-Histórico
Vol 19 [2012]
Vol 18 [2011]
Vol 17 [2010]
Vol 16 [2009]
Vol 15 [2008]
Vol 14 [2007]
Vol 13 [2006]
Vol 12 [2005]
Vol 11 [2004]
Vol 9 [2002]
-- Num 8 [Sep]
-- Num 7 [Ago]
-- > Num 6 [Jul]
-- Num 5 [Jun]
-- Num 4 [May]
-- Num 3 [Mar]
-- Num 2 [Feb]
-- Num 1 [Ene]
Vol 8 [2001]
Vol 7 [2000]
Vol 6 [1999]
Vol 5 [1998]
-- Directorio de Autores
 
Portada > Vol 9 > Num 6 > Articulo 177    
     
cartas al director  

 

COMENTARIOS AL ARTÍCULO: “EFICACIA ANALGÉSICA DE LA ASOCIACIÓN KETA M I N A + MORFINA EPIDURAL: EXPERIENCIA E N 75 CASOS”.

Autores: Errando , C L ; Moliner , S ; del Rosario , E ; Peiró , C M ;

Codigo de referencia de este contenido:
Peiró , C M ; del Rosario , E ; Moliner , S ; Errando , C L ; :COMENTARIOS AL ARTÍCULO: “EFICACIA ANALGÉSICA DE LA ASOCIACIÓN KETA M I N A + MORFINA EPIDURAL: EXPERIENCIA E N 75 CASOS”. Rev Soc Esp Dolor 9 (2002);6 :409 - 409
 

 

_Servicios

 

S r. Director:

El artículo de Cánovas-Martínez y cols. (1) nos ha parecido muy interesante. Al respecto sólo queríamos hacer algunos comentarios además de felicitar a los autores.

En primer lugar, aunque el protocolo de trabajo parece adecuado, se pueden plantear dudas acerca de la forma de uso de la técnica intradural-epidural. Se ha demostrado que si se inyecta algún fármaco en el espacio epidural (EED) y posteriormente se realiza punción dural, el fármaco puede pasar al espacio subaracnoi-deo-intradural (ESA) y producir ahí sus efectos (bloqueo de nivel elevado si es anestésico local u otro tipo de acción según el fármaco) (2). Ello parece depender de la diferencia de presiones EED-ESA, la cual, tras inyectar 10 ml de ketamina, hace, sin duda, que la presión EED sea mayor o igual a la presión ESA, con la posibilidad de que el fármaco administrado en EED ejerza su acción en el ESA. En el trabajo publicado, la administración de bupivacaína SA y la posterior administración por el catéter epidural de ketamina no hubiera invalidado los resultados.

Por otro lado, como refieren los autores, la administración subaracnodea de ketamina, aún con conservante (cloruro de benzetonio), no hubiera producido problemas de toxicidad directa (3,4), ni siquiera a concentraciones del 5% (4), sin embargo, parece más adecuado en estos casos utilizar fármacos sin excipientes ni conservantes (5). En la actualidad sólo Ketanest-S [S(+)-ketamina] es manufacturada sin conservantes y no está comercializada aún en España.

Por otra parte, en contra de lo que afirman los autores en la discusión, en uso clínico se utilizan otros fármacos que tienen propiedades antagonistas NMDA, como metamizol (AINE), amantadina (antiviral), meta-dona (opiáceo y antagonista NMDA), magnesio y dizocilpina o MK-801 (antiepiléptico).

En cuanto a la terminología quiral de los isómeros de ketamina parece más correcto nombrarlos como sigue: S(+)-ketamina y R(-)-ketamina, puesto que la nomenclatura proviene de la forma en que las moléculas producen rotación de la luz polarizada que las atraviesa en sentido de las agujas del reloj (+)-dextrógiro, o contrario (-)-levógiro, y además de la forma prioritaria de rotación de los átomos unidos al centro de rotación (centro quiral) –que suele ser un átomo de carbono–, que tiene relación con el número atómico de los mismos; así, si la secuencia, de mayor o menor tamaño (número atómico) es en sentido de las agujas del reloj el término es R (del latín re c t u s , derecha), mientras que si es en sentido contrario el término es S (del latín s i n i s t e r, izquierda) (6).

En las conclusiones, puesto que ambas dosis de ketamina evaluadas son igualmente efectivas, pareciera conveniente indicar que la menor de ellas sería de elección en este tipo de intervenciones.

C. L. Errando, S. Moliner, E. del Rosario y C. M. Peiró

Servicio de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor. Consorcio Hospital General Universitario. Va l e n c i a

B I B L I O G R A F Í A

1 . Cánovas L, Barros C, Gómez Pombo A, et al. Eficacia analgésica de la asociación ketamina + morfinal epidural: experiencia en 75 casos. Rev Soc Esp Dolor 2002; 9: 140-5.

2 . Gupta A. Spinal anesthesia after failed epidural anesthesia. Anesth Analg 1996; 82: 214-5.

3 . Malinovsky JM, et al. Is ketamine or its preservative responsible for neurotoxicity in the rabbit? Anesthesiology 1993; 78: 109-15.

4 . Errando CL, Sifre C, Moliner S, et al. Subarachnoid ketamine in swine- Pathological findings after repeated doses: acute toxicity study. Reg Anesth Pain Med 1999; 24: 146-52.

5 . Errando CL. Spinal toxicity of drugs. Some specifications about ketamine. Anesth Analg 2000; 90: 227.

6 . Burke D, Henderson DJ. Chirality: a blueprint for the future. Br J Anaesth 2002; 88: 563-76.

 

Descargar articulo pdf

 

< Artículo anterior
¿Se justifica seguir enseñando pérdida de resistencia utilizando aire en lugar de suero salino para identificar el espacio epidural? A propósito de un caso de neumoencéfalo

 

 
 

© 2007 Sociedad Española del Dolor (SED) – Creado por CYCVISION. Usabilidad y Rentabilidad