento del dolor crónico forma ahora una parte integral e importante de la práctica clínica en muchos países. El planteamiento del dolor crónico como un grave problema sanitario y económico ha estimulado el desarrollo de programas de formación y estructuras nuevas para hacer frente a las crecientes demandas de la Medicina del Dolor.

S egún la s estimaciones publicada s por el NIH en 19 98, 90 millones de los 250 millones de habitantes de Estados Unidos sufren dolor (50 millones dolor agudo y 40 millones dolor crónico), 22 millones de los cuales están parcial o totalmente discapacitados. La American Pain Society ha estimado que el coste acumulado de la asistencia sanitaria, la discapacidad y la pérdida de productividad asociada al dolor en este país asciende a más de 90.000 millones de dólares al año. Casi la cuarta parte de los días de trabajo perdidos se atribuyen al dolor. Pese al considerable coste incurrido en el alivio del dolor, entre el 60 y el 80% de los pacientes no están satisfechos con el tratamiento que reciben para el dolor (Bostrom M. J Pain Symptom Manag 1997;13:166-1). Esto que se ha observado en Estados Unidos probablemente suceda también, en mayor o menor medida, en otros países como Francia o España. Los pacientes esperan ya la existencia de una asistencia sanitaria profesional y competente, así como otros servicios apropiados para el tratamiento de los problemas relacionados con el dolor agudo y crónico. Es por ello que en Estados Unidos, y también en Francia, han proliferado nuevos centros multidisciplinarios para el dolor que prestan ese tipo de servicios. También se han creado sociedades y organizaciones para coordinar y facilitar el análisis de los problemas asociados a esa asistencia.

El especialista del dolor suele enfocar el dolor crónico como un problema multidimensional que requiere los conocimientos y la intervención de un equipo multidisciplinario. El artículo publicado en este número de la Revista de la Sociedad Española del Dolor por Muñoz-Ramón y Memran, es un ejemplo perfecto de ese intento de prestar un tratamiento avanzado para el dolor y explica cómo las personas pueden obtener la información que necesitan para recibir una asistencia así. En dicho artículo se dice también que el éxito en ese terreno exigirá el esfuerzo conjunto de las autoridades sanitarias del país en cuestión y los estamentos médicos y paramédicos, una colaboración esencial para crear una estructura tan compleja y prestar ese nuevo tipo de asistencia sanitaria. No sólo el sistema tiene la responsabilidad de formar a los nuevos especialistas en Medicina del Dolor, si no que también t iene que proporcionar al equ ipo de profesionales sanitarios una extrema diversidad de calificaciones , tecnologías y destrezas, entre ellas las siguientes: medicina de rehabilitación, bloqueos nerviosos intervencionistas, medicación, psicofarmacología, psicoterapia, reumatologíay medicina alternativa. El esfuerzo se extiende a varias especialidades y, evidentemente, se contradice con las tradicionales estructuras europeas y americanas, que prestan servicios médicos con especialidades claramente diferenciadas. Las experiencias que describen el personal y las estructuras de ese tipo de centro del dolor son, por tanto, de un valor extremo, puesto que aportan modelos que demuestran la viabilidad de ese nuevo enfoque, así como la posibilidad de adaptarlo a otros entornos y aplicarlo a necesidades específicas en situaciones individuales. A medida que ha evolucionado la Med ici na del Dolo r, la cr eac ión de un sistema para vigilar de cerca los resultados de ese nuevo servicio se ha convertido en una gran prioridad. El estudio empírico de los resultados clínicos aportar á la prueba definitiva de que esos centros multidisciplinarios del dolor deberían existir en todo el mundo para beneficio de las personas afectadas, sus familias y la sociedad en general.

 

Descargar articulo pdf

 

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad